Últimas noticias:

Los mexicanos nos expresamos por la familia y la educación

 “Los niños tienen que ser enseñados sobre cómo pensar, no qué pensar”.

– Margaret Mead


 


El sábado la historia en favor de la familia y del respeto a la educación en casa se escribió con letras de oro en la República Mexicana. Aunque poco he visto en un rastreo de noticias locales y nacionales, nadie puede negar el éxito que tuvo la convocatoria.

Se equivocan nuevamente aquellos que gracias a tener micrófonos y espacios en los medios de comunicación masiva quieren denostar las causas de la defensa de la familia, se equivocan aquellos que quieren hacer de esto una guerra religiosa. Es una lucha democrática donde se ejerce el derecho para exigir el respeto a la familia para educar a sus miembros y exigir que la educación sea acorde a la edad y capacidad de cada alumno.

Me he cansado de ver y leer ataques a las personas que no pensamos de manera tan “liberal” en los temas que afectan la familia, de ver cómo atacan a la Iglesia, de ver cómo hay denuncias por discriminación. Y nada más alejado de la verdad. Esto no es sólo asunto de una Iglesia, porque son todas las que apoyan; esto no es sólo asunto de partidos políticos, porque la mayoría apoyan el tema; esto es asunto de ciudadanos organizados en torno a la familia y el respeto a la educación de los hijos.

La CONAPRED y los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) creen que tienen la razón, creen que tienen la última palabra, y se les olvida que son funcionarios públicos con la obligación de proteger a todos.

Todas las manifestaciones y opiniones que vemos en favor de la familia no son manifestaciones homofóbicas. Nuevamente, no se equivoquen más: son manifestaciones propias de la naturaleza, ya que la ideología e identidad de género no pueden existir como la ponen. El género es masculino y femenino, los cromosomas y las gónadas son para masculino y femenino, la preferencia sexual es otra cosa; y aun médicamente, aunque se me echen encima, tengo mis dudas si es que estuvo bien quitarlas de la lista de enfermedades y dejarlas como una preferencia.

Si el gobierno anda ahora muy demócrata con las consultas para los planes educativos, así lo tuvo que hacer para los libros de texto gratuitos, ya que año con año se demuestran inconsistencias, y ahora más con la educación sexual, cívica y ética, que ponen por ejemplo en 5° de primaria en frases como: “¿Qué eres?” “¿Qué te sientes?” La educación es pública, dice la Constitución, pues público quiere decir la participación de todos en la educación; y muchos hemos dicho siempre que la educación empieza en casa. Entonces, no pongan en las escuelas cosas ajenas a lo que se enseña en casa.

Todo ser humano, por el simple hecho de ser una persona humana, tiene que ser respetado en su dignidad, sin importar creencias políticas, religiosas, tendencias sexuales; todos somos iguales en cuerpo y alma. Por ende, lo que se busca ahora no es la guerra de los sexos o de los géneros, es el respeto a la familia, que aunque muchos detractores escriben con afán de ofender que la familia no sirve, que hay violaciones, embarazos juveniles y delincuentes, les digo: no es por la familia, es por el medio que los rodea, es por la falta de educación, es por la falta de una política pública que empodere a la familia, como lo vemos en países de Europa, Oceanía, Asia, donde la vida es mejor porque protegen y fomentan a la familia.

Es por el convencimiento que tengo de la educación y de la familia, que me atrevo a escribir invitando a que los gobernantes hagan su trabajo basados en los principios de la democracia y cada ciudadano haga lo suyo basados en el respeto a la libertad de opinión diferente, pero recordando que la mayoría manda y siempre en busca del Bien Común.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar