Últimas noticias:

P. Guillermo Gutiérrez habla de Amoris Laetitia para Radio Vaticano

Con ocasión de la reciente publicación de la Exhortación Apostólica post-Sinodal Amoris laetitia (La alegría del amor), Radio Vaticano entrevistó al Padre Guillermo Gutiérrez, del Pontificio Consejo para la Familia.


Amoris Laetitia


¿Qué le gustaría destacar sobre la Exhortación apostólica Amoris Laetitia?

– Ante todo quisiera manifestar la grande alegría que este documento produce y el sentimiento de gratitud hacia el Santo Padre. Si bien, la Familiares Consortio era considerada hasta este momento la carta magna de la pastoral familiar, sin duda este documento viene a colocarse en esa misma tradición. Es un documento profundamente pastoral, lleno de esperanza y que recoge precisamente los avances que la reflexión sobre el matrimonio, sobre la familia, hiciera San Juan Pablo II el grande, Papa de la familia. La perspectiva es justamente la perspectiva del amor, y creo que esta es la clave de cualquier pastoral familiar que quiera ser fecunda, y después un amor vivido, es decir, enfocado desde un grande realismo pastoral. Por lo tanto, es un documento muy rico, no sólo porque es muy grande, amplio, sino también muy rico por la amplitud de consideraciones que hace. Creo que impulsará grandemente la pastoral familiar.

¿Qué sugiere Amoris Laetitia acerca del acompañamiento pastoral?

– Precisamente una de las grandes novedades que tiene este documento es justamente esta perspectiva del acompañamiento de una parte recoge la doctrina del concilio vaticano segundo de la llamada universal a la santidad y por lo tanto de la llamada a la plenitud de vida cristiana también de los matrimonios cristianos y una de las claves importantes para conseguir esta santidad, justamente el acompañamiento la formación de personas que sean capaces de acompañar el proceso de los matrimonios desde su diversidad de situaciones un acompañamiento que está hecho de escucha, que está hecho de presencia –como insiste el número 234-, “Estar presente” un acompañamiento que significa caminar juntos y que implica también que el matrimonio no es una cosa completa, sino que es un proceso, es un proyecto que se va alcanzando, en el proyecto de la santidad matrimonial. Concretamente el acompañamiento, el caminar juntos es un proceso, que debe iniciar ya en la etapa de preparación al matrimonio, en el noviazgo un aspecto en el que el documento se detienen ampliamente que debe continuar después en el tiempo especialmente posterior al matrimonio, pero que debe continuar a lo largo de la vida un acompañamiento que nos lleva a profundizar y ha enriquecer la decisión consiente y libre de amarse hasta el fin que ayuda a los cónyuges a comprender que el matrimonio no es algo ya completo sino que es algo que se va realizando, acompañamiento que nos ayudará a superar las heridas viejas que a veces nos llevamos arrastrando que pueden poner en crisis el matrimonio, un acompañamiento después de que hay rupturas, como dedica el capitulo octavo, un acompañamiento que es una guía también para madurar en el amor, para madurar en tantos aspectos que componen la vida matrimonial, un acompañamiento finalmente que ayuda a crecer en la vida de fe, no sólo a los conyugues, sino también en la transmisión de la fe a los hijos en la grave tarea de la educación de los hijos concretamente en la trasmisión de la fe por lo tanto se trata de un acompañamiento que debe de ser generoso de parte de la iglesia que implica no solo a los pastores sino en general a toda la comunidad cristiana.

¿Cómo plantea Amoris Laetitia la cuestión del discernimiento?

– El tema del discernimiento es un tema particularmente importante. En cuanto que el documento al hablar del acompañamiento, al hablar concretamente de la situaciones que hasta ahora venían definidas como irregulares, que hoy se usa más hablar de familias heridas o de situaciones incompletas que se refiere al plenitud del lider cristiano y en este sentido nos colocamos todos porque todos vamos en camino hacia esa plenitud pero quiere referirse concretamente a las diversas situaciones por las que se puede pasar en la vida matrimonial en la vida del amor que implica desgraciadamente muchas veces rupturas, situaciones como digo de no plena participación en el ideal cristiano de la vida matrimonial. En estos casos El Papa usa tres verbos, que yo creo que en estos días estaremos reflexionando mucho sobre ellos, en primer lugar acompañamiento, discernimiento y después integración. El discernimiento concretamente es una profundización de cuanto ya Familiaris Consortio en el número 84 había dicho, no se trata de un discernimiento dirigido a relativizar los empeños del matrimonio a declarar que el matrimonio no es mas indisoluble como lo enseño el señor Jesús, y como siempre lo ha enseñado la iglesia, sino un discernimiento que ya Familiaris Consortio en el numero 84 nos pedía que debía hacerse ante diversas situaciones concretamente de rupturas matrimoniales, no es que cambie la valoración moral, lo que cambia en concreto es la consideración de la responsabilidad personal que hay en una ruptura y por lo tanto la diversa situación en la que se coloca una persona después de una ruptura.

En todo caso, lo que el documento nos enseña es a que debemos tener una mirada nueva, una mirada misionera, una mirada de misericordia pastoral que implica que tenemos que acompañar a todos, discernir para acompañar según la circunstancia de cada uno a caminar hacia. la plenitud de la vida cristiana desde sus circunstancias particulares porque ‘Dios no excluye a nadie’ –como dice el documento- Dios nos llama a todos, y la Iglesia por lo tanto, acoge a todos, está dirigida a todos, quiere abrazar a todos, quiere que todos experimenten este amor gratuito incondicional, absoluto de Dios nuestro Padre.

Este discernimiento seguirá reglas bien precisas que no pueden nunca poner en sordina, los contenidos de la verdad del bien del matrimonio y de la familia, la verdad sobre la acción humana, la acción moral humana , pero que tendrá en cuenta también las reales posibilidades del hombre en concreto en ese proceso gradual de crecimiento en la virtud de crecimiento en la percepción del bien en la capacidad de actuar el bien y ahí es donde es necesario el acompañamiento, ¿Para qué? Para integrar a todos, que todos puedan sentirse parte de la comunidad cristiana cosa que ya nos lo pedía Familiaris Consortio  y que cada uno pueda participar en la comunidad cristiana, en la misión de la iglesia y aportar sus dones y carismas para construcción del cuerpo de la iglesia según su realidad, según sus circunstancias, entonces una iglesia de puertas abiertas para todos que comprende a todos, pero que no minimiza las exigencias del bien, que no relativiza, el documento nos habla de integración que es un camino, y de acompañamiento que es un camino mucho más complejo, mucho más delicado,  del decir simplemente si o no a la comunión eucarística”.

¿Qué menciona Amoris Laetitia sobre la educación en la familia?

– El tema de la educación en la familia es un tema muy delicado, y un tema que era necesario revisar, de hecho en los Encuentros Mundiales de las Familias, los encuentros -V y VI, se dedicaron justamente a reflexionar sobre este tema, el encuentro V sobre la trasmisión de la fe es el encuentro que se hico en Valencia, el encuentro VI es el que se hizo en la CDMX en donde se hablo de la familia como formadora de los valores humanos y cristianos un tema que después el Santo Padre Francisco a profundizado mucho durante sus catequesis, unas catequesis entusiasmantes que recordamos todos del año pasado, las catequesis que son eso, catequesis, no eran lecciones de teología, que era más bien eso, una catequesis dirigida a todo el pueblo, entusiasmando con la verdad del matrimonio y con el evangelio de la familia, no es entonces casual que este documento allá hecho tesoro de todas estas intervenciones, o reflexiones del magisterio de la iglesia, de los organismos de la santa sede al respecto y aquí en concreto el capítulo VII que es en donde el Papa habla de la educación de los hijos es también realmente muy entusiasmante, en primer lugar porque se coloca en una perspectiva muy realista, por ejemplo, cuando nos habla del castigo como un instrumento de incentivación, es interesante también ver como subraya el hecho de que   tiene que haber una gradualidad y una gradualidad que esta hecha de pequeños pasos donde cada uno de los miembros de la familia se puedan sentir comprendidos, aceptados y valorados, por lo tanto nos previene contra la tentación de los padres, que es la obsesión, el querer controlarlo todo, el querer saber en todo momento de cara a los peligros que sociedad actual comporta, o las malas compañías, a un uso indebido de la libertad el querer saber  donde están en que están, y entonces el celular se convierte en un instrumento de control que no responsabiliza a las personas, y que como diría San Pablo hace pusilánimes a las personas, o rebeldes.

El documento hablando de la educación en cambio nos invita a ser muy propositivos, muy positivos, a confiar, a educar la libertad, a ayudar a las personas a ir creciendo gradualmente, concretamente a los hijos, en el ejercicio de la libertad y de su autonomía, así nos previene contra la tentación de invadir sus espacios, un exceso de control, por otra parte, el documento también aborda muy positivamente el tema de la educación sexual, no solo que repite que ante todo que es un derecho de los padres y deber de los padres el proporcionar esta educación sexual, ya el hecho de que el documento concretamente diga “Sí, ala educación sexual” es muy interesante, porque nos impide un examen de conciencia diría, hasta donde nuestros instituciones educativas, nuestras parroquias, de verdad nuestras familias se hacen cargo de esta educación sexual, sobre todo en un momento en el que vivimos una excesiva exposición a una sexualidad desvinculada del amor, según la lógica solamente del juego o de la satisfacción  individual, o incluso también pues según una lógica a veces transgresiva, es decir, la búsqueda de experiencias nuevas, que puede dañar la capacidad de amar de las personas.

La educación a la sexualidad, debe ser una educación que se coloca dentro de la educación al amor, a la reciproca donación, y nos previene contra las campañas del sexo seguro, de la presentación del sexo seguro como si la única cosa de la que habría que tener cuidado son las enfermedades, o todavía peor la posibilidad de engendrar un hijo, como si el hijo fuese un peligro que hay que evitar a toda costa, creo yo que sobre el tema de la educación, tendremos más tiempo para reflexionar posteriormente, porque es un tema muy delicado y muy interesante.

¿Se realizaran iniciativas por parte del consejo pontificio para la familia para dar a conocer el mensaje de Amoris Laetitia?

– Si desde luego, nuestro dicasterio ha estado muy implicado en el acompañamiento de este documento, si bien no de manera directa, siendo temática de nuestra competencia, hemos estado muy al pendiente lo hemos estudiado justos, todavía tenemos pendiente algunas sesiones de estudio interno y concretamente hay ya algunas iniciativas que tendrán lugar próximamente para difundir este documento, que para nosotros es ahora como una hoja de ruta de nuestro trabajo en el futuro próximo, en primer lugar el día 18 de este mes de abril tendremos una reunión con un equipo que se delego en los Institutos universitarios de familias para preparar un gran congreso que tendremos en el mes de octubre con todos los institutos universitarios de familias de todo el mundo para reflexionar acerca de este documento de los contenidos y también de lo que este documento pide a la investigación al trabajo de los distintos institutos Universitarios de familia, el día 19 de abril tendremos una reunión con los Embajadores y ante la Santa Sede y algunas ONG’s donde daremos a conocer y reflexionaremos sobre este documento, ONG´s de inspiración cristiana que trabajan especialmente en el tema de la familia.

Mas adelante el día 30 de abril tendremos una primera sesión de trabajo con algunos teólogos; en las que reflexionaremos también sobre algunos de los aspectos que este documento nos presenta, pero forma parte de un seminario permanente que incluye al menos tres sesiones programadas ya sobre este trabajo.

Otra iniciativa que seguramente se insertara adentro de nuestro empeño  por difundir la Amoris Laetitia, es un curso que preparo concretamente la subcomisión de familia y vía de la conferencia episcopal española, y que donaron a nuestro pontificio “Consejo para la familia” y que nosotros estamos adecuando y preparando para lanzar en cuatro idiomas en internet, micro sitio que se creara a propósito, al que se accederá desde en nuestra página web del dicasterio; sobre la educación al amor, que es un material muy bien hecho, y que veo que corresponde plenamente a la perspectiva que propone Amoris Laetitia y que esta dirigido a los educadores en primer lugar, que se puede aplica en los cursos escolarizados o que se podrá aplicar también en las catequesis, en las parroquias, en los oratorios, convivencias de fin de semana, algún retiro, también del que pueden aprovechar los padres de familia y en general los educadores.

En el mes de diciembre tendremos un gran congreso con todos los movimientos y asociaciones de familia y vida, para reflexionar y encontrar pistas de actuación sobre este documento, además de que nuestro dicasterio seguramente será muy solicitado  los próximos meses para acompañar la presentación en las diferentes conferencias episcopales, en los diferentes organismos de coordinación pastoral a nivel continental como es el CELAM, la Conferencia Episcopal de Europa o de Asia o de África tanto de lengua francesa como de lengua  inglesa. Entonces nuevamente agradecer al santo padre por este documento que viene a revitalizar nuestro empeño, nuestro compromiso cotidiano y que seguramente será un gran bien, no solo para la iglesia, o las familias cristianas, sino para la entera sociedad.

Termina el Padre Guillermo Gutiérrez invitando a todos a leer este documento: Amoris Laetitia.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com

 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar