Últimas noticias:

Democracia: no adolezcas, ¡Haz lío!

Cognoscitivamente hablando, podemos afirmar que el ser humano a lo largo de sus etapas de desarrollo y crecimiento pasa por tres formas de concebir su entorno y lo que acontece dentro de su contexto social:


Panorama Electoral


El niño es fantasioso, creativo y extremadamente curioso al momento de entrar en contacto con su acontecer; el adolescente es idealista al ir conociendo y comprendiendo cada vez más su realidad social junto con cada conflicto que altera su orden o detiene el progreso ideal de este sistema llamado sociedad (aunque su gran capacidad idealista no lo exime de una latente inutilidad al ver más allá de lo que es capaz de hacer); y por último, el adulto es el realista por excelencia, es a quien no le vendría mal tomar una pequeña dosis del idealismo del joven y de la creatividad del niño para que así, junto con su capacidad de acción, pueda dirigir desde cualquier trinchera la travesía hacia el desarrollo de la sociedad.

Hoy, nos centraremos en el adolescente mexicano dentro del contexto político en el que vive actualmente, pues, estando a poco menos de 15 días para que la ciudadanía elija a sus nuevos representantes legislativos y ejecutivos, la juventud no deja de jugar un papel importante dentro de ésta decisión.

Actualmente, más allá del voto, existen diversas formas de expresión con las que el joven puede (teniendo o no el derecho al voto) hacerse presente, como las encuestas o sondeos.

Sin embargo, el hecho de que a un joven con nula o reciente experiencia en el ejercicio del voto le preguntemos cuál es su candidato predilecto o por cuál partido votaría si pudiera hacerlo, no significa que eso sea la máxima expresión de participación juvenil dentro de la democracia. Quizá estemos realizando tan sólo la parte final de todo un proceso en el que los jóvenes construyen sus propios criterios y se forman, para saber tomar decisiones que indudablemente tendrán consecuencias en las nuevas generaciones de mexicanos y en el progreso del país.

La democracia en México es relativamente joven; sin embargo, ya ha pasado el tiempo necesario para que madure y se perfeccione. No obstante, aún carece de orden, se deja corromper fácilmente y arrastra vicios que hoy le cuesta dejar atrás.

Pero hoy me atrevo a decir que esta condición puede ser cambiada por una nueva generación de jóvenes, cuya participación renovada será capaz de terminar con los conflictos electorales de siempre, de cada tres años.

El idealismo de los jóvenes sigue presente. Hoy, la motivación de la juventud está en su preparación, en que tiene la información y las distintas herramientas tecnológicas a su favor, en que cada vez son más capaces de hacer lío: hoy, la decisión de la juventud tiene peso y mañana este peso se materializará en el progreso de nuestro México.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

*Las opiniones expresadas en este artículo, son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar