Últimas noticias:

Como veo doy

Con encuestas pagadas por los partidos según sus intereses, iniciaron elecciones en 4 estados; el PRI trae el santo de espaldas, pero su dizque líder Enrique Ochoa Reza dice que ganará de todas, todas, pese al descalabro de su antecesor, Beltrones, un político experimentado, que le costó el cargo.


México; elecciones 2017


Para colmo, en Nayarit, con comicios para gobernador, se destapó la cloaca del fiscal Édgar Veytia, capturado en Estados Unidos, acusado por un juez de Brooklin de introducir droga como siervo del cártel del sexenio Jalisco Nueva Generación.

Pese a todo el gobernador Roberto Sandoval insiste en que él ignoraba los delitos de su subalterno, cuya “eficacia” presumía, y el tricolor lo sostiene, cuando debería fincarle responsabilidades por complicidad o “ignorancia” estúpida.

El PRI no entiende que la gente despertó y le reprocha que dejó ir a los ex gobernadores de Veracruz, Chihuahua y Quintana Roo, cuyas corruptelas eran conocidas, y además hace años encubre a otros “ex” priistas, como Humberto Moreira, que con su hermano Rubén, a quien heredó Coahuila, tratan de imponer de gobernador a Miguel Riquelme, su “Juanito”, para no perder su ínsula.

En el Estado de México hay una auténtica elección de Estado, Enrique Peña Nieto por nada quiere perder su terruño, lo visita muchas veces, mandó a los miembros del gabinete a entregar obras y dádivas, hasta tarjetas con dinero, mientras el Instituto Nacional Electoral (INE) y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) lo más que dijeron es que no permitirán dádivas en la campaña, cuando ya se dieron desde antes.

Si el propio gobierno de Eruviel Ávila reconoció que se donaron unos 500 millones y la Federación hizo obras por 6,000 millones, ¿cuáles son las cifras reales?

Ni así tiene seguro el triunfo Alfredo del Mazo III, primo de Peña Nieto, ante la férrea competencia de la “juanita“ del Peje, Delfina Gómez Álvarez, y de la panista Josefina Vázquez Mota.

No faltan las promesas para comprar votos: Zepeda ofreció pagar a las abuelitas que atienden a los nietos porque sus mamás van a trabajar, y Delfina mesadas a ancianos y madres solteras, como el Peje, de quien se cansa de afirmar que no será su “Juanita”, pero ya lo fue de Higinio Martínez, líder de Morena, ex cacique del PRD y edil reelecto de Texcoco, que llenó de amigos y familiares el equipo de Delfina cuando fue alcaldesa.

Juan Zepeda, del PRD, tiene buenas propuestas, pero sus votos sólo le alcanzaran para cedérselos, a la hora clave, a Del Mazo, por el acuerdo que Héctor Bautista, el cacique del PRD en Edomex, tiene con el PRI, pues es muy bueno para negociar ($).

El gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, que elegirá los 112 alcaldes, no olvida su ADN priista y quiere imponer de alcaldes a dos de sus hijos, en el Puerto y Boca del Río, los municipios principales del estado, amén de que falló su campaña contra el ex gobernador Javier Duarte y el estado es reducto de criminales.

Otra vez se descubre el juego de nuestra política: donar a cambio de votos o apoyos, como hizo Alejandra Barrales que para su concentración en el Zócalo trajo miles de acarreados de barrios y colonias, les pagó mil o 2 mil pesos, además de tortas y el ”chesco p’a la calor”, y todo para mostrar un músculo que el PRD ya no tiene, porque está carcomido por el pleito intestino de intereses.

Por lo visto el PRI no aprende, al mostrar, una vez más, interés contra la corrupción para engatusar a la gente: trabó en el Congreso nombramientos clave del cacareado Sistema Nacional Anticorrupción, al querer imponer como fiscal transexenal a Raúl Cervantes, jefe de la PGR, que acaba de decretar guardar en secreto nombres de los funcionarios de Pemex inmiscuidos en los sobornos de 10 millones de dólares que la empresa brasileña Odebrecht repartió a cambio de jugosos contratos; entre ellos está el ex director general Emilio Lozoya Austin.

Lo hizo López Obrador cuando decretó guardar en secreto por 12 años los costos de los segundos pisos, obras que como jefe de gobierno del DF otorgó a 2 empresas de amigos suyos, que le financian su eterna campaña presidencial; de ello fue cómplice Claudia Sheinbaum, que espera la designe candidata a gobernar la CDMX de Morena.

En las mentiras de su “honestidad valiente”, López Obrador es experto como los grandes tahúres, cuyo dicho predilecto es “pago por ver”.

Recuérdese que Manuel Camacho Solís, que trajo dos veces a Andrés Manuel al DF a protestar por la explotación de yacimientos petroleros en Tabasco, confesó, forzado, una vez, en la Cámara como diputado, que para desalojarlo del Zócalo le mandó 10 mil millones de pesos Pemex, a través de Marcelo Ebrard.

No extraña, pues, que el prófugo Marcelo por el gran fraude de la Línea 12 del Metro, le haya enviado su apoyo a López Obrador en su concentración en el Monumento de la Revolución, mediante sus personeros Alejandra Moreno Toscano, Vidal Yerenas, René Cervera y Mario Delgado.

El fugitivo Ebrard no sólo espera que si el Peje llega a presidente le permita volver al país sin ninguna orden de aprehensión, como merece; sino que lo incorpore de nuevo a su equipo y lo absuelva de sus delitos, como Andrés hace con los que se le adhieren, aun priistas, que así dejan de ser de “la mafia del poder”.

Tal facultad de perdonar se la dio él mismo, como todas las que se abroga por ser el dictador político de México, que ya absolvió a los 114 perredistas que acaban de adherirse a Morena en busca de chambas, como el ex gobernador michoacano Leonel Godoy, inmiscuido en el narco, que ayudó a los Caballeros Templarios de la ”Tuta” a apoderarse del estado y dejó una deuda de 38 mil millones, de la que participará al Peje buena piscacha.

Otro espécimen adherido al Peje, Félix Salgado Macedonio, el del “mañanero”, manejaba ebrio en el DF, presumía su fuero y como alcalde de Acapulco permitió la penetración en grande del narco, que se apoderó del centro turístico máximo de México.

Este juego tahuresco del “como veo doy” en cierto modo es remedo del dicho de Cicerón “do ut des”, que completo reza “do ut des, do ut facias, facio un des, facio ut facias” (doy para que des, doy para que hagas, hago para que des y hago para que hagas).

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

@chavafloresll

llamascallao@hotmail.com

* Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar