Últimas noticias:

2ª etapa del Sínodo: Un poco de misión y un mucho de profundidad

Finalizó la segunda etapa del Sínodo de la Familia, en la que se abordó esencialmente, de acuerdo con la Instrumentum Laboris, la vocación de la familia.


Sínodo de la Familia


Como conclusiones de esta segunda etapa, hubo varias alusiones a aspectos propios de redacción, estructura, lenguaje (que sea simple y claro) y sobre qué incluir en el documento final del Sínodo.

En casi todos los Círculos, se destacó que hace falta tener una Teología de la Familia, así como definir en el mismo documento qué es el Matrimonio, además de, con base en lo anterior, generar una pedagogía para la familia.

Se sugirió también incluir en el texto final una referencia más explícita a citas, tanto del Antiguo y del Nuevo Testamento, como del Magisterio posconciliar sobre la familia.

Se insistió constantemente en tener una pastoral prematrimonial sólida y adecuada a los tiempos actuales, tomando en cuenta la naturaleza e inquietudes de los jóvenes, destacando la indisolubilidad del matrimonio como esperanza, alegría y reto, no como una carga.

Se pidió promover la Oración en Familia a través de diversas propuestas que habrá que puntualizar más adelante.

La Misericordia en el Sínodo

Respecto al tema de la Misericordia hacia las realidades complicadas de la familia, resalta una de las conclusiones del Círculo Hibericus A, moderado por el Cardenal Rodríguez Maradiaga, que señala que: “La Misericordia de Dios no se puede condicionar, siempre lleva la delantera. Santo Tomás dice al respecto que, en Dios, la Misericordia es la máxima virtud y el perdón es la más alta manifestación del poder divino. El perdón que Jesús nos ganó en la Cruz no tuvo ninguna condición”.

Por su parte, en el Círculo Anglicus D, encabezado por el Cardenal Collins, se enfatizó que “los sacerdotes no están capacitados para ser consejeros matrimoniales. Si se presentan como tales, corren el riesgo de tener problemas legales en sus iglesias locales. Los sacerdotes deben alejarse de la consejería matrimonial y dedicarse a la orientación espiritual en sus parroquias”.

… ¿Y los jóvenes?

Es de resaltar la común inquietud de todos los participantes del Sínodo sobre la cada vez menor cantidad de jóvenes que están tomando la decisión de casarse, en cualquier parte del mundo. Al respecto, la posición del Círculo Hibericus A resume la posición de los Padres Sinodales: “Cuando se habla de los jóvenes y el matrimonio, se hace desde la perspectiva del miedo, lo cual no es suficiente; es una cuestión antropológica: viven al día, no encaja con su manera de pensar el ‘para siempre’, no se lo plantean, es otro modo de ver la vida. Quizá podríamos hablar de informalidad: un papel no hace el matrimonio y quizá lo hemos rodeado de tantas formalidades que no caben en la mente de los jóvenes, que, muchas veces, identifican formalidad con hipocresía”.

La visión del CELAM en el Sínodo de la familia

En la rueda de prensa diaria encabezada por el Padre Lombardi, el Cardenal Rubén Salazar Gómez, nuevo Presidente del CELAM, destacó que “[están] tratando de ver cómo toda esa problemática que apareció en el Sínodo pasado, pueda ser iluminada a la luz de la Sagrada Escritura y de la Tradición de la Iglesia, y al mismo tiempo responda a todos los cuestionamientos, a todos los anhelos, a todas las perspectivas que hoy en el mundo se levantan acerca de la familia”. Señaló que “[están] haciendo un esfuerzo muy grande para escuchar la voz de las personas, especialmente de aquellas que sufren situaciones difíciles y que, por lo tanto, merecen una especial atención”.

Dentro de las pláticas en el Sínodo, ha habido Obispos que han resaltado que las temáticas y problemáticas se están abordando desde una visión muy occidental, cuando hay realidades como las de África y Asia que son diferentes. Sin embargo, el Cardenal Salazar comentó que éste no es el caso de América Latina, ya que, aunque hay una cierta influencia de otras culturas, es la europea la principal influencia por lo que “vivimos las mismas situaciones de Occidente”.

Ante la duda de cómo podrán ser entendidas las conclusiones del Sínodo en las diversas culturas con realidades tan diferentes, el Cardenal Salazar resaltó que “la Iglesia es universal, pero está constituida por gentes de diversas culturas, por lo que el documento tendrá un lenguaje universal”. Insistió en que “en cada una de las partes se tendrá que hacer un esfuerzo muy grande para presentarlo adecuadamente a las necesidades locales”.

Uno de los cuestionamientos que más se ha hecho la prensa, es cómo pueden, tantos Padres Sinodales, de tantas culturas y tantas realidades diferentes, ponerse de acuerdo, a lo que el Presidente del CELAM respondió que “para entender la naturaleza del Sínodo, hay que entender que no se trata de contraponer teorías o ideologías (ideologizar el Evangelio), se trata de contemplar el rostro de Cristo nuestro Señor, que es el rostro de la Misericordia del Padre y, por lo tanto, tratar de descubrir toda la riqueza que tiene esa manifestación de la Misericordia de Dios”; y resaltó que “lo que nos une y hace posible que personas de tantas partes diferentes puedan sesionar juntos y estar de acuerdo y tener un solo corazón y alma, es la presencia del Señor resucitado. El cristianismo no es una ideología, es el encuentro con una persona”.

@yoinfluyo

@fsargomedo

sínodo@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar