Últimas noticias:

¿Qué riesgos enfrenta la familia, tras las elecciones en EU?

 

El analista Rodrigo Iván Cortés advierte un panorama desalentador en Estados Unidos para los defensores de la familia y del derecho a la vida, porque considera que no hay manera de creerle ni a Hillary Clinton ni a Donald Trump.


Estados Unidos; elecciones, perspectivas


 

“Bonitas palabras, afortunadas frases pero un cinismo extraordinario. Si se analiza lo que implica su candidatura, uno puede ver que hay una serie de contradicciones tremendas”. Es el análisis general que Rodrigo Iván Cortés, experto en temas internacionales, dio sobre la candidatura de Hillary Clinton rumbo a la presidencia de Estados Unidos.

Entre fuertes acusaciones políticas y una dura contienda contra Bernie Sanders, Hillary fue postulada oficialmente., convirtiéndose en la primera candidata mujer que contiende para ocupar la silla presidencial en la Casa Blanca.

En la Convención Nacional Demócrata que oficializaba el triunfo sobre Sanders, Hillary habló de empoderar a las mujeres, dando un discurso sobre seguridad social y protección al derecho de la mujer de tomar sus decisiones en materia del cuidado de la salud. “Esto se ha convertido en la agenda de la candidata; la promoción del aborto de una manera marcadísima y la cultura de la muerte”, subrayó el experto.

Una de las expositoras durante la Convención fue Cecile Richards, presidenta de Planned Parenthood Action Funi, organización que promueve el aborto internacionalmente y que recibe fondos públicos norteamericanos y privados. Planned Parenthood se vio envuelto en un escándalo de venta de órganos de los bebés abortados en sus clínicas. Estas acusaciones fueron hechas por una ONG llamada Center for Medical Progress que llevaron al Congreso de Estados Unidos a realizar una investigación al respecto, tanto representantes como senadores han aprobado quitar los fondos gubernamentales, pero el presidente Barack Obama vetó dicha decisión.

Otros de los temas que ha promovido es la ideología de género. Mientras Clinton fue secretaria de Estado estuvo en contra de legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero a su renuncia cambió de parecer y hasta el momento lo ha promovido, tanto que se ha pronunciado a favor de apostar por jueces que se pronuncien a favor.

Durante una conferencia en Manhattan sobre feminismo, la aspirante demócrata habló sobre combatir la religión, argumentando que “los códigos culturales profundamente enraizados, las creencias religiosas y las fobias estructurales han de modificarse. Los gobiernos deben emplear sus recursos coercitivos para redefinir los dogmas religiosos tradicionales".

Sobre temas migratorios, en su discurso en la Convención de Filadelfia dijo que había que crear fuentes de empleo, cuando se tienen millones de trabajadores inmigrantes que contribuyen a la economía. “Sería contraproducente e inhumano expulsarlos. La reforma migratoria integral hará crecer nuestra economía y mantendrá las familias juntas, y eso es lo correcto”.

Pero durante su etapa como senadora, Clinton formó parte del Comité de Servicios Armados y entre 2001 y 2006 votó a favor de la Patriot Act que limitó las libertades civiles en materia de privacidad y endureció las leyes de inmigración, dentro del marco de la lucha contra el terrorismo.

La ley contenía numerosas provisiones que según expertos en derecho y representantes de organizaciones de derechos civiles norteamericanas son anticonstitucionales y constituyen un grave obstáculo para el desarrollo de las actividades asociativas y un ataque contra las libertades civiles dentro y fuera de Estados Unidos.

“¿Cómo confiar en una persona que frase tras frase contradice lo que representa ella y  lo que representa Obama o su marido Bill Clinton”, subrayó el experto.

Señaló la intervención del gobierno americano durante la llamada Primavera Árabe que “hicieron de Egipto un desastre”. Tras manifestaciones hicieron renunciar al presidente Hosni Mubarak y promovió la llegada de Mohamed Morsi, el cual durante dos meses auspició la muerte de más cristianos que en los 30 años de gobierno de Mubarak”.

Así las cosas, “no hay manera de creerle ni a la candidata demócrata ni a Donald Trump”, finalizó Rodrigo Iván Cortés Jiménez.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar