Últimas noticias:

Segundo frente

Uno entiende como normal que México cambie, que evolucione, que progrese; sin embargo, todo indica que en los últimos años numerosos cambios en ésta, nuestra querida Patria, no han sido hacia adelante, sino hacia atrás.


Vida y Familia


Algunos ejemplos son nuestras leyes. No sólo existe el problema de lo poco que se respetan, a eso se le suma que no todas buscan el bien común, sino entorpecerlo.

La noticia que sorprendió a muchos fue la inexplicable decisión del Congreso local de Coahuila al aprobar este martes la Ley para la Familia del Estado.

Entérese que, entre otras cosas, la ley incluye la obligación de otorgar pensión alimenticia al “segundo frente” ¡Aun cuando no hayan procreado!

“Al cesar la relación a que se refiere este artículo y alguno de sus integrantes carece de ingresos o bienes que produzcan frutos suficientes para su sostenimiento”, dice el texto, “tiene derecho a una pensión alimenticia por un tiempo igual al que haya durado aquella relación”.

Los que se opusieron a la ley fue la bancada del PAN en ese estado (léanse dos diputados). Y su líder estatal, Bernardo González Morales, declaró que con esta ley “sólo se está legalizando el segundo frente”.

No vamos a profundizar en el aspecto moral ni familiar de la Ley. Sabemos que el primero pertenece a la conciencia y libertad del individuo; y el segundo, también se sabe, a quienes más afecta es a la pareja legítima y a los hijos de esta relación. Es algo así como un pasaporte para la infidelidad conyugal.

Basta con analizar lo que dañará a los bolsillos de los más desprotegidos (por lo pronto coahuilenses) para darnos una idea de lo absurdo que fue aprobarla. De entrada, los promotores de esta Ley ignoran los problemas más graves de su propia tierra, como la falta de solvencia económica en gran parte de los hogares mexicanos. Los legisladores tampoco se habrán enterado quizás de la crisis que enfrenta la actual política salarial, de la constante pérdida del poder adquisitivo que ha desatado un aumento en los productos de consumo diario y por ende un incremento de pobreza y deterioro económico y social en México.

El Centro de Análisis Multidisciplinario de la UNAM reportó el año pasado una pérdida del ¡78.66% del poder adquisitivo del salario!

El reporte número 117, titulado “El Salario Mínimo en México: de la pobreza a la miseria”, muestra clara y objetivamente el deterioro que le mencionamos en la economía de las familias mexicanas, así como sus efectos sociales. Y es que uno de los mayores problemas que enfrentan hoy las familias es llevar a su mesa los alimentos.

Los responsables de hacerlo deben preguntarse todos los días: ¿Qué alimento voy a dejar de comprar para que me alcance?

Si a eso le sumamos los gastos en educación de los hijos, transporte, vestido, medicinas, agua, luz y gas ¿Pues cómo le van a hacer los coahuilenses “de corazón de hotel” para sacar adelante a su familia y al mismo tiempo a su “segundo frente”? ¿Se imagina usted las demandas que podrían recibir algunos de estos varones por parte de examantes solicitándoles pensión alimenticia? ¿O cuántos de ellos tomarán la Ley como pretexto para dar menos dinero y descuidar a su legítima mujer y a sus hijos?

El caso es que con medidas como la nueva Ley de Coahuila, la familia recibe un golpe más y el deterioro de la economía familiar avanza como un carro que no tiene frenos.

Si nos quedamos dormidos y lo vemos como algo ajeno a nuestro estado, pronto tendremos un México de niños, adolescentes y jóvenes que crecen sin afecto, ni alimentos, ni educación, ni atenciones suficientes, lo que tendrá claras repercusiones para el País.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar