Últimas noticias:

Hay una guerra mundial para destruir el matrimonio, alerta el Papa

El sábado, 1 de octubre, el Papa Francisco continúo su peregrinar en Georgia. Realizó la celebración de la Santa Misa en el Estadio M. Meskhi, de Tiflis (Tbilisi), en el día que la Iglesia celebra a Santa Teresa del Niño Jesús.



Durante su homilía, Su Santidad reconoció el alto valor que en dicho país dan a la mujer; citando a la Santa de Lisieux, dijo: “aman a Dios en número mucho mayor que los hombres”, y destacó que existen muchas madres y abuelas que siguen transmitiendo el don de la fe. Continuó su mensaje subrayando la infinita ternura que Dios siente por  nosotros. “Como una madre consuela, así los consolaré yo”, es el mensaje del Señor, dijo.

Comentó que el consuelo que necesitamos es la presencia de Dios en nuestro corazón. Pero existe una condición para recibir ese consuelo: hacerse pequeños, “porque a Dios no se le conoce con elevados pensamientos y muchos estudios, sino con la pequeñez de un corazón humilde y confiado”. Quien actúa así, “se hace pobre de sí mismo, pero rico de Dios”.

La siguiente cita del Papa fue con los sacerdotes, seminaristas, religiosos, religiosas y agentes de pastoral, en la Iglesia de la Asunción de María, donde respondió diferentes preguntas en un coloquio.

Mencionó que ser firmes en la fe es recibir la fe de otros, conservarla y transmitirla; y contó el testimonio de una mujer mayor, que había viajado varias horas desde Georgia hacia Armenia para ver al Papa, y le vio también al día siguiente en otra ciudad. En otras palabras, afirmó el Papa, es “tener memoria del pasado, valentía de presente y esperanza en el futuro”.

Respecto a la fe en el matrimonio, el Santo Padre dijo: “El matrimonio es lo más bello que Dios ha creado… el hombre y la mujer que se hacen una sola carne son imagen de Dios”. Pero preguntó quién paga los costos del matrimonio, y dijo que ambos, pero uno más también: Dios, “porque cuando se divide <<una sola carne>>, se ensucia la imagen de Dios”; y por supuesto que también pagan los hijos.

Dijo que “se debe hacer de todo para salvar el matrimonio” y aclaró que las discusiones son normales, pero se debe hacer las paces antes de que termine el dí,a porque la guerra fría al día siguiente es más peligrosa, y no se necesita un discurso para hacer la paz, basta una caricia.

Y enfatizó sobre el cometario de una de sus interlocutoras: “Irina, has mencionado un gran enemigo del matrimonio hoy en día: la teoría del gender. Hoy hay una guerra mundial para destruir el matrimonio. Hoy existen colonizaciones ideológicas, que destruyen, pero no con las armas, sino con las ideas. Por lo tanto, es preciso defenderse de las colonizaciones ideológicas”. Reiteró las tres palabras muy útiles en el matrimonio: “permiso, gracias, perdóname”.

Por otra parte, reiteró también que la Iglesia deber ser abierta y no encerrada en sí misma, “una Iglesia madre”; y aquí continuó su comentario sobre la mujer: dijo que había dos mujeres que Jesús había querido para nosotros: su Madre y su esposa: María y la Iglesia. Con la Madre Iglesia y la Madre María se puede ir adelante seguros. Y aquí encontramos una vez más a la mujer. Parece que el Señor tiene preferencia por llevar adelante la fe en las mujeres. Y recordó la frase de los antiguos monjes: “Cuando hay turbulencias espirituales, es preciso refugiarse bajo el manto de la Santa Madre de Dios”.

Finalmente, señaló que hay pecado gordo contra el ecumenismo, y es el proselitismo. Mencionó que con el vecino y el amigo, nunca debemos de litigar, no debemos condenar ni hacer proselitismo con los ortodoxos; más bien, ser amigos, y en la medida de lo posible, rezar y hacer obras de caridad juntos. Por otro lado, llamó a defendernos de la mundanidad; y tras el rezo del Ave María e impartir la bendición, pidió a los presentes que rezaran por él.

@yoinfluyo

jlopez@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Comentarios  

#1 MA TERESA GARZA GUTI 05-10-2016 11:51
Realmente,
Es fascinante esta vivencia y los comentarios tan acertivos del santo Padre, definitivamente requerimos de la oración y estar cerca pero muy cerca de Dios y María Santísima para minimizar el problema de la homosexualidad y sobre todo porque no se difundan en los colegios distorciones que puedan confundir a los niños y jóvenes. Me uno a ustedes en mi oración. Los felicito por compartir estas reflexiones del Santo Padre.
Atentamente,
Tere Garza
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar