Últimas noticias:

Padres Sinodales también son parte de una familia

El Obispo de Tehuacán, Puebla, Monseñor Rodrigo Aguilar Martínez, quien participa en los trabajos del Sínodo de la Familia, mencionó que no es que los Padres Sinodales estén pensando en las familias, ellos, sino que considera que también cada uno de los Obispos es miembro de una familia de origen, que cada uno es un hijo y un hermano, lo que permite sentirse más parte de la familia cristiana.


Entrevista; Obispo de Tehuacán


En entrevista para Rome Reports, comentó que los miembros del Sínodo presentarán un documento al Santo Padre y él decidirá lo que se hace con dicho documento. Algunas de las cuestiones tratadas durante la Asamblea, es la cuestión referente a que los padres son los primeros responsables de la educación de sus hijos, pero que en algunos países ese deber es suplantado por la escuela o el Estado, menospreciando o inhibiendo que los padres eduquen a sus hijos.

Algunos de los problemas que el Obispo Aguilar observa directamente, es la falta de formación y conocimiento de los padres para llevar adelante la educación de los hijos, pero que la Iglesia, en especial la parroquia, está ahí para ayudar y armonizar la responsabilidad de los padres, ayudarles a cumplir su responsabilidad, por lo que es necesario tener laicos mejor formados, contar con escuelas para padres y que los grupos adecuados acompañen a los padres de familia.

Lo anterior se relaciona con otro de los temas fuertes que se han tratado en el Sínodo: la necesidad de “profundizar el acompañamiento en la preparación del matrimonio”, que se inspire en la iniciación cristiana y que conecte con aquellas que menciona la Familiaris Consortio, la preparación remota, próxima y mediata al matrimonio. Esta preparación es importante también en los primeros años de matrimonio, ya que es cuando el amor “se aterriza”, ayudar a los nuevos esposos para que no sea un amor fluctuante, sino que sea un amor oblativo.

Subrayó que los futuros cónyuges se preocupan mucho por la fiesta, en tanto que es importante la debida atención a la celebración litúrgica, por lo que hay que armonizar la dimensión litúrgica con la festiva.

Ante el mensaje del Obispo de Roma sobre el 50 aniversario de la Clausura del Concilio Vaticano II, Mons. Rodrigo Aguilar, rescata que todos debemos transitar en este espíritu sinodal, que nos decidamos a caminar juntos, así como el espíritu de servicio a los demás.

@yoinfluyo

jlopez@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar