Últimas noticias:

Nuestra sociedad competitiva: vana y sin apegos

Sabemos que una gran cantidad de enfermedades psicológicas en nuestro mundo de progreso son originadas por la ausencia de afecto: ansiedad, neurosis, depresión…



Claude Steiner, psicoterapeuta, aseguró que las caricias eran importantísimas para sobrevivir. Este psicólogo desarrolló una teoría designada “La economía de las caricias”, en ella revela, las consecuencias que provoca en el ser humano, en su desarrollo evolutivo, dependiendo del aumento o escasez de señales afectivas (Caricias externas, miradas, mensajes, críticas constructivas, signos de reconocimiento etc.).

“Nacemos hombres y mujeres, pero nos convertimos en humanos gracias a la caricias, a la ternura, a la compasión, al afecto”.

La forma de interpretar la vida y dar sentido a ella se complementa no solamente con nociones profesionales, sociales o monetarias, sino con muecas, caricias, mutismos, voces etc. estas inducciones son necesarias en una cuantía imprescindible para subsistir; de lo contrario, nuestros cuerpos entran en un desarrollo de tristeza, enfermedad y muerte. Existir en una vana afectividad, intelectual y sensorial, es terriblemente más irresistible que el sufrimiento.

En la Universidad de Stanford, bajo la dirección del profesor y psicólogo James Gross, conocido por sus investigaciones de las emociones, estudiaron y llegaron a la conclusión que “suprimir la expresión de las emociones conlleva altos costos psicológicos, sociales y en la salud. A partir de esta investigación, las personas que no suelen manifestar sus emociones son más infelices y se sienten más aisladas”.

Tenemos una sociedad de competitividad, no de ayuda y colaboración. Debemos meternos todos en la cabeza que somos distintos, no sólo que somos los mejores, sino que somos distintos y que cada uno de nosotros aportamos todo lo bueno que poseemos, para los demás. Si nos comparamos, siempre perderemos, sufriremos y no servirá para nada. Las emociones son fundamentales. El tratar, valorar y reconocer a los demás es fundamental en esta sociedad de desapego y egoísmo.

Finalizo con unas palabras de Johann Wolfgang von Goethe, que decía:

“Trata a un ser humano como es y seguirá siendo lo que es” “trátalo como puede llegar a ser, porque confías en él, cooperas con él y se convertirá en lo que está llamado a ser.”

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar