Últimas noticias:

El Sínodo que hará historia

Conforme estaba anunciado, dio formalmente inicio el Sínodo Ordinario de la Familia, segunda parte de la reflexión sinodal que tendrá como objetivo tener una visión pastoral renovada capaz de responder a los retos que enfrenta la familia de hoy. De esta forma, inicia un proceso que deberá traducirse en hechos concretos que pondrán énfasis en revalorar y rescatar a la comunidad más importante, donde el ser humano aprende a vivir y convivir con los demás, construyendo con ello un mundo mejor.


Sínodo de la Familia


El nombre que determinó el Papa para este Sínodo es “la vocación y la misión de la familia en el mundo contemporáneo”. Previo al formal inicio, Francisco citó el pasado 3 de octubre a todos los católicos del mundo a una jornada especial de oración, presidida por él en la Plaza de San Pedro. Pidió rezar “para que el Sínodo [que se abrió el domingo 4 de octubre] sepa reorientar la experiencia conyugal y familiar hacia una imagen plena del hombre”, además de “reconocer, valorizar y proponer todo lo bello, bueno y santo que hay en ella” [Vigilia del Sínodo; 3 Oct. 2015].

El domingo 4 de octubre fue inaugurado formalmente el Sínodo de la Familia con una misa oficiada por el Papa. La liturgia de la palabra, sin ser especial ni haberse escogido para esta fecha, pareció mandada hacer para el momento. Al respecto, Francisco señaló que “las lecturas bíblicas… parecen elegidas a propósito para el acontecimiento de gracia que la Iglesia está viviendo”.

Tres aspectos resaltó el Papa Bergoglio en su homilía: soledad, amor entre hombre y mujer, y la familia. Haciendo un recorrido desde el Génesis, nos hizo ver que el hombre fue creado para estar acompañado, que el matrimonio es parte de la naturaleza humana y que esa realidad necesita amor para sostenerse en el tiempo, Cristo mismo “restituye todo al origen, al origen de la Creación, para enseñarnos que Dios bendice el amor humano, es Él el que une los corazones de dos personas que se aman y los une en la unidad y en la indisolubilidad”; y finalmente, como consecuencia de ese vivir acompañados en el amor, se hace realidad “su misión en la fidelidad a su Maestro como voz que grita en el desierto, para defender el amor fiel y animar a las numerosas familias que viven su matrimonio como un espacio en el cual se manifiestan el amor divino; para defender la sacralidad de la vida, de toda vida; para defender la unidad y la indisolubilidad del vínculo conyugal como signo de la gracia de Dios y de la capacidad del hombre de amar en serio”.

El Papa también resaltó una frase muy significativa de San Juan Pablo II: “recuerdo a san Juan Pablo II cuando decía: «El error y el mal deben ser condenados y combatidos constantemente; pero el hombre que cae o se equivoca debe ser comprendido y amado […] Nosotros debemos amar nuestro tiempo y ayudar al hombre de nuestro tiempo.» [Misa de apertura del Sínodo; 4 Oct. 2015].

Cabe también resaltar el último párrafo de su reflexión en la jornada de oración, señalando que, ante los embates contra la familia y la decadencia del ser humano, “esta Iglesia puede verdaderamente iluminar la noche del hombre, indicarle con credibilidad la meta y compartir su camino, sencillamente porque ella es la primera que vive la experiencia de ser incesantemente renovada en el corazón misericordioso del Padre”.

La asamblea sinodal, institución revitalizada por el Concilio Vaticano II, tiene como objetivo que el Papa sea aconsejado, escuchando las realidades de la Iglesia y el mundo a través de quienes participan en ella. Sínodo significa “caminar juntos”, lo ha resaltado el Papa Bergoglio en distintas ocasiones; él, con su característica forma de dirigir la Iglesia, nos ha mostrado una Iglesia de puertas abiertas, al encuentro de los demás, especialmente los más necesitados, de tal forma que se espera que ése sea el espíritu del Sínodo y la intención principal del Papa, quien estará presente en las sesiones de la asamblea.

El llamado particular del Papa desde el Evangelio, centrado en lo que ha dicho constantemente (que es el mensaje central de Cristo), es la misericordia, elemento central de las conclusiones del Sínodo, de tal forma que se espera una reflexión orientada a solucionar la vida de la familia, empezando por comprender las heridas que se viven hoy en día, haciendo un llamado particular para que la vivamos todos tendiendo la mano a las familias más necesitadas.

Otra característica propia de Bergoglio es encontrar al Espíritu Santo en la realidad y en las ideas y expresiones de los demás, en el poliedro de realidades y carismas dentro de la Iglesia. Para esto, el Papa prefiere un diálogo abierto, sin miedos ni tabúes. En este sentido, se esperan posiciones diversas, sobre todo en aspectos controversiales. Esto no significa que la Iglesia ni el Papa vayan a cambiar los dogmas y las verdades de Fe. Sin embargo, habrá que estar abiertos al llamado del Espíritu Santo en voz de los que intervendrán en el Sínodo, y confiados en que Francisco se dejará guiar por Él, al momento de concluir en lo que seguramente será su exhortación apostólica.

El diálogo estará plenamente abierto al mundo a través de los medios de comunicación. En éste sentido, el cardenal Lorenzo Baldisseri, Secretario General del Sínodo de los Obispos, expresó que los participantes podrán transmitir con amplitud y claridad sus puntos de vista y los Padres Sinodales que participen en las conferencias de prensa tendrán “la libertad de hablar con los medios de comunicación a su propia discreción y responsabilidad”.

Son tres los principales temas que serán abordados por los Padres Sinodales: la escucha de los retos de la familia, el discernimiento de la vocación de la familia y la misión de la familia de hoy. Se abundará en cada tema durante una semana; cada semana tendrá dos momentos, sesiones plenarias (en las que estarán presentes todos los padres sinodales juntos) y los círculos menores (que son grupos especializados por región e idioma), quienes entregarán su documento a la Comisión para la redacción final, quien a su vez redactará el documento final del Sínodo llamado “Relatio Synodi” [Infografía: ¿Cómo será el Sínodo de la Familia?

.

A los laicos nos queda estar pendientes de lo que vaya surgiendo, sin miedo, y abiertos a las sorpresas de Dios, atentos a lo que Él nos irá pidiendo a través de las conclusiones del Sínodo.

Desde yoinfluyo.com nos mantendremos atentos a todos los detalles del Sínodo. Abrimos también un espacio para una comunicación abierta con nuestros lectores. Si surgen dudas, o quieres ir más a fondo o necesitas comprender más lo que se está diciendo, manda un mail a sinodo@yoinfluyo.com y sigue nuestra cobertura en @yoinfluyo HT #YienRoma #SinododelaFamilia

@yoinfluyo

@fsargomedo

sinodo@yoinfluyo.com 

fsargomedo@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar