Últimas noticias:

Homosexualidad: caridad y misericordia en el Sínodo de la Familia

“Quisiera recordar que el Sínodo no es un congreso, un parlatorio; no es un parlamento o un senado, donde nos ponemos de acuerdo. El Sínodo, en cambio, es una expresión eclesial, es decir, la Iglesia que camina unida para leer la realidad con los ojos de la fe y con el corazón de Dios; es la Iglesia que se interroga sobre la fidelidad al depósito de la fe, que para ella no representa un museo para mirar y ni siquiera sólo para salvaguardar, sino que es una fuente viva de la cual la Iglesia se sacia para saciar e iluminar el depósito de la vida”.


Sinodo de la Familia


Estas son las palabras con las que el Papa Francisco dio inicio a los trabajos del Sínodo de la Familia, que, como en la anterior ocasión, no ha estado ajeno a polémicas y temas controversiales.

Previo al Sínodo, el sacerdote Krzyszof Charamsa anunció su homosexualidad a medios de comunicación. Cabe señalar que este teólogo trabajaba en la Congregación para la Doctrina de la Fe desde la época de San Juan Pablo II, hasta hace unos meses que abandonó su trabajo, para luego salir a la luz con este mensaje que sin duda intenta poner en la discusión mediática uno de los temas que tratará el Sínodo de la Familia.

De la misma forma, se organizaron dos eventos con distintas connotaciones abordando la misma temática. Uno de ellos presidido por dos Cardenales: Robert Sarah y George Pell, llamado “Viviendo la verdad en el Amor”, con un enfoque en el cual se aborda la homosexualidad como una realidad que implica caridad y encuentro. El otro evento tuvo pocos asistentes y se llamó “Caminos de amor”, en el que participaron algunos personajes como Mary McAleese (ex presidente de la República de Irlanda) y el obispo mexicano de Saltillo, Raúl Vera.

Como el mismo Papa Francisco lo dice: el Sínodo está abierto a la discusión clara y con parresía. Sin embargo, también señala en la apertura del Sínodo que no se trata de un parlamento en el que haya posiciones más populares que otras y tampoco implicará que las decisiones se tomen como en un parlamento a través de mayorías. Es la acción del Espíritu Santo que se manifiesta en las mentes y los corazones de quienes se expresan y que el Papa Francisco escuchará con toda atención, derivando de ellas un mensaje y acciones concretas para la Iglesia.

El tema homosexual es una realidad que implicará una mayor compresión, atención, acercamiento y encuentro por parte de los católicos, al igual que aquellas familias que están lastimadas y heridas por diversas circunstancias.

Un reto verdaderamente importante y complicado será ver cómo resolver las necesidades reales de millones de familias que se encuentran en dificultades diversas y que requieren de un mayor apoyo por parte de los mismos fieles laicos y de la propia Iglesia; familias que no pueden atender a sus hijos por la situación económica; aquellas que se encuentran divididas por el hambre y los conflictos; y finalmente, las que han vivido rupturas.

Uno de los centros y consecuencias de las decisiones deberá impactar directamente en niños y jóvenes, que son los realmente necesitados, y por ello hay que enfocar hacia ellos los esfuerzos, ya que representan el futuro de la humanidad.

Los católicos debemos tener claro que hay que estar abiertos a las sorpresas de Dios y al mensaje Evangélico que se aplica en todo momento, que es nuevo siempre. A la luz del mensaje de misericordia del Papa Francisco habrá que recordar nuestra posición como católicos y haciendo referencia al pasaje de la mujer adúltera, es claro que no somos nosotros a quienes nos toca juzgar, es a Cristo, a Él y sólo a Él. A nosotros nos toca acoger, comprender y animar, porque de la misma forma y sabiendo que somos imperfectos, necesitamos de esa acogida y ese ánimo.

No cabe la menor duda de que el mensaje de la misión y la vocación, que forman parte del nombre de este Sínodo, estarán orientados a exhortar a la Iglesia, a los fieles y al mundo, a que cambiemos nuestra actitud, a que, como Cristo mismo lo hizo, vayamos con los leprosos y los enfermos, sin miedo a contagiarnos.

@yoinfluyo

@fsargomedo

sinodo@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar