Últimas noticias:

Reflexiones sobre: Bioética, puente hacia el futuro (I)

Van Rensselaer Potter (1911-2001) en el año de 1971 publicó un libro en donde hablaba de la “Bioethics: bridge to the future” (Bioética: puente al futuro). En el prefacio de la obra, Potter dice:


Bioética; Van Rensselaer (I)


Hay dos culturas –ciencias y humanidades– que parecen incapaces de hablarse una a la otra; y si ésta es parte de la razón de que el futuro de la humanidad sea incierto, entonces posiblemente podríamos construir un "puente hacia el futuro" construyendo la disciplina de la Bioética como un puente entre las dos culturas. Los valores éticos no pueden ser separados de los hechos biológicos. (POTTER, Van Rensselaer, “BIOETHICS, BRIDGE TO THE FUTURE”, Englewood Cliffs, N.Y. Prentice Hall, 1971.)

Cuando Potter escribe que: “hay dos culturas –ciencias y humanidades– que parecen incapaces de hablarse una a la otra”, está advirtiendo que en la cultura del siglo XX existe una ruptura entre dos modos de entender la realidad: un modo científico caracterizado por el rigor matemático, la exactitud y la experimentación; y un modo propio de las disciplinas relacionadas con el área humanista caracterizado por la argumentación, la complejidad y la profundización intelectual.

Indudablemente, ambos modos de entender la realidad son distintos; sin embargo, cuando se señala que tales modos de entender la realidad forman dos mundos incomunicados, se está haciendo hincapié a un legado cultural propio de la Ilustración del siglo XVIII y del positivismo del siglo XIX, el cual se acogió en el siglo XX bajo la idea de que el paradigma del conocimiento humano está basado en el conocimiento científico propio de las matemáticas, la astronomía, la física, la química y la biología; en cambio, el conocimiento propio de las humanidades, sería un conocimiento inferior en razón de la ausencia de un rigor matemático, de una exactitud y de una experimentación; o bien, si el conocimiento de la humanidades aspira a ser auténticamente científico, entonces debe cumplir aquellas características.

Lógicamente, las áreas de las disciplinas humanísticas en razón de sus objetos de estudio, no pueden asumir las características del modelo propio del conocimiento científico; es decir, las disciplinas científicas centran sus objetos de estudio en cosas que son un algo, no un alguien. Por el contrario, las disciplinas humanísticas centran sus objetos de estudio siempre en un alguien personal. Lo anterior implica modos distintos de entender la realidad. Pero cuando se hace del conocimiento científico el paradigma a seguir del conocimiento humano, despreciando a las humanidades, entonces se sigue el conflicto, la confrontación; o, como dice Potter, dos culturas que no pueden comunicarse.

Si Potter habla de la Bioética como un puente entre ciencia y humanidades, se siguen tres consecuencias:

a) Busca eliminar ese legado ilustrado y positivista que absolutizó a la ciencia como modelo único de conocimiento humano.

b) Se señala que las humanidades son disciplinas de estudio con un valor epistemológico tan importante como el de las ciencias, aunque distinto, porque en la dinámica de estudio de las humanidades están implicados los valores éticos que deben guiar al desarrollo científico.

c) La ciencia de la biología centrada en la vida, en donde se implica a la vida humana, es la ciencia que más reclama esos valores éticos.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en este artículo, son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar