Últimas noticias:

¿Matrimonio homosexual?

El matrimonio, según el VOCABULARIO JURÍDICO redactado por profesores de Derecho, magistrados y jurisconsultos franceses (Ediciones Depalma, Buenos Aires), derivado de marier, y del latín maritare, es la unión legítima de un hombre y una mujer, para llevar la vida en común y fundar un hogar. Celebración civil o religiosa destinada a la creación del vínculo del matrimonio.


Familia Natural


En este sentido, el matrimonio requiere de la unión amorosa de los cónyuges (marido y mujer) para fundar una familia. La razón de ser de la familia es el hombre que, siendo el más precario de los seres vivos, requiere para existir de la aceptación de dos personas ajenas a él, que en un momento determinado se unen, y en un acto de  amor y libertad, deciden dar vida a un nuevo ser. La existencia de este nuevo ser va a depender totalmente del amor y la voluntad de su madre y ésta ejerce felizmente su función cuando es apoyada amorosamente por el esposo.

El ámbito familiar es la continuación del claustro materno porque es el lugar en donde lo biológico se hace biográfico. La familia está enraizada en la naturaleza del hombre; es un lugar de encuentro en donde coinciden varios seres humanos, pero coinciden no por casualidad, sino unidos por la paternidad, la filiación, la fraternidad y el amor, y es el lugar idóneo para aprender a compartir y convivir con los demás. Es también la familia la que en forma espontánea facilita las acciones libres de quienes la integran, de manera que la individualidad no sea absorbida por el ente familiar, ni tampoco que la independencia de cada uno interfiera con el bienser de la familia.

Ahora bien, nuestro país, a través de “nuestro máximo tribunal” la Suprema Corte de Justicia, siguiendo los lineamientos de la ONU, ha decidido –como lo mencionó la Sra. Clinton en la 6ª Cumbre en Manhattan “Women in the world”– modificar los códigos culturales profundamente arraigados, las creencias religiosas y los sesgos estructurales, en la medida que obstaculicen el acceso a las mejoras de la salud reproductiva. Sin embargo, la Hillary, que en la Conferencia Mundial de la Mujer en Pekín (5 de septiembre de 1995) denunció las prácticas coercitivas de aborto y esterilización, ahora avala la intromisión de los gobiernos en la redefinición de los dogmas religiosos y tradicionales, para dar paso no sólo al aborto sino a todas las desviaciones sexuales encabezadas por el mal llamado matrimonio homosexual.

Respecto al artículo del Sr. Luis de la Barreda ("El matrimonio Homosexual"), que se ostenta como coordinador del Programa Universitario de Derechos Humanos de la UNAM, dice que "Las relaciones entre parejas del mismo sexo, pueden adecuarse perfectamente a los fundamentos actuales de la institución matrimonial (...) Para todos los efectos relevantes, las parejas homosexuales se encuentran en una situación equivalente a las parejas heterosexuales". Señala también que ahora –¿venturosamente? – nuestro país se coloca al lado de Argentina, Brasil y muchos países europeos. Y para rematar agrega que en "nuestro país el matrimonio homosexual tiene detractores furibundos, entre los que destacan los jerarcas de la Iglesia Católica".

Al respecto, no se entiende porqué estos grupos homosexófilos, deshinibidos, “modernos” y "progres" insisten obsesivamente en utilizar el concepto de matrimonio para sus gustos y preferencias sexuales, puesto que es bien  sabido que tanto la familia como el matrimonio (ligado a una de sus funciones -no la única- la procreación) han sido siempre satanizados y desprestigiados por la mayoría de nuestros políticos, "intelectuales", el activismo gay y las feministas radicales. Incluso éstas últimas son las que han promovido intensa y éxito$amente el aborto, porque consideran el embarazo como un obstáculo para poder sumarse al mundo laboral en el que, paradójicamente, siguen siendo explotadas por el machismo secular.

Por otra parte, es una realidad que la familia ha sido siempre el enemigo número uno de los movimientos antinatalistas. En 1967, por ejemplo, en la revista "Science" el gurú norteamericano Kingsley Davis sostenía que, para que los programas de control poblacional fueran realmente eficaces, se debería "desestabilizar" a la familia tradicional y promover estructuras familiares "alternativas".

En efecto, la Federación Internacional de Planificación Familiar (IPPF ) desde su fundación en 1952 ha desarrollado propuestas radicales para resolver el problema del control de la natalidad. Por ejemplo, en 1970, en la revista Family Planning Persectives, el entonces presidente de dicha federación, Frederick S. Jaffe, publicó una lista de 33 medidas para reducir la fertilidad en Estados Unidos, entre las cuales se proponía la introducción en el agua potable de sustancias químicas para controlar la fertilidad, medidas para estimular el aumento de la homosexualidad, y la educación de la juventud y de las mujeres en un nuevo modelo de familia y sociedad.

A propósito  el día de hoy Jesús Ortega del PRD  escribió en el periódico Excélsior   ¡Es la libertad estúpido! refiriéndose a lo dicho por el Cardenal en su homilía del domingo pasado.

Es verdaderamente lamentable que dos de las instituciones que debieran ser el non plus ultra del Derecho y la Educación (la Suprema Corte de Justicia y la UNAM) acepten sin una pizca de decencia y pundonor los nuevos "derechos humanos” decretados por las políticas de Estados Unidos, la ONU, las organizaciones no gubernamentales, los intereses del Banco Mundial y los grandes consorcios químicos y farmacéuticos.

Desde Margaret Sanger, fundadora de la IPPF, hasta la fecha, se ha ido fraguando una ideología totalizadora que no sólo quiere cambiar al mundo, sino modificar la naturaleza humana".- R. Cascioli, “El Complot Demográfico”.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

* Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar