Últimas noticias:

¿De qué sirve un diálogo interreligioso en América?

El primer encuentro “América en diálogo-Nuestra casa común” se llevó a cabo en la Sala del Consistorio en Roma, donde el Papa Francisco celebró esta iniciativa e hizo un llamado para que todos trabajen en conjunto en beneficio de los derechos humanos, así como del medio ambiente, nuestra casa común, sin distinción de religión.



Diana López, bióloga y especialista en estudios de Biodiversidad en la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO), explicó a Yo Influyo que este encuentro es de suma importancia, pues “obviamente promueve la cultura del encuentro, pero me parece que lo lleva más lejos… ésta es una encíclica social… que nos hace reflexionar acerca de cómo puedes aportar para solucionar ciertas problemáticas”, comentó.

Aunque este encuentro sólo abarcó al Continente Americano, la especialista de la CONABIO comentó que es necesario que esto llegue a todo el mundo. “Es importante que llegue a más gente, son cuestiones de actualidad, asuntos que se discuten hasta en la Organización de las Naciones Unidas (ONU); realmente son cuestiones que nos competen a todos… que influyen en nuestro entorno, que nos hacen valorar la posibilidad de modificar nuestro estilo de vida en beneficio de todos”.

Un encuentro único

Esta reunión estuvo centrada en el estudio de la Encíclica Laudato Si del Papa Francisco, quien se mostró contento con esto, pues afirma que “en ella he querido llamar la atención sobre la importancia de amar, respetar y salvaguardar nuestra casa común. No podemos dejar de admirarnos por la belleza y la armonía que existe en todo lo creado; ese es el regalo que Dios nos hace para que podamos hallarlo y contemplarlo en su obra. Es importante apostar por una ´ecología integral´, en el que el respeto por las criaturas valore la riqueza que encierran en sí mismas y ponga al ser humano como culmen de la creación”.

De igual manera, el Pontífice recalcó la importancia del respeto a lo que nos rodea. “Las religiones tienen un rol muy importante en esta tarea de promover el cuidado y el respeto del medio ambiente, sobre todo en esta ecología integral, ¿no? La fe en Dios nos lleva a reconocerlo en su Creación, que es fruto de su Amor hacia nosotros, y nos llama a cuidar y proteger la naturaleza”, expresó.

Por otra parte, recalcó el respeto que debe haber entre todos, y afirmó que la cooperación interreligiosa es fundamental para fomentar una cultura del ejemplo. “Este diálogo está fundado en la propia identidad y en la confianza mutua que nace cuando soy capaz de reconocer al otro como don de Dios y acepto que tiene algo que decirme… Cada encuentro con el otro es una pequeña semilla que se deposita; si se riega con el trato asiduo y respetuoso, basado en la verdad, crecerá un árbol frondoso, con multitud de frutos, donde todos podrán cobijarse y alimentarse y nadie estará excluido, y en él todos formarán parte de un proyecto común, uniendo sus esfuerzos y aspiraciones”.

Es necesario rechazar la violencia

El Papa hizo una recomendación especial para condenar cualquier acto abominable cometido por algunas personas en nombre de la religión. Además, pidió a las personas mostrar los valores de las tradiciones religiosas para generar esperanza en el mundo.

“Constatamos con dolor que a veces el nombre de la religión es usado para cometer atrocidades, como el terrorismo, y sembrar miedo y violencia y, en consecuencia, las religiones son señaladas como responsables del mal que nos rodea. Es necesario condenar de forma conjunta y rotunda estas acciones abominables y tomar distancia de todo lo que busca envenenar los ánimos, dividir y destruir la convivencia; hace falta mostrar los valores positivos inherentes a nuestras tradiciones religiosas para lograr un sólido aporte de esperanza. Por este motivo, son importantes los encuentros, como el presente”, sentenció.

Al final, el Papa Francisco recordó que éste es el año dedicado al Jubileo de la Misericordia, e hizo un llamado para que este ciclo “sea una ocasión para abrir posteriores espacios de diálogo, para salir al encuentro del hermano, como también para luchar para que nuestra casa común sea un hogar, donde todos tengamos cabida y nadie sea excluido ni eliminado. Cada ser humano es el regalo más grande que Dios nos puede dar”, puntualizó.

@yoinfluyo

kalmaraz@yoinfluyo.com


 

 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar