Últimas noticias:

Buenos matrimonios tendrán un impacto en la sociedad

Con un claro mensaje de que el Sínodo de la Familia se lleva a cabo en un clima de sinodalidad y con absoluta fidelidad a las enseñanzas de la Iglesia, en la conferencia de prensa de este martes 20 de octubre se destacó la importancia de la preparación para el Matrimonio, ya que es preferible prevenir que curar.


Sínodo de la Familia


En la rueda de prensa participaron el Cardenal Lluís Martínez Sistach, Arzobispo de Barcelona, España; el Cardenal Alberto Suárez Inda, Arzobispo de Morelia, México; y el Cardenal Wilfried Napier, Arzobispo de Durban, Sudáfrica.

“La gente se casa para ser feliz, para crear una comunidad de vida y amor y tener hijos, (por lo que) hay que procurar que esta familia tenga vida, sea feliz y se realice”, explicó el Cardenal Martínez Sistach, quien de esta manera sustentó la necesidad de profundizar en la preparación de los novios hacia el Matrimonio.

El Cardenal Suárez Inda coincidió en que es fundamental la educación como preparación remota para el Matrimonio, la capacidad para formarse como personas responsables que ejercen la libertad en el amor, así como formar personas capaces de acompañar y comprender.

Añadió que el Sínodo “abre la visión al mundo entero la realidad de la familia en los 5 continentes”, que “nos permiten asomarnos a la realidad, tocar la realidad en su situación dolorosa muchas veces, pero también en las familias que son un ejemplo”.

Y es en esa realidad donde el Cardenal Napier señala que “hay casos tristes de matrimonios que acaban en divorcio”; pero, por otro lado, subrayó de manera contundente: “Queremos afirmar que los millones de buenos matrimonios que existen en el ámbito de la Iglesia pueden ayudarnos a comprender cuál es nuestra dirección”. Y en esta línea de pensamiento, planteó la posibilidad de que los matrimonios afortunados pudieran “adoptar” a otras parejas que se encuentran en dificultades, para acompañarlas y servirles de ejemplo.

Por su parte, el Cardenal Lluís Martínez Sistach, convencido de la necesidad de preparar mejor a los novios para el Matrimonio, y como experto en Derecho Canónico, explicó que la cuestión de la nulidad matrimonial “arregla un problema de conciencia, sobre todo en quien ha iniciado una nueva vida”, pero en sí, “la nulidad matrimonial es un fracaso con consecuencias negativas para los esposos e hijos”.

Por último, el Cardenal Alberto Suárez Inda, Arzobispo de Morelia, puso de manifiesto cuál es el espíritu del Sínodo de la familia, al señalar que “El Papa nos reconoce como jueces en las propias Diócesis, pero como jueces misericordiosos, sin despegarnos de la verdad del Evangelio, pero con discernimiento para ayudar a la gente a vivir la fidelidad en el matrimonio, la transmisión de la fe a los hijos y sortear las dificultades que a veces hacen que las familias se sientan injustamente marginadas de la vida de la Iglesia”.

Y con este espíritu, el Cardenal Wilfried Napier concluye que las expectativas es que el Sínodo de la Familia “va a dar un gran ímpetu a las iglesias locales para que puedan emprender caminos hacia buenos matrimonios por una buena preparación, buena enseñanza y cómo celebrar el Sacramento del Matrimonio, que tendrá un gran impacto en la sociedad”.

Si los Cardenales en el cónclave subrayaron la urgencia de una reforma en la Iglesia, “ésta es una forma de reformar y reforzar los fundamentos mismos de la Iglesia, una Iglesia que tendrá un gran impacto sobre la sociedad”, finalizó.

@yoinfluyo

sinodo@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar