Últimas noticias:

El Papa y la Paz en Tierra Santa

Hace casi un año, la guerra en Siria se tornaba cada vez más salvaje, y el presidente Barack Obama, de Estados Unidos, ya había conseguido la autorización del Senado para atacar unilateralmente a Siria, y las voces en ése y otros países eran de guerra inminente



En ese contexto, el Papa Francisco convocó a una jornada de ayuno y oración a toda la Iglesia y a los demás creyentes y hombres de buena voluntad, para evitar la guerra, porque decía: “La humanidad tiene necesidad de ver gestos de paz y de oír palabras de esperanza y de paz”.

Después de la vigilia de oración por la paz, el Papa explicó que “la guerra significa siempre el fracaso de la paz, es siempre una derrota para la humanidad”. De manera inesperada, los ánimos de guerra que días antes circulaban por todo el mundo, empezaron a desvanecerse “milagrosamente”. Pocos comentaristas políticos o periodistas, se atreverían a vincular la oración de cristianos y no cristianos en todo el mundo a la cancelación del conflicto, y sin embargo, ahí están los hechos.

El Papa convoca a todos los católicos constantemente a través de las Jornadas mundiales de oración por algún tema en particular; sin embargo, en esa ocasión, simplemente lo hizo antes de rezar el Ángelus y dar la bendición en la Plaza de San Pedro. Fue una convocatoria amplia, urgente, para evitar la guerra; y gracias a Dios, el conflicto armado entre países y el ataque amenazado por Estados Unidos no sucedieron, aunque la guerra interna en Siria continúa.

Recientemente, el Vicario de Cristo, en su peregrinación a Tierra Santa, hizo una singular e inédita invitación a los presidentes de Palestina e Israel a orar por la paz en el Vaticano. Estaba a punto de rezar el Regina Coeli (oración mariana que se reza en Tiempo de Pascua, en lugar del Ángelus) en Belén, “lugar donde nació el Príncipe de la paz”, cuando realizó la invitación frente al presidente Palestino.

Horas más tarde, al invitar personalmente al presidente de Israel, el Obispo de Roma dijo:

“Todos deseamos la paz; muchas personas la construyen cada día con pequeños gestos; muchos sufren y soportan pacientemente la fatiga de intentar edificarla; y todos tenemos el deber, especialmente los que están al servicio de sus pueblos, de ser instrumentos y constructores de la paz, sobre todo con la oración. Construir la paz es difícil, pero vivir sin ella es un tormento”.

Ambos presidentes de pueblos que llevan años en conflicto, han aceptado ir a hacer oración a la casa del Papa en Roma durante este mes de junio. El Papa no sólo hace gestos, sino obras concretas para construir la paz, y la oración es una de las más importantes. Hay quien dice que esta iniciativa del Papa Francisco ha hecho más por la paz que todas las pláticas anteriores.

Se puede argumentar que la invitación del Papa cambia la geopolítica de las relaciones en el Medio Oriente, ya que tradicionalmente las pláticas de paz se realizaban en Estados Unidos, y esta reunión se realiza ahora en el Estado más pequeño del mundo: El Vaticano. Sin embargo, el cambio más significativo es que la construcción de la paz se hace a partir de la oración, para de ahí reiniciar un diálogo que pueda concluir el conflicto.

Quizá hoy se puede hablar no sólo de un cambio geopolítico en términos de la importancia del lugar para charlar, sino en la manera de buscar la paz. Primero, la actitud personal de recomponer la relación con Dios, para de esta manera poder reconstruir la relación con el hermano, ya que reconocer al Padre común, es el verdadero origen de la fraternidad universal de la humanidad.

A veces nuestra poca fe no nos permite recordar la promesa de Jesucristo: “Pedid y se les dará” (Mt. 7,7). Ojalá que cada vez recurramos más a la oración para pedirle a Dios que demos frutos en nuestros trabajos de construcción de paz, de ayudar a los demás y de mejorar nuestra vida.

Tomado del portal: http://encuentra.com/

@yoinfluyo


Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar