Últimas noticias:

Renuncias, abdicaciones, mentiras y payasadas

También renunció Alfredo Pérez Rubalcaba, Secretario General del PSOE, que sufrió rotunda derrota en las elecciones europeas. Más algo debía de saber sobre la abdicación del Rey, ya que extraña la coincidencia que a él lo libera de tener trato oficial con el nuevo Rey de España, además de evitarle las dificultades con los distintos separatismos, particularmente el catalán. Estas tendencias separatistas han realizado manifestaciones hostiles al futuro rey en cuanto acontecimiento público se organiza. No sólo son insultos, ha habido ocasiones en que lanzan proyectiles que por el momento no han logrado atinar, incluida la ceremonia de la entrega del Premio Príncipe de Asturias.



Entre las renuncias más llamativas, está la del Prepósito General de la Compañía de Jesús, el Padre Adolfo Nicolás S.J., quien dijo sentirse viejo y cansado; también señaló que desde la elección del Papa Francisco ha tenido la mejor relación. Esta renuncia tendrá efecto en mayo de 2018, cuando haya rebasado los 75 años de edad. Entre los posibles sucesores se ha señalado al Padre Federico Lombardi S.J., quien tiene verdaderamente una magnífica relación con el Papa.

En México también renunció el Rector de la UIA, José Morales, pero éste por razones estatutarias, después de ejercer dos períodos de cuatro años cada uno.

En el ámbito laical, dejó de hacer poesía Javier Sicilia, si es que lo que escribe y recita se puede llamar poesía, al menos en los términos clásicos. La razón ha sido el asesinato de su hijo, hace ya tiempo, cuando fue secuestrado y baleado por micro distribuidores de droga. Casos paralelos son el del hijo del empresario Martí y el de la señora Wallace, pero ellos no se han identificado con las actuaciones de Sicilia.

Mucho más espectacular ha sido la mentira, que más bien es payasada, de Rafael Sebastián Guillén (Subcomandante Marcos), que pidió ayuda de atención médica a Don Luis H. Álvarez, hombre prominente del PAN, para que le atendieran de cáncer en el pulmón, en una clínica del ISSSTE de la Ciudad de México. Don Luis accedió por razones humanitarias. Ahora lo pone en la picota de las mentiras. Debemos esperar que Don Luis declare y deje en evidencia a Marcos.

Tan mentiroso es Sicilia, que siguiendo la escuela de Gustavo Gutiérrez O.P., que se considera a sí mismo el padre de la teología de la liberación, usurpó el nombre a Iván Illich Regenstreif, que es el verdadero padre de esa llamada teología de la liberación. Desde 1961 en un coloquio en la Universidad Católica de San Juan Puerto Rico, Illich elaboró una ponencia en la que se refirió a los explotados, marginados y asalariados, para liberarlos de sus explotadores. Las tesis estaban ahí en semilla y Gutiérrez las tomó y se las adjudicó a sí mismo.

Las estructuras, instituciones y sistemas, que son la base de la identidad de nuestra cultura occidental cristiana, son el objeto a destruir respectivamente por Iván Illich, Samuel Ruíz y Immanuel Wallerstein. A su vez, ellos tienen antecedentes, que no veremos ahora, y sucesores que llegan hasta nuestros días, con los nombres de Javier Sicilia, Raúl Vera O.P. y Subcomandante Marcos, que pronto será comandante Galeano. Marcos ya murió y ahora reencarna en Galeano. Es el mismo, pero con otro nombre y las mismas ropas. A eso ahora le llaman “botargas”, que significa según el diccionario “vestido ajustado al cuerpo y de varios colores usado en algunas representaciones teatrales”.

Ellos creen que fácilmente pueden engañarnos y burlarse de nuestras convicciones y creencias. No se va a desinstitucionalizar la Iglesia, ni se van a destruir las instituciones sociales, empezando por la familia, ni se van a romper los sistemas sociales, políticos, culturales o religiosos. Hay cada vez más evidencias de lo contrario.

La Iglesia se fortalece en su diseño original, los jóvenes defienden con ardor la vida, especialmente la del no nacido y los sistemas sociales se sobreponen a los sistemas autoritarios, que parecen haber regresado para quedarse.

Podemos apreciar entonces que hay un resurgir, una renovación, que lenta, pero consistente, se aparta de la decadencia de los que se presentan como salvadores de la humanidad. Salvador hay uno, y a ése debemos hacer referencia. Habló, predicó, sanó enfermos, es decir, hizo milagros para que libremente se creyera en Él.

Monarcas, reyes, príncipes, autoridades civiles, militares, culturales y religiosas, que están en el poder o lo dejan, sólo lo tienen prestado para ejercerlo como un servicio a la causa general del Bien común, que se distingue del Bien común trascendente, que es Dios, y del Bien común inmanente, que es el que hacemos los seres humanos, buscando los bienes particulares, arduos o difíciles, deleitables que producen gozo y deben ser disfrutados con templanza; y los neutros, que no son ni buenos ni malos, sino que dependen del fin al que se destinen.

RS542

@yoinfluyo


Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar