Vaticano se activa para atender a migrantes venezolanos

La iglesia católica suramericana da un paso adelante en la atención de los cientos de migrantes que escapan de la crisis en Venezuela.


Vaticano atiende a migrantes venezolanos


El superior general de los Jesuitas, Arturo Sosa, presentó el proyecto “Puentes de Solidaridad”, en el que participan los episcopados de Brasil, Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Bolivia, Paraguay y Argentina, con un aporte inicial del Vaticano de 800 mil dólares que será distribuido en dos años.

 

En acciones concretas, el proyecto “incluye información, o sea que la gente que sale pueda saber qué hacer y dónde llegar, a quien tiene que dirigirse burocráticamente, que la gente no se sienta perdida”.

 

“Hay una primera atención humana, comida, ropa, dónde dormir, dónde darse un baño, alguna ayuda para moverse si necesita hacer trámites, información sobre las condiciones legales de cada país y quién puede acceder a tener un permiso de estabilidad o no y quien no, fuentes de trabajo”, afirmó el Papa Negro, como tradicionalmente se le llama al Superior de los Jesuitas.

 

Argentina coordinará esfuerzos

 

El Papa Francisco había clamado por los migrantes venezolanos en su mensaje Pascual, pidiendo “que no falte acogida y asistencia” para aquellos que “están obligados a abandonar su patria”. Y este plan intenta dar una respuesta conjunta al llamado del Papa. Labor que “se está dando desde hace mucho tiempo”, indicó el padre Sosa y recordó que la iglesia católica de la región ya tiene tiempo atendiendo la emergencia. “Sólo que ahora lo haremos de forma coordinada”, dijo.

 

Arturo Sosa afirmó que la coordinación está a cargo de la sección de Migración de la Conferencia Episcopal de Argentina y espera que se incorporen conferencias episcopales de otros países, como España o los países norteamericanos, que ya han manifestado su interés de colaborar.

 

Y aunque admitió que esta iniciativa es pequeña ante el problema tan grande que se está presentando en la región con la ola de migrantes venezolanos, esperan que pueda servir para tener números precisos sobre el fenómeno y conocer su dimensión real.

 

El proyecto incluye la formación de los trabajadores de las ocho conferencias episcopales, para que puedan brindar asistencia incluso legal y llevarán a cabo campañas de sensibilización en las comunidades locales. “La iglesia hace esto porque le duele la gente que sale y le duele la gente que se queda, esto es nuestra muestra de solidaridad con el dolor que en este momento vive el pueblo venezolano”, expresó el padre Arturo Sosa.

  

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.