Últimas noticias:

Joven coreana pide real acompañamiento de Iglesia a matrimonios

 Testimonio de Brenda Kim Nayoug – Pastoral de la Juventud; Corea



Me gustaría hablar acerca del acompañamiento de la Iglesia a los matrimonios.

Hay diversos enfoques de los Pastores en la Iglesia en relación al acompañamiento de los matrimonios, pero no son necesariamente suficientes.

En Corea hay algunos programas para aquellos que están a punto de casarse, como Cana, que es un encuentro de fin de semana; y también el Programa de Elección. Sobre todo, la participación en el programa de Cana es un requisito previo para el Sacramento del Matrimonio.

Los novios deben reunirse con sus Pastores y presentar su declaración para poder casarse. Sin embargo, el programa se ocupa de tantas cosas, que es difícil entender verdaderamente su contenido. Hay temas esenciales como la belleza y los desafíos del matrimonio durante la sesión intensiva, pero se pierde en medio de tanta información.

Para mí, aunque fui al curso, en ningún momento capté que la Iglesia me acompañaba en el inicio del matrimonio; más bien, parecía una especie de curso-requisito para cumplir con un trámite.

Muchos jóvenes y parejas en los primeros años de matrimonio necesitan ser acogidos, alentados y cuidados por la sociedad y la iglesia. La sociedad no se preocupa realmente por los matrimonios, pero la iglesia, incluyendo a toda la comunidad cristiana, debería mostrarles maneras específicas para ser una familia sana, mostrando los valores cristianos, involucrándose sanamente, alentando la transmisión de la fe para con los hijos.

Me gustaría concluir con esta idea utilizada comúnmente en Corea del Sur, que se refiriere a una generación que ofrece tres cosas: el noviazgo, el matrimonio y la maternidad. Muchas de las jóvenes generaciones han renunciado a esas tres cosas a causa de las presiones sociales y problemas económicos.

Hay muchos jóvenes que están sufriendo debido a un elevado nivel de desempleo, que lamentablemente pospone la posibilidad de acceder al matrimonio, y se olvida que el matrimonio es una vocación dada por Dios.

Queridos Padres Sinodales:

El matrimonio es un largo viaje en la vida. Hay muchas posibilidades de perderse o resultar herido en el camino; por lo tanto, la Iglesia debe abrir y verdaderamente acompañar a los matrimonios en las diversas etapas de nuestra vida de casados, para ayudarnos a no renunciar a nosotros mismos y seguir encontrando la belleza de la familia cristiana.

@yoinfluyo

sinodo@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar