Últimas noticias:

El Día de todos los Santos

El término “santos” está un poco fuera de moda y aunque la foto de nuestro pasaporte bien serviría para una estampita de santo sufrido, como que hemos dejado eso de la santidad para personas “perfectas” y de otros tiempos. 


Celebración de los Santos olvidados.


Y así, admiramos a Santa Teresa de Calcuta y el 5 de septiembre la recordamos. Ella nos hablaba del amor “Hay que amar hasta que duela” …le pedimos muchas cosas, pero eso de darlo todo por amor…eso, es para las Hermanas de la Caridad.  El 28 de octubre nos encomendamos a San Judas Tadeo, el de las causas desesperadas…. le pedimos pasar exámenes sin estudiar, adelgazar sin dietas, y trabajos millonarios de pocas horas…. Aunque San Charbel le hace la competencia muy de cerca el 24 de julio.  Un Santo; de los que más utilizo, es San Juan Bailón, patrono de cocineros. Y no es que le pida reinventar los chiles en nogada, yo solo me conformo con no incendiar mi cocina, y eso ya es un gran milagro.

Pero el 1 de noviembre es el día para de los santos ordinarios, esos que no tienen altar, ni medallitas, en palabras de San Josemaría “los santos en medio del mundo” que fueron niños, mamás, papás, abuelos, músicos, pintores, doctores, ingenieros, incluso políticos y maestros, algunos eran ricos otros pobres, flaquitos, inteligentes, altos o bajitos. El común denominador de estas personas no fue que lograron grandes cosas, sino que hicieron en el anonimato pequeñas cosas hechas con gran amor (Santa Teresa de Calcuta).

Los santos (conocidos y desconocidos) han andado felices por la calle viviendo de la siguiente manera:

1. Son personas que se descubren “amadas” por el solo hecho de ser personas y ELIGEN amar de regreso. Saben que su conducta es el resultado de elegir el bien diariamente y no de las condiciones o ambiente donde viven. Esta elección los hace felices a pesar de todo.

2. Tienen un fin en la mente. “Los pies en la tierra y la mirada en el cielo” y no pierden el tiempo en cosas que los alejan de su objetivo.

3. Realizan primero lo más importante: Dios, familia, trabajo

4. Interactúan con las personas a su alrededor, luchan por ser mejores personas y ayudan a los demás a ser mejores personas

5. Buscan ser empáticos: se ponen en los zapatos de los demás (y corren una milla con ellos)

6. Escuchan a los demás y cooperan sin protagonismos

7. Cuando todo sale mal, vuelven a empezar…una y otra vez hasta lograrlo, o morir en el intento.

Si has leído los 7 hábitos para tener éxito en la vida, quizá te resulten familiares estos puntos, porque son los mismos, la diferencia está en que los santos convierten el éxito y la filantropía en algo trascendental.

Ser santos es mucho, muchísimo más que ser un líder, significa vivir cerca de Dios, Está de moda buscar ser grandes líderes, o acumular éxitos, pero la regla es simple: ¡Ama y has lo que quieras! Ama y ayuda a los demás, ama y vuelve a comenzar, ama y visita a tus abuelos, escucha a los demás, trabaja horas completas, habla con la verdad, vuelve a comenzar, ama y espera pacientemente en la línea del supermercado… “Para ser santo hay que ser pequeño, ¡no héroe” (Papa Francisco) ¡y serás líder!  no se necesitan de grandes obras para alcanzar este objetivo. 

La día de todos los santos hace honor a los santos que nos pasan desapercibidos, y es que hasta su fiesta queda en “medio del mundo”, entre los dulces de Halloween y las flores del día de muertos.

Este primero de noviembre, no basta con recordarlos, imitemos a esos santos de todos los días que con una sonrisa nos animan a ser mejores personas, que con un té helado escuchan tus problemas, comprometidos con los pobres y sin miedo a cambiar el mundo…  

 

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar