Últimas noticias:

Papa Francisco, el Sínodo y la sinodalidad

“El mundo en el que vivimos, y que estamos llamados a amar y servir también en sus contradicciones, exige de la Iglesia el potenciamiento de las sinergias en todos los ámbitos de su misión”. Con estas palabras el Papa Francisco conmemoraba los 50 años de la institución del Sínodo.



Francisco también señaló que la sinodalidad, que significa caminar juntos, “es algo pedido por el Señor” y que “es un concepto fácil de expresar con palabras, pero no es tan fácil ponerlo en práctica”.

La institución sinodal fue constituida por el Papa Paulo VI en el contexto del Concilio Vaticano II, abonando así el camino en el que la Iglesia busca acercarse más a las personas de nuestro tiempo en sentido pastoral. El camino sinodal sigue la lógica de una Iglesia de puertas abiertas, o como lo habría dicho San Juan XXIII al convocar al Concilio Vaticano II, “abrir ampliamente las ventanas de la Iglesia, con la finalidad de que podamos ver lo que pasa al exterior, y que el mundo pueda ver lo que pasa al interior de la Iglesia”.

El Papa Bergoglio, formado como sacerdote en una época posterior al Concilio, y por tanto plenamente posconciliar, interpreta muy bien este llamado, y siguiendo los pasos de sus predecesores, camina en el mismo sentido, de tal forma que lo que estamos viendo y viviendo no es sólo la visión de un Papa latinoamericano, sino que es un paso más, muy importante, en el proceso iniciado por la Iglesia, de abrirse al entendimiento del hombre de su tiempo.

Quizás es poco evidente que, independientemente de las conclusiones del Sínodo de la Familia, el proceso sinodal propuesto por Francisco es ya, por sí mismo, de una inmensa riqueza para la Iglesia. Algunos estarán preocupados por lo que se debate en los medios, que buscando el rating están a la caza de noticias que les den los mejores encabezados.

La Iglesia de Francisco sigue cambiando, pero no adecuándose a las ideologías, las cuales ha condenado consistentemente. Esas ideologías pretenden acabar con el hombre y su entorno natural. La Iglesia sigue este camino de constante cambio con la firmeza y la claridad del mensaje del Evangelio.

Como si hubiera estado planeado, el viernes, cerca del final del Sínodo, en el Evangelio del día, Cristo nos habla sobre los “signos de los tiempos”. El Papa Francisco en su homilía exhortó a estar abiertos a estos signos de los tiempos y acoger el llamado del Espíritu Santo, para lograr ser una iglesia que no sólo oye, sino que escucha; que no sólo entiende, sino que comprende.

Paralelo al método usado por Francisco para este Sínodo de la Familia, que como proceso humano puede ser siempre perfeccionable, ha transitado el que considero el verdadero efecto del Sínodo de la Familia. La realidad de la familia, su reflexión profunda y sobre todo sus necesidades concretas, se vuelven a poner en la agenda, no sólo de la jerarquía eclesiástica sino también de los laicos y, como consecuencia, de toda la sociedad.

No cabe la menor duda de que el anterior Sínodo de la Familia convocado por el Papa San Juan Pablo II delineó temas fundamentales de la familia, que expuso a través de su Exhortación “Familiaris Consortio” y que hoy son base y cimiento para la claridad de su vocación y misión. Sin embargo, el Sínodo de Francisco avanza en su método y profundidad llevando en primera instancia la reflexión a las comunidades diocesanas. Los mecanismos de consulta a través de cuestionarios y documentos para el análisis ya han significado un enorme avance en escuchar para entender y entender para comprender.

Derivado de este proceso, localmente en las diócesis ya se han visualizado importantes áreas de oportunidad para el trabajo con la familia. Por otra parte, estas reflexiones locales planteadas en la Asamblea Plenaria, a través del documento de trabajo llamado “Instrumentum laboris”, han sido reveladoras para los participantes en el Sínodo y les han ayudado enormemente en el planteamiento de acciones concretas respecto a la Pastoral para la Familia.

En yoinfluyo.com hemos publicado todas estas reflexiones y conclusiones expresadas por los Padres Sinodales y participantes del Sínodo. Es claro que hay desafíos importantes que se están traduciendo ya en acciones específicas. Estos son frutos evidentes que ya ha producido el Sínodo convocado por Francisco.

Esta forma de llevar a cabo la sinodalidad de manera concreta por el Papa, habla de una Iglesia que quiere caminar junta.

La familia y el mundo de hoy nos presentan grandes desafíos; y así como lo dice el Papa Francisco, “los cristianos debemos hacer lo que quiere Cristo, a saber: evaluar los tiempos y cambiar con ellos, permaneciendo firmes en la verdad del Evangelio. Lo que no se admite es el tranquilo conformismo que, de hecho, hace que permanezcamos inmóviles”.

 

 

@yoinfluyo

@fsargomedo

sinodo@yoinfluyo.com

 


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar