Últimas noticias:

El Papa visita en silencio los campos nazis de Auschwitz y Biernkenau

La mañana del viernes 29 de julio el itinerario del Santo Padre Francisco estuvo dedicado a visitar los campos nazis da Auschwitz y Bierkenau, el cual se desarrolló sin discursos, básicamente en silencio. Ya el Papa había adelantado que deseaba que estas visitas las haría con el menor número de gente y en silencio, además de que pediría a Dios el don de las lágrimas.



Cruzó la puerta del campo de concentración nazi de Auschwitz sólo un pequeño séquito de seguridad y autoridades locales le dieron espacio para hacer ese camino a pie y solo. Tras abordar un pequeño transporte se detuvo a orar frente a una de las barracas.

Poco más adelante se encontró con algunos sobrevivientes del campo de concentración, en el bloque 11, el sitio donde se encerraba a ciertos presos para esperar a que murieran de hambre. San Maximiliano María Kolbe, sacerdote polaco, fue puesto en este sitio, ya que cambió de lugar con otro que era padre de familia, ante los ruegos que éste hizo al oficial nazi, para que no lo seleccionara para el “hoyo” porque tenía familia, el mártir se ofreció a tomar su lugar en aquel sitio de muerte. Maximiliano Kolbe era particularmente devoto de la Virgen María.

El Papa Francisco oró en la misma celda que ocupó San Maximiliano en aquel bloque 11; en Radio Vaticana informaron que el Santo no murió de inanición, sino que resistió más que sus compañeros y recibió una inyección letal.

Después el Papa Francisco se trasladó al campo de exterminio de Bierkenau, donde se encontraban las cámaras de gas y los crematorios para los deportados judíos. En dicho sitio se aniquiló a alrededor de un millón de personas.

El Papa recorrió un monumento en honor de las víctimas en el que se hallan varias placas con algunos nombres de algunas personas fallecidas por la violencia irracional. Dicho monumento se encuentra en medio de los que eran dos hornos crematorios.

Por la tarde, Su Santidad visitó el Hospital Pediátrico de la Universidad de Cracovia. Mencionó que Jesús en el Evangelio siempre mostró solicitud por los enfermos, que “Él siempre se fija en ellos, los mira como una madre al hijo que no está bien, siente vibrar dentro de ella la compasión”.

Invitó a los fieles a hacer suya esta solicitud de Jesús por los enfermos. “Cómo quisiera que como cristianos fuésemos capaces de estar al lado de los enfermos como Jesús, en silencio, con una caricia, con la oración”. Y mencionó que nuestra sociedad está imbuida de la cultura del descarte que es contraria a la de la acogida y las víctimas de aquella son siempre los más débiles y vulnerables, lo que es “una crueldad.”

Así que, en ayuda de las de las familias que deben sostener a los desfavorecidos, el Papa llamó a “multiplicar las obras de la cultura de la acogida”, obras animadas por el amor a Jesús crucificado. Servir con amor nos hace crecer en humanidad y nos abre el camino al cielo: “quien practica las obras de misericordia no tiene miedo a la muerte”.

Animó a quienes han hecho de la visita a los enfermos su opción de vida, como los médicos y las enfermeras; y no olvidó la labor de tantas religiosas que sirven en los hospitales.

@yoinfluyo

jlopez@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar