Últimas noticias:

Afrontan pobladores de Chiloé grave problemática por “marea roja”

En algunos lugares la familia se extingue. En Noruega la mayoría de la población crece sin hermanos y sin uno de los padres. ¿Eso queremos para nuestra sociedad? ¿Quieres tener una historia de victoria? Cada uno decide qué va a pasar con su vida. Y dentro de esta decisión importa mucho la familia que se va a formar.


Chile; Chiloé, marea roja


Querer ser rico es perseguir sombras. Una adolescente piensa que para ser popular el camino más eficaz es tener unos centímetros menos de ropa. Si toma esa opción, se pone en un camino. Le podríamos preguntar: ¿te gusta que te miren? Si es sincera va a contestar “sí”. ¿Te gusta que te admiren? “Sí”. La pregunta es: Tu manera de tratar a los demás y de besar, ¿sirve para ese proyecto que quieres?… No subas a Internet algo que no puedan ver tus hijos. La exhibición de tu cuerpo en vivo o en Facebook permanece. ¿Te gustaría que tus hijos vieran tus fotos? Pensar en los hijos nos devuelve la sensatez.

Hay que discernir con sabiduría en las amistades, en las ideas que me dan los medios de comunicación social y en las compras. No hay que actuar por impulso, por lo inmediato. Hay que examinar detenidamente la decisión que se va a tomar.

Es vital que tener convicciones, principios. Cuando seas el gran alcalde o un gran científico, ¿te vas a acordar de los necesitados? Muchas veces el único lenguaje que recibe la juventud es: ¿Cómo volverte más hermoso, más adinerado, más poderoso? Nos volvemos monstruos de egoísmo con cara bonita. El egoísmo, el concentrarse en sí mismo, lleva a la depresión. La persona que saca tiempo para ayudar a los demás, no sufre depresión. Cuando las circunstancias son adversas hay que luchar para defender a la familia. Nos cansamos rápidamente en los buenos propósitos.

Es esencial conocer el “lenguaje del cuerpo” y el sentido de la sexualidad. Es importante que el sexo no se vuelva una droga barata. El sexo es el lenguaje más profundo de comunicación, es la fuerza de fecundidad y de futuro, es lo más íntimo a tu realidad de hombre o de mujer, y, por consiguiente, lo más cercano al santuario de tu propia conciencia. La mujer que ha besado a todo el mundo, ha perdido la capacidad de significar algo con su beso. El hombre que se ha divertido con muchas mujeres no sabe lo que es entregarse a una esposa.

El desperdicio de esa fuerza te hace débil, tonto y vano. Si te acostumbras a esa droga fácil, una manera de entretenimiento, pierdes esa capacidad comunicativa y de reconocer lo sagrado que hay en ti. San Pablo dice que somos templos del Espíritu Santo.

Haz la prueba de vivir la castidad. Esta virtud te da independencia, te ayuda a discernir intelectualmente y con mayor claridad lo que te conviene para descubrir el amor verdadero.

A veces no tenemos la capacidad de descubrir el amor de Dios, por eso Benedicto XVI escribió su encíclica “Dios es amor”, para ayudarnos a reflexionar sobre este tema. Tiene que haber un obstáculo entre ese sol de amor de Dios y nuestras vidas, porque la gente no está experimentando ese amor. Necesitamos una clave porque no podemos seguir caminando sin la noticia del amor. La vida humana se marchita sin ella.

Hemos sido creados por amor y para el amor, y nos preguntamos, como Job: ¿para qué nací? Y es urgente saber contestar. La palabra amor tiene muchas definiciones. El amor no se puede reducir al amor de pareja, al amor pasional, así, esa persona se bloquea para conocer el verdadero amor. Hay amor a la patria, al padre, al hijo, al trabajo, al amigo, a los pobres, y de ello casi no se hacen canciones. Esos amores no producen dinero. Es hermoso el amor de pareja pero no lo es todo. La enfermera viuda que atiende con amor a sus pacientes, no tiene una canción. El amor se expresa en pequeñeces, en lo ordinario, en lo cotidiano. Eso es lo que construye. Nada extraordinario remplaza lo ordinario. Hay que ampliar el sentido de lo que es amar y abrirle camino al torrente de amor que sale de Dios.

Sentirse amado es sentirse sostenido, sentir piso. Eso es lo que más necesita un niño. Hay pequeños rituales ordinarios que dan seguridad en el afecto. Los rituales producen certeza de amor, como saludar, como decir “Dios te bendiga”, como caminar juntos. Una esposa necesita mensajes de presencia.

Cuando hay una herida o un fracaso se piensa que las relaciones “se rompen”. Nos decepcionamos y pensamos que las cosas no van a ser iguales. Y es verdad, las cosas no van a ser iguales: van a ser peores o mejores. Cuando te decepcionas piensa que hay la posibilidad de que las cosas sean mejores.

Pedro traicionó a Cristo. Lo negó. Pedro pisoteó esa amistad sublime, por consiguiente algo se rompió. ¿Qué sucede en este caso? Se vuelven a encontrar y Jesús le dice a Pedro “sígueme”, y le dice que será pescador de hombres. Luego le pregunta tres veces a Pedro si lo ama, y le vuelve a decir “sígueme”. Pedro ya no es el mismo, y Cristo ya no es el mismo tampoco. Las cosas ya no son iguales, son mejores. Hay que saber decir las mismas cosas: “Te amo”. Ese te amo vale dos mil veces más. Ese es el amor que salva las vidas. El amor se asfixia en medio del orgullo, necesita humildad, necesita decir: “Me equivoqué, necesito ayuda”. A veces las cosas se rompen para poder renovarse.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

www.virtualogos.net

* Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen necesariamente la posición oficial de yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar