Últimas noticias:

Deben campañas girar en torno del ciudadano, no del candidato

La campaña política no se limita al porvenir del candidato, sino al de toda su comunidad.


Proceso Electoral 2015


En las campañas políticas impera el uso de toneladas de plásticos con una vigencia escasa, de unos dos meses, pero con un tiempo de descomposición de más de 500 años. Si la humanidad ha dado un salto tecnológico excepcional este último siglo, ¿por qué los partidos políticos continúan haciendo promoción política del siglo pasado?

Durante los comicios electorales de 2012 se generaron más de 2,500 toneladas de basura electoral. Si bien el IFE, en su momento, impulsó la creación de leyes electorales donde se tuviera como propósito que el material ocupado fuera reciclable, no tenemos evidencias que en el periodo electoral de 2012 haya habido una conciencia responsable del cuidado del medio ambiente.

No sólo se generan residuos sólidos, también tenemos una contaminación visual donde candidatos, e incluso precandidatos, saturan las principales avenidas viales con mantas y pendones de su propaganda, afectando la imagen y la identidad urbana o rural.

El exceso de pendones, engomados, mantas y pancartas obstruye la visibilidad en los diversos señalamientos de tránsito, sin mencionar los accidentes viales a consecuencia de la distracción de los conductores.

A eso hay que sumarle que, solamente en el Distrito Federal, se generan diariamente 12 mil 816 toneladas de desechos, un promedio de 1.3 y 1.8 kilogramos de basura por capitalino.

¿Qué se puede esperar de quienes buscar ser los representantes de la ciudadanía, si comienzan por ellos mismos afectando por medio de su propaganda el espacio público?, ¿no son ellos acaso quienes deben ser los primeros en poner el ejemplo del cuidado a la demarcación?, ¿qué se puede esperar de un posible legislador que durante su periodo de campaña maltrata con sus plásticos árboles, áreas verdes o bienes del patrimonio arquitectónico de la ciudad?

Los candidatos no pueden ser ciegos ante los niveles tan bajo de descrédito popular en los cuales se encuentran sumergidos los partidos políticos y sus representantes.

Cada uno de los partidos políticos en México tiene su forma de hacer proselitismo político. Algunos por medio de despensas y otros por la compra de votos.

El Partido Acción Nacional se funda bajo la idea de ser un instrumento de representación y acercamiento de la ciudadanía a ocupar los puestos de administración pública por medio del convencimiento del voto. Mientras el partido en el poder compraba votos, el PAN se encargaba de convencer a la ciudadanía. Bien diría Carlos Castillo Peraza “gastar suela, sudor y saliva”; ser panista de calle, a pie. El espíritu del político se exalta por medio de la cercanía con la militancia y con la ciudadanía.

¿Por qué no mejor invertir el dinero de la campaña en la población, que sólo gastar el dinero en la promoción política del candidato? En el primer supuesto del cuestionamiento anterior, se ve el uso de los recursos económicos que pueden ser invertidos, para que, posteriormente, a un corto, mediano o largo plazo, la sociedad pueda cosechar de ello.

En lugar de hacer un mitin en una plaza pública, invitar a los vecinos de la demarcación a hacer limpieza de la colonia. Ahí el candidato ya está creando comunidad por medio del diálogo y del trabajo con los vecinos. En lugar de contratar a una empresa, ajena a ese territorio, invitar a los jóvenes a pintar bardas, de forma que ellos puedan plasmar su espíritu creativo dando a conocer al candidato de un modo original, dejando atrás esos diseños tan faltos de gracia. De igual modo, incentivar el desarrollo de las PyMES dentro de su territorio, analizando de qué modo pueden contribuir a la campaña y la comunidad. Así como se habla del humanismo social, se debe de predicar con el ejemplo, con campañas políticas con sentido social.

Las campañas políticas resultan obsoletas cuando giran en torno al candidato y no de la población. Una innovadora propuesta política sería el regresar a los principios de las campañas políticas. Hacer de los candidatos personas de carne y espíritu, no sólo fotografías photoshopeadas en toda su propaganda publicitaria.

Mientras más acercamiento haya entre candidatos y ciudadanía, menor será el gasto en lonas, pendones, calcomanías, playeras y demás accesorios que pueden dañar la arquitectura urbana, y, por consiguiente, esos recursos podrán ser invertidos en programas para el desarrollo de la población.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar