Últimas noticias:

Sentido de la libertad

Una cuestión fundamental en la vida del hombre es su libertad, esta gran facultad y derecho de las personas para elegir de manera responsable su propia forma de actuar dentro de una sociedad. Desde luego implica, hablar de su uso responsable, tanto en su dimensión personal como en su dimensión social.


Libertad del hombre


Hoy vivimos tiempos ambivalentes, cambios continuos que cada vez desarrollan más las incertezas, las dudas, las angustias, la duda en la angustia, la tendencia a negar la historicidad y verdades que ofrecen sentido, esperanza e identidad a nuestra vida y persona.

En el contexto globalizado en el que nos desenvolvemos, tener un horizonte seguro, claro y definido, es relativo. Miles de personas, sobre todo jóvenes, parecen perder la capacidad de tomar en mano su propio actuar, de ser libres en la medida en que se está libre de determinadas coacciones, ataduras, restricciones. Libres para realizarse, cumplir una misión, ser responsable.

Nuestra sociedad continuamente es sometida a las mentiras y engaños, que llevan la imagen del gran mentiroso, ahora disfrazado de un totalitarismo materialista, de un relativismo desmedido y la convicción de que la libertad consiste en el hacer lo que se quiere cuando quieres.

Incluso, Dios mismo, es excluido, minimizado, orillado a un plano espiritual, a una indefinición del plano subjetivo de la persona. Parece imposible que pueda actuar en nuestra vida, en nuestra realidad.

Cuando el hombre no tiene dominio de sí mismo y sobre su propia realización, no es libre. La libertad significa autodeterminación. Es decir, es la medida de la dignidad y de la grandeza del hombre, medida que encuentra su fundamento en la dimensión horizontal y vertical de su vida, es decir, en el camino de la verdad, del bien y del amor.

Hemos sido llamados a la libertad, pero no debemos tomar esa libertad como pretexto para ejercerla en una tendencia egoísta de la naturaleza humana. Dice el psicólogo Enrique Rojas ‘no eres más libre cuando haces lo que te apetece, sino cuando eliges aquello que te hace más persona.’

En otro orden de ideas, la libertad no es la facultad para desentenderse de; es la facultad de comprometerse con, una participación en el ser mismo. Es decir, salir de sí mismos y ser incorporados en el ser para los otros. (Benedicto XVI)

Aventurarnos en la vida sin un mayor sentido, sin conocer las consecuencias del mal uso de la libertad, del desconocimiento del bien y el desconocimiento de Dios, ciertamente desencadenan las pasiones que son causas de desequilibrios y de los desórdenes que afectan la esfera individual, familiar y social.

Hoy la libertad debe reconquistarse en su acepción más pura, que podamos corregir y orientar nuestro camino en la verdad y del bien, en el servicio y la caridad en el otro, para llegar a ser nosotros mismos, creciendo continuamente como personas buenas y verdaderas. Dios nos ha creado libres, respondamos entonces adecuadamente a las exigencias fundamentales de nuestra dignidad, y construyamos así una sociedad identificada en la verdadera voluntad, fuente del bien y de la única felicidad posible.

 

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar