Últimas noticias:

Cardenal Celli: La familia es una oportunidad, no un problema

Muy lejos de las visiones periodísticas de que el Sínodo de la Familia presentó una confrontación entre dos puntos de vista, la realidad es que ha dado pautas importantísimas en la reflexión respecto a las necesidades de la familia.


Sínodo de la Familia


Esto lo dejó muy claro el Cardenal Celli, Padre sinodal, quien –en entrevista para YOINFLUYO– subrayó que la Iglesia católica es la única institución a nivel mundial que se responsabiliza de la familia. “Nadie se preocupa por ella; las instituciones civiles hablan, pero no hacen mucho. Sin embargo, la Iglesia lleva dos años de reflexión sobre la realidad, la misión y la vocación de la misma”. “La Iglesia se la está jugando por la familia”, recalcó.

“El Sínodo –continuó– hizo una lectura amplísima de la realidad familiar, pues estamos claros de que la sociedad será sana si es sana la familia”.

El Cardenal Claudio María Celli es el presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales. Nos recibió en sus oficinas en el Vaticano. Su actitud amable y a la vez apasionada en torno al tema del Sínodo nos involucraron en una conversación que relató lo sucedido en torno a este importantísimo acontecimiento para la Iglesia católica y el mundo.

“La familia es una oportunidad, no un problema”, consideró el Cardenal. Sin embargo, hay contradicciones que debemos aprender a leer y comprender para poder abordarlas adecuadamente; porque, “cuando tú preguntas a los jóvenes qué realidad les da más seguridad, su respuesta es la familia, aunque a la vez los jóvenes se están casando cada vez menos”.

Por ello, tenemos que comprender, agregó, que “la familia no sólo es objeto de evangelización, sino que debe ser sujeto de evangelización. No sólo es objeto de pastoral familiar, sino sujeto de pastoral familiar”; e insistió en que son las familias quienes deben ayudar a los pastores a evangelizar y cuidar de otras familias, especialmente en la preparación para el matrimonio y la vida familiar.

“Para ejercer una profesión se estudian muchos años: licenciaturas, maestrías, doctorados... Pero esto no sucede en relación al matrimonio, llegan sin realmente saber a qué van”, comentó. “Los cursos de formación llegan muy tarde, por lo que en este Sínodo la Iglesia está hablando de preparación remota –desde la niñez–, próxima –durante el noviazgo– e inmediata – previa al matrimonio–”.

“Es esencial la solidez de una familia –continuó– porque si nuestros padres nos aman y se aman, yo comprendo mejor que Dios es amor”.

LOS DESAFÍOS DE LA IGLESIA

La Iglesia de hoy tiene varios desafíos en relación a la familia, según comentó el Cardenal Celli. “Estar cerca y acompañarlas con simpatía (padecer con). La Iglesia es madre y ama al hombre y la mujer de hoy; la Iglesia debe estar cerca, no etiquetar, sino comprender lo que los hombres tienen en su corazón, sus desafíos y sentimientos”.

En relación a la gran conclusión del Sínodo, el Cardenal comentó que el Papa anhela “que la gente sienta que la Iglesia está cerca, que quiere estar cerca de su situación. La vida es difícil, pero la Iglesia comprende y acoge”.

El Cardenal recordó con cariño la historia de una pareja que él casó cuando era párroco Tiempo después se divorciaron y el chico se alejó de él y de la Iglesia. Un día se atrevió a acercarse a él y le preguntó: “¿Todavía me quieres?” Él pensaba que por haberse divorciado, el Padre Celli ya lo había puesto a un lado, lo había tachado... “Esto no puede suceder –comentó el Cardenal–, la gente debe saber que cualquier persona puede entrar a la Iglesia, cualquiera que sea su estado de vida”.

EL RETO DE LAS FAMILIAS DE HOY

“Sin embargo el camino es duro”, dijo. “Puede pasar que, de pronto, la madre o el padre pierdan el rumbo, el para qué están haciendo lo que hacen, y entonces la mujer se queja: ‘me he cansado de ser la sierva en casa’, y traduce el ser una mamá en ser una sierva. Hay que recordar la nobleza y belleza de ser familia”.

El Cardenal recordó las palabras del Papa con motivo del aniversario del Sínodo, cuando subrayó que “el más grande debe ser el servidor de todos; y nos recordaba que el modelo es el del triángulo invertido, en el que el líder está para servir a toda la base que está por encima de él”.

También insistió en que las familias deben compartir sus experiencias de vida, cómo han superado sus dificultades, cómo han abordado las diferentes problemáticas que aquejan a las familias de hoy, pues, “recordando las palabras de Paulo VI, el mundo de hoy no busca maestros, busca testigos; y si busca a un maestro es porque es testigo. Por lo tanto, no sirve decir cosas bonitas, sino testimoniar cosas buenas”

Por último, dijo que, cuando él confiesa a un hombre casado, invariablemente le pregunta hace cuánto no le dice a su mujer que la quiere. Si la respuesta es indefinida, le deja como penitencia que lo haga, pues “se necesita esto, la mujer necesita escuchar a quien camina con ella que la quiere, y los hombres lo dan por hecho, cuando que la mujer quiere escucharlo y necesita saber que el esposo está agradecido y aprecia lo que ella es”.

Desde Roma, equipo yoinfluyo.com

@yoinfluyo

sinodo@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar