Últimas noticias:

Urbit et Orbi, por un encuentro de paz: Papa Francisco

“Jesús, el crucificado, ha resucitado. Este acontecimiento es la base de nuestra fe y de nuestra esperanza”. Así lo destacó el Papa Francisco en su Mensaje Urbi et Orbi (“a la ciudad y al mundo”), donde recordó a los fieles que si Cristo no hubiera resucitado, el cristianismo perdería su valor y toda la misión de la Iglesia se quedaría sin brío”.

Resurreción es un encuentro de fe.

Frente a cientos de miles de fieles, este Domingo de Resurrección, el Santo Padre subrayó que la resurrección de Jesús demuestra que “el amor es más fuerte, el amor da vida, el amor hace florecer la esperanza en el desierto”.

Indicó que el mensaje que los cristianos llevan al mundo es que “Jesús, el Amor encarnado, murió en la cruz por nuestros pecados, pero Dios Padre lo resucitó y lo ha constituido Señor de la vida y de la muerte. En Jesús, el Amor ha vencido al odio, la misericordia al pecado, el bien al mal, la verdad a la mentira, la vida a la muerte”.

Luego de desear feliz Pascua a los fieles, el Papa Francisco se dirigió al Señor Resucitado en una gran petición por la paz mundial y rogó un cese a las guerras, así como protección a los indefensos, especialmente a los niños, a las mujeres y a los ancianos, quienes muchas veces son “sometidos a la explotación y al abandono”.

El Pontífice pidió, además, por la sanación de los afectados por la epidemia de Ébola en Guinea Conakry, Sierra Leona y Liberia, y por aquellos que padecen otras enfermedades, mismas que también se difunden a causa de la incuria y de la extrema pobreza.

Luego de pedir consuelo a todos los que no pueden celebrar la Pascua con sus seres queridos, deseó confortación para los inmigrantes, quienes anhelan un futuro mejor y una vida digna para sus familias.

De manera especial, el Sumo Pontífice rogó por Siria: “La amada Siria, que cuantos sufren las consecuencias del conflicto puedan recibir la ayuda humanitaria necesaria; que las partes en causa dejen de usar la fuerza para sembrar muerte, sobre todo entre la población inerme, y tengan la audacia de negociar la paz, tan anhelada desde hace tanto tiempo”.

En el caso de Irak, el Papa rogó a Jesús consuelo a las víctimas de la violencia fratricida del país árabe y “sostén a las esperanzas que suscitan la reanudación de las negociaciones entre israelíes y palestinos.

“Te invocamos para que se ponga fin a los enfrentamientos en la República Centroafricana, se detengan los atroces ataques terroristas en algunas partes de Nigeria y la violencia en Sudán del Sur. Te pedimos por Venezuela para que los ánimos se encaminen hacia la reconciliación y la concordia fraterna”, fue la plegaria que el Papa elevó este domingo en el Vaticano.

Además, oró para que, por la resurrección de Cristo, Dios inspire iniciativas de paz en Ucrania, “para que todas las partes implicadas, apoyadas por la Comunidad internacional, lleven a cabo todo esfuerzo para impedir la violencia y construir, con un espíritu de unidad y diálogo, el futuro del país”.

También pidió por todos los pueblos de la Tierra: “Tú, que has vencido a la muerte, concédenos tu vida, danos tu paz”.

Posteriormente se dirigió a los fieles y reiteró su felicitación pascual a todos los que, llegados desde todas las partes del mundo, “os habéis reunido en esta Plaza. Hago extensiva esta felicitación pascual a cuantos se unen a nosotros a través de los medios de comunicación social. Llevad a vuestras familias y a vuestras comunidades la alegre noticia de que Cristo, nuestra paz y nuestra esperanza, ha resucitado”.

@aledesmaso

@yoinfluyo

aledesma@yoinfluyo.com

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar