Últimas noticias:

“Éramos muchos y parió la Abuela”

¿Porque traer tantos hijos al mundo? ¡Es una locura!, No es posible educarlos bien!, Hay que dejar de tener hijos para superar la pobreza, ¡La familia pequeña vive mejor!, Somos mucho y parió la abuela!


Hijos y poblacion


Para poner este último refrán al día, habría que agregar: se embarazó la sobrina que estudiaba el bachillerato. Regresó el tío que vivía en Los Ángeles. La vecina tuvo éxito en su tratamiento de fertilidad asistida y el abuelo cumplió 80 años con una salud envidiable. (1)

El problema no radica en ser muchos, sino en “como nos acomodamos” este desequilibrio ha estado cambiando al mundo. El número mínimo requerido para que haya equilibrio poblacional es de dos hijos. Steven W. Mosher, del Population Research Institute, asegura que el Fondo de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) admite que 79 países, incluyendo varias docenas de los menos desarrollados, tienen índices de fertilidad que están por debajo del nivel necesitado para asegurar la supervivencia de la población a largo plazo. Y la mayor parte del resto está por cruzar la línea de déficit demográfico dentro de algunas décadas.

De acuerdo a Index Mundi mientras Nigeria y Mali nacen 46 bebés por cada mil habitantes, en países como Alemania, Singapur, Japón solo nacen 8, lo cual indica un claro desequilibrio.

Se estima que el 30-50% (o 1.2-2 millones de toneladas) de los alimentos producidos en el planeta está perdido antes de llegar a un estómago humano. (institution of mechanical engineers, 2012) Estos datos nos presentan un mundo dividido; por un lado, tiene una cantidad considerable de su población en situación de indigencia y por otro despilfarra aproximadamente la mitad de sus alimentos antes de ser consumidos por un ser humano. Entonces nos encontramos en una sociedad sobre poblada ¿o en una sociedad con mala distribución de recursos?

Cuando hablamos de pobreza, pensamos en sobrepoblación, pero siendo analíticos, la gente no es pobre porque tiene muchos hijos, observemos varios casos, el Gobierno de Malasia abandonó el control de la población en 1984, y a partir de esto pudimos ver un crecimiento económico muy reseñable bajo reformas de mercado no regulado. Mientras tanto, Ecuador, Uruguay, Bulgaria y otros países lamentaban en la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo en El Cairo que, aunque habían reducido su crecimiento de población, sus economías seguían deteriorándose. 

¿Qué está pasando en el mundo?  si pensamos fuera de la caja, podremos analizar una situación mundial desde otra perspectiva y observaremos que el principal motivo de la pobreza es el individualismo que nace del consumismo y de la búsqueda incansable para intensificar las ocasiones de placer pero que generan poca alegría. (2) Como si las personas por si solas podrían eventualmente aprovechar las oportunidades que les ofrece el mercado para ganar más dinero y abandonar la miseria.

Estamos empujando a las personas a ser felices en lo individual y vendemos la idea de “realización personal” como una máxima única, la vida espiritual está centrada en el poder personal y la misma idea del que el amor es darse a los demás se ha trasformado en “como recibo” (placer, honor, reconocimiento…) Así, las redes de apoyo familiares desaparecen poco a poco, mientras alejamos a la familia, en defensa de una privacidad exagerada que no permite compartir lazos de apoyo, so pena de perder su éxito personal. Como si en algún libro sagrado estuviera escrito que habríamos de hacerlo solos. Y nos quedamos aislados en nuestra propia suerte esperando oportunidades que quizá nunca lleguen solas.

El capital social se forja en la familia y el ahorro que genera no se traduce en dinero sino en lazos de solidaridad y supervivencia, los colectivos y grupos familiares salen a flote gracias a su pertenencia a una comunidad que se protege y se apoya.

Para salir de la pobreza hay que fortalecer a la familia y sus lazos: la abuela que cuida a los nietos para que sus hijas trabajen y los nietos que, a su vez, cuidan a las abuelas en la vejes. Holanda y otros países europeos están redescubriendo el hilo negro haciendo centros en donde los niños y los ancianos conviven y ambos son beneficiados. Esto se da de forma natural en la familia.

Las redes de apoyo familiares hacen un frente contra las drogas; con primos que se cuidan entre ellos, para acompañarse a la escuela, para ir a la iglesia, para crecer en tradiciones y valores, para trasmitir la cultura.

Hacer familia es mucho más que poblar al mundo, es darle un sentido a la sociedad, es lograr que cada uno de sus miembros aporte al mundo lo mejor de sí, provocando su desarrollo personal y generando bien común. Es formar parte de la historia de la humanidad que todos compartimos y que se contará el día que ya no estemos.

(1) ¿Qué hacemos con los pobres? Aguilar 1995

(2) La Alegría del Evangelio, Papa Francisco

 

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar