Últimas noticias:

Los colombianos sí quieren la Paz… pero con Justicia

“No es posible construir paz sin justicia; estamos a favor de ella, de verdad la queremos, pero no vamos a entregar el país a los terroristas que tanto daño le hicieron”, señaló, categórica, Paula Vásquez, mujer colombiana que votó por el NO al acuerdo de paz firmado entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).



Cabe recordar que, al poco tiempo de llegar Juan Manuel Santos a la presidencia de Colombia, el gobierno y las FARC iniciaron una serie de conversaciones informales, en el 2010, para poner fin a más de 50 años de violencia que provocó más de 220 mil muertos y más de 7 millones de víctimas.

Dos años después, en el 2012, iniciaron en La Habana, Cuba, un diálogo exploratorio con el grupo insurrecto, que desembocó, en agosto de 2012, en el Acuerdo General para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera. El 19 de octubre de ese mismo año se instaló la mesa de negociaciones en Noruega y un mes después se iniciaron las conversaciones en La Habana.

Lo pactado en La Habana, bajo el auspicio de toda la izquierda internacional, hacía importantes concesiones a los terroristas de las FARC, como el garantizarles la impunidad para sus crímenes y otorgarles asientos en las cámaras legislativas sin contender en elecciones, dijo Jesús Magaña, otro colombiano que votó por el NO y quien también es director de la plataforma “Unidos por la Vida”, que agrupa a todos los movimientos profamilia de Colombia.

Paula Vásquez, quien trabaja con niños en situación de marginación, dijo a Yo Influyo que en Colombia se vive un momento de gran tensión por la división de opiniones. “Si no votas por el SÍ, parecía que estabas a favor de la guerra, todo los amigos de la paz apoyan el acuerdo; y son enemigos de ella quienes cuestionan el acuerdo”, señaló. Y puntualizó que es obvio que después de toda la violencia que han sufrido las comunidades más pobres de Colombia, donde hubo asesinatos a menores, secuestros, violaciones y terrorismo, el pueblo colombiano anhela la paz, pero no a través de acuerdos que olvidan a las víctimas.

Precisó que el texto final del acuerdo de paz mostraba un desbalance preocupante y mucha jerga jurídica difícil de entender para cualquier ciudadano, donde se eximía a las FARC de su participación en el narcotráfico, los secuestros y las extorsiones, y consecuentemente, no se les obliga a devolver esos recursos que obtuvieron ilegalmente.

Además, los exime de prisión por crímenes, como el reclutamiento de niños, la violación como arma de guerra, los secuestros, que en condiciones normales tendrían condenas de 30 años o más; y no sólo eso, el gobierno les asignará recursos económicos, que ni a niños pobres les otorga.

Lo que sucede es que el presidente Juan Manuel Santos, con tal de ganarse el Premio Nobel de la Paz, está decidido a entregar el país a las FARC; y por eso hizo creer que el acuerdo firmado era la única opción para lograr la paz, apuntó, por su parte, Jesús Magaña. “Claro que queremos la paz, lo que no queremos son los acuerdos de Santos y las FARC”, remarcó Magaña.

Entre otras cosas, el presidente Santos le otorgaba a las FARC 10 escaños en el Congreso durante dos periodos legislativos, tras lo cual deberían ganarlos mediante el voto. Adicionalmente, participarían en la elección de 16 escaños especiales de las zonas más afectadas por el conflicto armado y tendrían 31 emisoras y un canal de televisión para difundir su ideología, herramienta que no tienen los partidos políticos tradicionales de Colombia.

Denunció que el gobierno colombiano ha presionado indebidamente el voto por el Sí, en una guerra de David contra Goliat, volcando todo el presupuesto del gobierno –y con el apoyo internacional– en favor de los ambiciosos enunciados del acuerdo de paz, como la inclusión de la “ideología de género” y el aborto. Contra todo esto es por lo que los colombianos votaron por el NO.

“Santos traicionó la memoria y actualidad de Colombia y de las víctimas, a la inmensa mayoría de colombianos que votaron por él con la promesa de seguir la lucha del ex presidente Uribe contra todo el narcotráfico y terrorismo”, finalizó Jesús Magaña.

@yoinfluyo

dlopez@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Comentarios  

#2 Fernando Bermúdez 06-10-2016 10:08
Como misionero español en Colombia expreso que tanto las FARC como el gobierno de Uribe que fortaleció y financió a los para militares, cometieron horribles violaciones a los derechos Humanos. El primero que tenía que pedir perdón es el mismo Uribe.
Citar
#1 Armando Valenzo 06-10-2016 00:10
Muera Santos mueran los Castros tiranos infames muera la farc
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar