Últimas noticias:

La familia no es un modelo fuera de moda, es realidad fundamental

En las vísperas del cierre del Sínodo de la Familia en Roma, se reunió la comisión de redacción  incorporando 248 observaciones de la Congregación General. 



En la mañana se leyó el documento final y se hicieron algunas adiciones.

Es un trabajo muy complejo pues es un documento de 94 puntos que se votarán hoy por la tarde punto por punto. El Santo Padre conoció entonces todo el texto y los traductores estuvieron ayudando para la comprensión total del documento. 

El Cardenal Erdo dijo que todo el texto ha sido aprobado por unanimidad por la Comisión, lo cual es un trabajo en el que todos están de acuerdo sin ningún tipo de reserva.

Al finalizar la reunión se anunció la revisión de los cambios solicitados en lo que se refiere a la declaración de los obispos sobre oriente medio y conflictos de África y Ucrania. Ya es un documento de trabajo. 

Durante la primera conferencia de prensa del 24 de octubre, estuvieron presentes el Cardenal Raymundo Damasceno de Brasil, Christoph von Schönborn de Austria y el Hermano B. Herve Janson, se dijo lo siguiente:

CB: Raymundo Damasceno Assis- Cardenal y Arzobispo de Aparecida Brasil y Presidente de la Conferencia Episcopal de Brasil  

Este Sínodo ha tenido un largo proceso, comenzando en 2014 y estamos concluyendo con la segunda etapa. Transcurrió en un clima de fraternidad, siempre el Sínodo es expresión de la cordialidad de la Iglesia, una forma de colaboración de los obispos con el Papa en el gobierno de la Iglesia en cuestiones importantes. 

Lo mismo sucede en este Sínodo sobre la familia, su vocación y su misión en la Iglesia y la sociedad contemporánea. 

Lo que más me llamó la atención fue la metodología, la forma de trabajar, diferente a los Sínodos anteriores. Se dio importancia a los círculos menores, 13 según la lengua de cada uno. No tuvimos como en otros Sínodos las intervenciones sin interrupción sino que el trabajo con los grupos se hizo a la par y esto permitió una mejor intervención de los padres sinodales. 

La metodología trabajó cada parte del documento de trabajo: desafíos, vocación y misión de la familia. Esta fue una novedad muy grande, se dio mucho valor e importancia a los trabajos de grupo lo cual permite una participación más efectiva. Se trabajó por temas y fue muy importante.

Antes no se tenían las intervenciones ordenadas y en este sínodo si, de acuerdo con el documento de trabajo y siempre citando el número del documento sobre el cual se aportaba. 

En un grupo menor se podía hablar mejor, el clima fue de total libertad. El Papa Francisco pide siempre escuchar con humildad, dialogar y confrontar las experiencias y opiniones de cada uno de los padres sinodales y de los que participan (delegados fraternos, auditores, etc.) y después buscar a través del diálogo un consenso, el mayor posible para llegar a las conclusiones dentro de un espíritu de comunión que es el objetivo del sínodo. 

No es un parlamento, no es a ver quién gana, se trata de buscar lo que Dios quiere en relación a la familia en el mundo de hoy y escucharnos unos a otros abiertos al Espíritu Santo para llegar a conclusiones que sean los mejores para la familia del mundo de hoy y entregar al Santo Padre el documento que ya ha sido leído, será votado y entregado por la tarde. Esto concluye el proceso sinodal, que ha sido largo, por primera vez se tuvo un sínodo en dos momentos diferentes.

 

CV: Christoph Maria Michael Hugo Damian Peter Adalbert Graf von Schönborn, Conde de Schörborn-Wiesentheid, dominico de la orden de los predicadores, Cardenal de Viena.

Puedo continuar con lo que ha dicho el cardenal Damaceno. La nueva metodología es realmente un paso importante que se ha dado en este Sínodo. Nos sentimos bien al concluir el Sínodo y esto se debe a la metodología porque ha permitido que todos se expresen con tranquilidad y libremente. 

Este es un paso importante en los 50 años del Sínodo y el hecho de que el Santo Padre haya querido emprender este camino sinodal con dos etapas y quizás más por la consulta al pueblo de Dios y luego la reunión de los cardenales, y toda una biblioteca de libros que se han publicado en estos dos años sobre el tema del matrimonio y la familia.

¿Pero cuál es el mensaje de este Sínodo? El común denominador más bajo ha preguntado si se han llegado a compromisos para un resultado. 

El hecho de que la Iglesia Católica ha discutido por 2 años el tema del matrimonio y la familia abarcando aspectos positivos y negativos, esto ya es un hecho considerable e importante para el hecho actual, es el núcleo del mensaje, es un sí a la familia y el éxito de este Sínodo es un sí a la familia.

La familia no es un modelo fuera de moda, no es un modelo del pasado y es la realidad más fundamental de la sociedad humana. 

No hay red más segura en tiempos difíciles que la familia, aun la familia recompuesta, ampliada y esto lo puedo decir con mi propia experiencia, la familia es la red más segura, la que permite con más seguridad la supervivencia de una sociedad de hoy y lo vemos con los miles y miles de refugiados que intentan mantener sus lazos familiares. 

Otro punto en que quiero hacer hincapié, es que el sínodo ha confirmado  lo que el papa ha dicho desde el sábado pasado de la sinodalidad, esta conferencia ha sido un paso importante en este sentido, hemos experimentado y esto se refleja en el documento de consenso, esto lo digo abiertamente. 

En el documento no van a encontrar mucho sobre la homosexualidad y va a decepcionar a algunos. Hemos dicho que si se ha tocado el tema bajo el aspecto de la familia en la que hacemos la experiencia de una persona querida de la familia, de un pariente que es homosexual y cómo encarar esta situación como cristiano, esto se ha mantenido en tema de la homosexualidad.

Muchos han dicho que el tema es demasiado delicado y el hecho de que no se haya ahondado no quiere decir que en Europa o estados unidos no sea un tema interesante y y para la Iglesia, pero en el tema de la sinodalidad universal hay que respetar las problemáticas de otras partes de la Iglesia. 

En el tema de divorciados vueltos a casar, se habla con mucha atención pero la palabra clave es discernimiento y les invito a ustedes a pensar en ello. No es blanco o negro, sí o no, no es así, es necesario el discernimiento y esto lo dijo San Juan Pablo II en la “Familiaris consortio“ es obligación por amor de la verdad, deben aplicar el discernimiento” porque las situaciones son distintas y la importancia de este discernimiento, el papa jesuita, lo aprendió desde joven, la importancia del discernimiento para intentar entender cuál es la situación. En su conjunto el mensaje del Sínodo es la familia y el SI a la familia.

 

P: B. Herve Janson, P.F.J., Prior General de los Pequeños Hermanos de Jesús. (Única persona que no es obispo miembro del Sínodo con capacidad de voto).

Temía entrar en este Sínodo, en este grupo, éramos 10 elegidos por los superiores generales y el Papa Francisco previo la posibilidad de 10 delegados, yo soy el único hermano y los demás sacerdotes. Me dijeron que me eligieron porque nuestra vocación es vivir en las periferias, con la gente más humildes, los más necesitados y ayudamos a las familias y esto era interesante para poder ser el portavoz del sufrimiento de las familias en este Sínodo. Yo creí que sería auditor pero el Papa me dio el privilegio de ser un participante de pleno derecho lo cual es muy particular.

Esto fue una experiencia muy enriquecedora, es un verdadero camino que hemos recorrido juntos a nivel de congregaciones, círculos menores, no siempre fue fácil pero hubo realmente un diálogo muy libre y fue sumamente interesante. 

Lo que me emocionó desde el principio es que se dijo: no se excluye a nadie, o sea que la Iglesia acoge a todos, esto es una gran noticia y la segunda buena noticia es que la familia son sujetos de la pastoral, no solo objetos, sino sujetos, se le debe de dar a las familias de irradiar el amor de Dios donde están viviendo.

Hay otro aspecto que me resulto muy interesante, fue ver que muchos padres sinodales, tenían en lo más profundo de ellos mismos el deseo de encarar estas situaciones con la mirada de Cristo, se ha hecho hincapié en la familia, cualquiera que sea el tipo de familia o modo en que viven, estas familias son un bien para la Iglesia y aunque no sean plenamente de acuerdo con las reglas de la Iglesia todas tienen algo y son un bien que la Iglesia debe acoger con simpatía. 

Eso es importante decirlo, esta misericordia de la Iglesia ha sido repetida varias veces en el documento final y lo digo porque es realmente un punto muy importante. Y retomando al Cardenal de lvierna en lo que se refiere a la sinodalidad y como lo dijo el Santo Padre en los 50 años del Sínodo, ha hecho hincapié en que Sínodo e Iglesia son sinónimos, caminar juntos los obispos y el pueblo de Dios.

Están al servicio del pueblo de Dios y el Papa está al servicio o sea que esta abajo de la pirámide en una pirámide invertida y aquí estamos para escuchar, siempre se puede decir “me hubiera gustado ir más lejos” pero hay que tomar en cuenta las realidades de todos los continentes. 

En mi grupo había 8 representantes de África y fue muy interesante compartir con ellos las experiencias y alli la diversidad y universalidad en equilibrio es difícil. El texto que se va a votar en la tarde mantiene las puertas abiertas y se habla de la responsabilidad de los obispos y del discernimiento. Es un buen documento que en manos del santo padre va a dar fruto algo que hacer muy alentador para todos nosotros.

 

Pregunta: 

En lo que se refiere a decisiones importantes que van a influir en la vida diaria de los católicos, personas y familias, algunos han hablado de la descentralización con mayor autonomía y competencia a las Conferencias episcopales, obispos etc. Un catolicismo dividido que podría perder poder. Mi pregunta es ¿No temen que este catolicismo pueda convertirse en algo sin importancia como ha sucedido con otras confesiones protestantes?

CV: Brevemente para mí sería desastroso una Iglesia nacional de Austria, es fundamental vivir en una Iglesia universal católica en su acepción más amplia. Es un tema que se ha discutido hace mucho tiempo por eso es importante el equilibrio entre centralización y descentralización.

Los obispos de América Latina tienen mucho que decir al respecto. De ninguna forma significa nacionalizar la Iglesia católica.

CB: Se mantiene la comunión con el Papa, pero con el principio de subsidiariedad, las conferencias deben tener competencias propias, hasta el momento no se ha establecido un estatuto, pero las conferencias que trabajan en América Latina, las conferencias episcopales en cada país y tenemos el Consejo Episcopal Latinoamericano, que no tiene poder de interferir en las conferencias pero promueve la comunión entre las conferencias y presta un servicio en el ámbito continental, extrapola las competencias de cada una de las conferencias. 

Las conferencias episcopales dependen del Papa y de dar el tema por sugerencia del CELAM hasta el momento hay prestado un gran servicio a la pastoral de conjunto, orgánica, respetando las realidades de cada conferencia.

En Brasil no hacemos un plan de pastoral para todo el país, porque cada región es diferente pero proponemos y aprobamos directrices para que las diócesis y las parroquias puedan hacer su plan de pastoral y siempre hay algo en común que nos une a nivel nacional y continental. Se creó una comunión muy fuerte en la región de América Latina y con el Papa y la Santa Sede.

Respetar la realidad de cada país y continente con el principio de subsidiaridad.

CV: Si hay una definición de la familia, está integrado por un hombre y una mujer y su vida juntos con apertura a la vida y fiel. Y el Papa Francisco dijo cuándo dos personas se casan, la familia abarca también a dos suegras, entonces cuando dos se casan en realidad  involucran a otras 2 familias, pero la definición de familia es muy claro: hombre y mujer los creó y sean fecundos y multiplíquense. Es el primer mandamiento de Dios al hombre y esto no excluye la recomposición de familia, pero el núcleo es siempre ese y la apertura a la vida y no hay otra definición de familia. 

CV: La doctrina de la Iglesia está clara en el catecismo muy claramente, toda persona merece respeto y está bien expuesta en el catecismo y no cabe repetirla.

 

Pregunta:

¿El documento final toca explícitamente el acceso a los sacramentos por parte de los divorciados vueltos a casar?

CV: El documento así como ha sido presentado hoy por la mañana no toca el tema de forma directa, sino que lo toca oblicuamente, establece los criterios fundamentales para el discernimiento de las situaciones y creo que este es el punto más importante porque la espera de una respuesta de si o no, no es posible, es una falsa respuesta, porque las situaciones son tan distintas y como lo dijo el cardenal Coutier con el Padre Spadaro que fue teólogo de San Juan Pablo II, la palabra divorciado vuelto a casar, es un concepto unívoco y no es correcto porque las situaciones son muy distintas y hay que acercarnos a cada una para acompañar las situaciones según las necesidades particulares. 

El documento final da criterios, no solo para el acceso a los sacramentos sino para el acompañamiento del situaciones que el catecismo llama situaciones irregulares.

Pregunta:

¿Desde el punto de vista teológico y canónico, como fue electo como padre sinodal, no tiene la misma posición para una mujer?

P: Debo decir que en el mes de mayo cuando me entere que podría ser miembro de pleno derecho, me puso en situación difícil porque antes era entre laicos y religiosos pero ahora entre hombre y mujer, las mujeres son 3, son auditoras y no tienen derecho de voto y realmente me pregunte si debía aceptar o no.

Además en nuestra constitución (somos hermanos) y uno de los artículos dice que los hermanos no somos ni guía ni pastor, sino que vivimos para ser hermanos, no tiene nada que ver con este Sínodo. 

Su pregunta si me la hice y es una pregunta que le hice al cardenal Avis cuando lo vi en mayo y sacerdotes y hermanos somos religiosos y hermanos consagrados al Señor, participar en el Sínodo de los obispos, y votar como obispos, quizás era demasiado sobre todo porque las hermanas no tienen ese derecho. 

Entonces en noviembre, nos haremos la pregunta de si hay que renunciar a este derecho de voto o no.

CB: La misericordia baña todo el documento final para integrar a las personas en la comunidad eclesial, en la Iglesia sea cual sea su situación y una atención muy especial por las familias en situaciones difíciles: migraciones, situación de pobreza extrema, violencia familiar, niños de la calle, personas divorciadas en segunda unión etc.  

La Iglesia siempre quiere estar cerca de estas familias, atenta, acoger a estas familias en la comunidad, por ello hay que discernir cada situación muy propia y concreta. Una vez que las parejas son integradas en la Iglesia participando en los ámbitos de la comunidad (litúrgico, pastoral, administrativo, etc.) podremos acompañar más a esas parejas hasta llegar a una comunión plena con la Iglesia.

 

Pregunta:

Miles de parejas jóvenes no se quieren casar y tampoco quieren tener hijos, ¿Cuál será el mensaje de aliento y esperanza para estas miles de parejas que no quieren tener el sacramento del matrimonio?

CV: Aquí el discernimiento es importante, ¿porque tienen miedo de casarse?, El documento le presta mucha atención a las dificultades que tienen que encarar los jóvenes hoy, como la precariedad del trabajo, las situaciones precarias y esto les ocurre a ustedes también, periodistas que no son asalariados, y que tienen que mantenerse, es muy difícil poder construir un hogar. 

Creo que el Sínodo que ha sido inspirado por el Papa Francisco, ha querido adoptar una mirada de compasión y comprensión para con estas personas y no juzgarlas y decir “no se han casado…” 

Hay que entender el ¿por qué?, si hay problemas económicos. Quizás tenga que ver con los impuestos, la Iglesia no puede acusar y correr, la postura, la mirada de la Iglesia debe prestar atención a estas situaciones y el Papa con su experiencia latinoamericana nos ha ayudado muchísimo a través de la catequesis que es una maravilla, y esto a partir de noviembre pasado, (son un verdadero tesoro para nosotros), a convertir a la Iglesia en Madre.

P: La Iglesia acompaña a los convivientes, en nuestro círculo preguntaron: ¿Cuál es la cosa linda de convivir? El hecho de que se quieren y el amor es una señal de Dios sobre todo si llevan mucho tiempo, la Iglesia es un conjunto de personas que caminan juntas hacia Dios y esto es evidente en el documento final hay que aprender a acompañarse unos a otros.

 

Pregunta:

La familia es también un concepto político, a nivel del Sínodo ¿Se han previsto opciones pastorales para los hombres y mujeres políticos?, ¿Cuando se habla de guerras, es resultado de divisiones políticas? ¿Se prevé un servicio en este sentido?

CV: En el documento hay un punto muy claro sobre el deber de la política de favorecer a la familia en todos sus aspectos. Hay palabras muy claras que se refieren a los países emergentes y se rechaza que las instituciones internacionales le impongan a los estados políticas vinculando la concesión de créditos o fondos a la adopción de determinados tipos de políticas.

CB: El documento propone asociación de familias, la familia sola no tiene fuerza pero con asociaciones familiares puede promover y defender sus derechos y políticas públicas a favor de la institución de la familia. 

La familia no puede quedarse cerrada sobre si misma sino que participe de la vida y la sociedad. Para eso hay que crear asociaciones familiares y acudir en su ciudad, provincia etc

 

DATOS RELEVANTES PARA LA MISA DE CLAUSURA DEL SÍNODO

Celebrante – Santo Padre

Los concelebrantes en el altar serán:

-Cardenal Wilfrid Fox Napier

-Cardenal Peter Erdó

-Cardenal André Vingt-Trois

-Cardenal Raymundo Damasceno Assis

-Cardenal Luis Antonio Tagle

-Cardenal Lorenzo Baldisseri

-Monseñor Bruno Forte

 

Concelebrantes 314: 

71 cardenales, 

7 patriarcas, 

76 Arzobispos, 

102 obispos 

58 sacerdotes.

 

La primera lectura será leída en italiano por Giovanni Giacobbe

La segunda lectura en español por Gertrudis Clara Rubio de Galindo

Las peticiones universales estarán en chino, francés, polaco, inglés e hindú

El coro será de la Capilla Sixtina y el “Mater Ecclesiae”

 

@yoinfluyo

sinodo@yoinfluyo.com

 


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar