Últimas noticias:

Laudato Si´ no es una encíclica verde, sino social, dice el Papa

La Encíclica Laudato si’, sobre el cuidado de la Casa común, no es una encíclica “verde”, sino una “encíclica social”, precisó el Papa Francisco a los Alcaldes de 70 ciudades del mundo reunidos en el Aula Nueva del Sínodo del Vaticano, durante el Encuentro sobre “Esclavitud moderna y cambio climático, el compromiso de las grandes ciudades”, organizado por la Pontificia Academia de las Ciencias.


Nueva Encíclica


 

El mismo día martes en que el Sumo Pontífice hizo esta precisión, Monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Pontificia Academia de las Ciencias, al explicar que la Encíclica Laudato si’ estaba en la base del Encuentro de Alcaldes, había apuntado que “el problema del clima por el maltratamiento por la acción humana del clima lleva a un maltratamiento a nuestros semejantes porque –como dice el Papa– los consideramos no como otras personas sino simplemente como instrumentos, objetos de nuestro interés de ganancia”.

Y es en esta línea social que transcurrió el discurso del Papa Francisco a los Alcaldes, a quienes precisó que la cultura del cuidado del ambiente no es una actitud solamente “verde”; es mucho más. Es una actitud de ecología humana. “O sea, no podemos decir: la persona está aquí y el ‘Creato’, el ambiente, está allí. La ecología es total, es humana. Eso es lo que quise expresar en la Encíclica “Laudato si’: que no se puede separar al hombre del resto, hay una relación de incidencia mutua, sea del ambiente sobre la persona, sea de la persona en el modo como trata el ambiente; y también, el efecto de rebote contra el hombre cuando el ambiente es maltratado”.

Al explicar el porqué de la invitación a este encuentro a los alcaldes, a los síndicos, de las grandes ciudades y no tan grandes, para hablar de estos temas, el Papa Francisco aterrizó sus conceptos a la realidad concreta de la sociedad humana, al señalar que una de las cosas que más se nota cuando el ambiente, la Creación, no es cuidada, es el crecimiento desmesurado de las ciudades, con cordones de pobreza y de miseria también más grandes, “donde la gente sufre los efectos de un descuido del ambiente”.

Uno de los efectos de esta situación –dijo– es el fenómeno migratorio, provocado por lo que llamó “la idolatría de la tecnocracia”, que expulsa a las personas del medio rural a las grandes ciudades en busca de oportunidades de trabajo.

Y, en esta misma línea de pensamiento, alertó del gravísimo desempleo que afecta a millones de personas, particularmente a los jóvenes, que corren el grave riesgo de caer en una amplia variedad de males. Prácticamente están siendo una generación sin futuro, advirtió.

La trata de personas, la explotación sexual de niños y las guerras son también elementos del desequilibrio del ambiente, señaló.

Concluyó el Papa Francisco su mensaje a los Alcaldes con su deseo por que las Naciones Unidas se interese en estos temas, sobre todo en la Cumbre de París sobre el Medio Ambiente que realizará en noviembre de este año.

 

@yoinfluyo

nvilla@yoinfluyo.com

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar