Últimas noticias:

Hablemos de sexo!!

Es extraño cómo con naturalidad hablamos de escenas de sexo en películas o libros, expresándonos en términos de arte, sintiéndonos por ello muy modernos y liberales. Sin embargo, cuando les digo a mis alumnos o parejas en cursos: “¡Hablemos de sexo!”, se sonrojan.


México; hablar de sexo, amar


Es que, en realidad, para ser un mundo bastante abierto al sexo... hablamos poco de él.

Las parejas le sacan la vuelta al tema y las cortes están llenas de casos con las palabras: incomprensión, insatisfacción, incompatibilidad... Se nos dice que para ser feliz hay que vivir la sexualidad a plenitud, pero sabemos poco qué es la sexualidad. Los adolescentes lo escuchan por todos lados, pero nadie les habla con claridad. Los niños tienen clases sobre sexualidad en primaria, pero éstas se limitan a cómo funcionan los aparatos reproductivos y cómo no tener bebés.

¡Hablemos de sexo pues!

El sexo es algo que te define físicamente como hombre o mujer, así nacemos; pero también define tu forma de analizar las cosas, tu forma de disfrutarlas y tu forma de amar.

Somos diferentes, y aunque a simple vista se nota, muchos detalles se pueden malinterpretar si no estamos conscientes de ello.

Los hombres, por ejemplo, tienen la capacidad admirable de ver la televisión dormidos; y la mujer, sin conocer esta habilidad, se las quiere apagar: "La estoy viendo", te explican, y tranquilamente se vuelven a acomodar y a cerrar los ojos.

Pero las mujeres no nos quedamos atrás y también poseemos habilidades para los hombres inexplicables: tenemos distinto sentido visual: los hombres sufren de una especie de incapacidad para ver todos los colores; no reconocen el sandía, el ostra, el mostaza, el azul francés, el salmón o el canela; y por esa razón, muchas veces pensamos que no saben buscar. Si le pides a tu esposo que te pase los zapatos vainilla del clóset, él no sabrá si son los blanco, los crema, los café claro, o los ivory.

Sí, la vida de pareja puede ser difícil; pero eso es porque somos diferentes. Diferentes, pero iguales, algo así como un olmo y un mezquite con diferentes necesidades, diferentes formas de crecer y de expresarse. Unos requieren de muchos cuidados, otros demasiada agua los ahoga.

¿Y qué tiene que ver esto con el sexo? ¡Todo!

Hablar de sexo, es hablar de mí y de ti, de cómo pienso, de platicarte lo que me agrada, lo que te hace sentir bien; es decirte que me atrae el cómo te ves. En verdad eres guapo; no necesitas un abdomen cuadriculado, una cirugía o una camisa de chaval; lo que necesito es que me digas cosas bonitas, muchas, ¡todos los días! Porque las mujeres reaccionamos al oído y al tacto.

Hablar de sexo también es escucharlo cuando nos desea proteger; no es machismo. Ellos están diseñados para cuidarnos y son secos al hablar. Con dulzura, hay que hacerles ver que ir al súper no es peligroso, que nos pondremos el cinto, que estaremos pendientes del tráfico y que no gastaremos más de lo necesario. (Quizá no lo entenderán, pero tu dulzura será un buen distractor, hasta que llegues con sus galletas favoritas y te sientes con él a ver la tele).

Hablar de sexo es hablar de entrega; de dar, de darte, de darle a tu pareja lo que necesita, no lo que tú quieres; de buscar ser mejor cada día, para darte y de hacerlo ser mejor para ti.

Pareciera una mala jugada el que nos tengamos que ocupar de lo que no entendemos o que está fuera de nuestras capacidades: el tener que dar silencios, cuando nos gusta hablar; o cuando él se sienta a nuestro lado y con valor te dice: "¡Cuéntamelo todo!"… Aun a sabiendas de que no terminarás a tiempo de su partido de futbol.

Pero no, no es una mala jugada. Es la forma en la que la misma naturaleza nos obliga a amarnos; porque, si hablar de sexo es hablar de darse, entonces hablar de sexo es hablar de amarse y decirle que no te unes para que te hagan feliz, sino para ser feliz haciendol@ feliz.

Entonces, cuando escuches que tienes que vivir tu sexualidad con plenitud, entenderás que la única forma de lograrlo es amando a plenitud.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en este artículo, son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar