Últimas noticias:

Mexicana regala “alegría” al donar cabello para personas con cáncer

Toronto, 16 Jun (Notimex).- La mexicana Eréndira Reyes Vargas es una de las miles de mujeres que en Canadá donan su cabello para elaborar pelucas destinadas a personas con cáncer y que les ayuda a levantar su autoestima. Eréndira nació en la Ciudad de México y creció y estudió en Morelia, Michoacán; viajó a Canadá hace ocho años “de aventura”, y se quedó.


Canadá; donación


Al conocer el programa voluntario de donación de cabello para fabricar pelucas para personas con cáncer, se conmovió y decidió participar, ya que su padre padeció esta enfermedad.

“Mi cabello crece muy rápido y tengo mucho. Hace dos años doné dos trenzas y mi intención era hacerlo cada año, pero me embaracé y ya no pude (donar); pero ahora me lo estoy dejando crecer y creo que para diciembre podré donar más”, dijo Reyes Varga acompañada de su hijo, recién nacido.

En entrevista con Notimex, narró que su padre murió de cáncer en el esófago y, aunque no perdió cabello ni se sometió a quimioterapias, conoció de cerca esa enfermedad.

“Uno se queda con pavor de que a uno le puede dar también (cáncer), cualquiera podemos padecer cáncer o tener algún pariente con esa enfermedad”, dijo.

En Canadá existen varios programas de recolección de cabello para la elaboración de pelucas, que son donadas a los hospitales y a su vez a las pacientes con cáncer.

“Además de padecer la enfermedad, estos pacientes sufren una baja en su autoestima por la falta de cabello, es por eso que les dono mi cabello, para darles un momento de alegría”, añadió Reyes Vargas, quien estudió Lengua y Literatura Hispánica, en México.

“Aunque la enfermedad está ahí, con peluca de cabello natural se sienten mejor, aunque sea por un momento. Eso ayuda a subirles el autoestima y a que, quizás, se les olvide por un rato la enfermedad”, agregó.

La Sociedad Canadiense de Cáncer, en colaboración con algunas empresas de champús, impulsa la donación de cabello para la elaboración de pelucas, las cuales son distribuidas de manera gratuita a las pacientes.

Entre los requisitos para la donación de cabello está que se debe atar formando una cola de cabello que debe medir ocho centímetros, no haber sido teñido, pero sí lavado y secado adecuadamente. Se requieren entre ocho y 15 colas de cabello para elaborar una sola peluca.

En 2007, la Sociedad Canadiense de Cáncer y Procter & Gamble Canadá lanzaron su campaña de donación que a la fecha ha recolectado más de 70 mil manojos de cabello, procesados para hacer pelucas.

Deirdre Brough, directora asociada de la Sociedad Canadiense de Cáncer, dijo a Notimex que una peluca de cabello natural puede costar entre mil 200 y cinco mil dólares.

Por ello, este programa de donación y distribución gratuita de pelucas “es crucial para ayudar a que las mujeres que perdieron su cabello por la quimioterapia se sientan más fuertes para enfrentar su enfermedad”.

El coordinador de voluntarios y de la sala de pelucas en el Sunnybrook Hospital, Paul Corkery, agregó que para una mujer con cáncer perder su cabello es un momento muy emotivo y triste por lo que es muy importante que la Sociedad de Cáncer les done pelucas y sombreros que se ofrecen gratuitamente a las pacientes con cáncer.

“Dependemos totalmente de las donaciones de pelucas, mascadas o sombreros para nutrir nuestra sala. Exhortamos a las pacientes a que cuando terminen su tratamiento las regresen para que sean reutilizadas”, añadió.

Ruth Manegold lleva más de 22 años trabajando como voluntaria en esta sala de pelucas. Ellas las recibe, las arregla y las pone en exhibición, junto a gorros de estambre para el largo invierno.

“No sólo les damos gratis las pelucas, sino también platicamos con las pacientes sobre la enfermedad, por qué pierden el cabello y cómo se pueden sentir mejor. Es notorio cómo se les levanta el autoestima cuando se ponen una peluca”, contó Manegold.

La campaña de donación titulada “Pantene Beautiful Lengths” exhorta a las canadienses e inmigrantes a donar su cabello, les da instrucciones sobre el procedimiento e, incluso, proporciona una estampa de correo para que el envío no le cueste a la donante.

“Muchas mujeres enfermas de cáncer señalan que cuando se ponen una peluca de cabello natural se sienten ellas mismas otra vez”, dijo Tala Arous, directora de Comunicaciones de P&G Canadá.

Para Eréndira, no debiera ser necesario tener a una persona enferma de cáncer al lado para decidir donar el cabello. “Debemos hacerlo al menos una vez” en la vida, externó.

Consideró que debería haber más campañas y logos que identifiquen la donación para pelucas.

“Debiera haber carteles en cada esquina que te digan cómo donar el cabello”, dijo Reyes Vargas, que en diciembre realizará su segunda donación.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar