Últimas noticias:

Testimonio en el Sínodo: Maltrato emocional rompe matrimonios

Testimonio de Isabel Botía de Díaz y Humberto Díaz Victoria - Colombia

Fortalecer la conciencia misionera universal.


Sínodo de la Familia


Haber comprendido, desde los primeros años de matrimonio hace 35 años, lo que significa ser discípulo misionero de Jesús, y el compromiso de anunciar el Evangelio del amor dentro de nuestra familia, en nuestro ambiente y más allá de nuestras propias fronteras, fue un verdadero motor para entender la importancia de nuestro papel como familia en la sociedad y en la Iglesia.

Este compromiso, asumido con la gracia del Espíritu Santo, nos permitió como familia misionera transmitir a nuestros hijos la conciencia de servicio, que ha sido clave en la formación de sus propias familias.

Como esposos, hoy estamos dedicados de tiempo completo a la formación de agentes de pastoral familiar que acompañan procesos de crecimiento y reconciliación familiar.

Esta experiencia indica que las familias necesitan con urgencia implementar procesos de acompañamiento y formación sistemática en el área bíblica, doctrinal y pastoral, que permitan a cada miembro de la familia por separado y también en conjunto, un crecimiento en el compromiso de ser protagonistas en procesos de evangelización fundamentada en una conciencia misionera universal, como lo pide el mandato misionero en Mt 28, 19-20.

Generar espacios específicos donde las mismas familias, en comunión con su sacerdote, respondan por la creación de escuelas de formación, implementen actividades que estrechen vínculos entre ellas, creen asociaciones, organicen itinerarios misioneros en la parroquia y en otros ambientes, será una respuesta muy eficaz para asumir nuestra propia misión evangelizadora.

Por otro lado, hemos observado que requiere una urgente acción pastoral el gran número de matrimonios que están en crisis. En una encuesta que realizamos para identificar las causas de las malas relaciones en el matrimonio, las separaciones y divorcios, resultó que, entre otras varias circunstancias, la mayor incidencia la tiene el maltrato emocional. Hemos detectado esta misma causa en las situaciones de conflicto en parejas que acuden en busca de ayuda.

Consideramos fundamental que desde la preparación remota y próxima al matrimonio se generen acciones pastorales que ofrezcan herramientas a los futuros esposos para que revisen su historia personal, sanen heridas, perdonen, se reconcilien consigo mismo y con las personas que les han ocasionado maltrato físico, emocional, psicológico y otros hechos que pudieron afectar el carácter y la autoestima.

Es muy importante que se promuevan espacios para que conozcan modelos de familias bien constituidas, que enriquezcan el referente que tengan al momento de formar su propio hogar.

Atender lo relacionado a la salud emocional es de vital importancia, tanto para la preparación al matrimonio, como para las diferentes etapas de la vida familiar.

Esta atención igualmente aplica para quienes se están preparando y ejerciendo el sacerdocio y la vida consagrada.

@yoinfluyo

sinodo@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar