Últimas noticias:

Advierte Papa a nuevos cardenales contra virus de la polarización

El Papa Francisco advirtió hoy a un grupo de nuevos cardenales, entre ellos el mexicano Carlos Aguiar Retes, contra “el virus de la polarización y la enemistad” que se puede colar en las formas de pensar, de sentir y de actuar en la Iglesia.



“No somos inmunes a esto y tenemos que velar para que esta actitud no cope nuestro corazón, porque iría contra la riqueza y la universalidad de la Iglesia que podemos palpar en este Colegio Cardenalicio”, señaló desde el altar mayor de la Basílica de San Pedro.

El sábado 19 de noviembre en la víspera de la conclusión del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, el Papa Francisco creó 17 nuevos cardenales, 13 de ellos electores, procedentes de los cinco continentes, a los cuales entregó los signos visibles de su nueva dignidad: el birrete colorado, el anillo y la bula.

Los 13 primeros son:

Cardenal Mario Zenari, Nuncio Apostólico en Siria.

Cardenal Dieudonné Nzapalainga, Arzobispo de Bangui (República Centroafricana).

Cardenal Carlos Osoro Sierra, Arzobispo de Madrid (España).

Cardenal Sérgio Da Rocha, Arzobispo de Brasilia (Brasil).

Cardenal Blase Joseph Cupich, Arzobispo de Chicago.

Cardenal Patrick D’Rozario, Arzobispo de Daca (Bangladesh).

Cardenal Baltazar Enrique Porras Cardozo, Arzobispo de Mérida (Venezuela).

Cardenal Jozef de Kesel, Arzobispo de Malinas-Bruselas (Bélgica).

Cardenal Maurice Piat, Arzobispo de Puerto Louis (Isla Mauricio).

Cardenal Kevin Joseph Farrell, Prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida.

Cardenal Carlos Aguiar Retes, Arzobispo de Tlalnepantla (México).

Cardenal John Ribat, Arzobispo de Puerto Moresby (Papúa Nueva Guinea).

Cardenal Joseph William Tobin, Arzobispo de Indianápolis.

 

Y los cuatro restantes restantes (que rebasan los 80 años) son:

 

Cardenal Anthony Soter Fernández, Arzobispo emérito de Kuala Lumpur (Malasia).

Cardenal Renato Corti, Arzobispo emérito de Novara (Italia).

Cardenal Sebastian Koto Khoarai, Obispo emérito de Mohale's Hoek (Lesotho).

Cardenal Ernest Simoni Troshani, sacerdote de la Arquidiócesis de Shkodër-Pult (Albania), sobreviviente de la persecución del régimen comunista.

En su mensaje, el pontífice constató que la época actual está caracterizada por el resurgir como epidemia, en las sociedades, de la polarización y la exclusión como única forma posible de resolver los conflictos.

Advirtió que esta situación provoca que la gente considere rápidamente a quien está a su lado, no como un desconocido, inmigrante o refugiado, sino como una amenaza y un enemigo.

Esas personas, siguió, se convierten en enemigos por venir de una tierra lejana o por tener otras costumbres, por su color de piel, por su idioma o su condición social, por pensar diferente e inclusive por tener otra fe.

Según Jorge Mario Bergoglio, esta lógica de la exclusión se instala en la forma de vivir, de actuar y de proceder de la mayoría de los ciudadanos, que comienzan a ver a todo y todos “con sabor de enemistad”, transformando las diferencias en sinónimos de hostilidad, amenaza y violencia.

“Cuántas heridas crecen por esta epidemia de enemistad y de violencia, que se sella en la carne de muchos que no tienen voz porque su grito se ha debilitado y silenciado a causa de esta patología de la indiferencia”, estableció.

“Cuántas situaciones de precariedad y sufrimiento se siembran por este crecimiento de enemistad entre los pueblos, entre nosotros. Sí, entre nosotros, dentro de nuestras comunidades, de nuestros presbiterios, de nuestros encuentros”, reflexionó.

Recordó que Jesús pidió, “sin dar vueltas”, que sus discípulos amen a sus enemigos, hagan el bien a quienes los odian, bendigan a los que los maldicen y rueguen por los que los difaman.

Reconoció que esas acciones son fáciles de realizar con los amigos y las personas cercanas, pero no surgen espontáneas con el propio adversario o enemigo. “Frente a ellos, nuestra actitud primera e instintiva es descalificarlos, desautorizarlos, maldecirlos; buscamos en muchos casos demonizarlos, a fin de tener una santa justificación para sacárnoslos de encima”, precisó.

“Nosotros levantamos muros, construimos barreras y clasificamos a las personas. Dios tiene hijos y no precisamente para sacárselos de encima. El amor de Dios tiene sabor a fidelidad con las personas, no las deja abandonadas incluso cuando se hayan equivocado”, insistió.

Señaló a los nuevos cardenales que esa actitud de “amor incondicional” debe ser la exigencia para convertir al pobre corazón de cada uno, que tiende a juzgar, dividir, oponer y condenar.

Con información de Notimex

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar