De inmigrante ilegal a héroe nacional de Francia

"Simplemente subí y le agradezco a Dios, Dios me ayudó. Cuanto más subía, más tuve el valor de escalar más alto, eso es todo" dijo Mamoudou Gassama, el nuevo héroe nacional de Francia.



Mamoudou Gassama era, hasta este fin de semana, uno más de los cientos de miles de inmigrantes africanos en la Unión Europea. Llegó a Francia apenas en septiembre pasado, tras un largo recorrido que inició en 2013 y que lo llevó a Burkina Faso, Níger y Libia.

 

En 2014 cruzó en lancha el mar Mediterráneo, sin embargo, la embarcación fue interceptada y sus ocupantes devueltos a Libia. Su segundo intento tuvo éxito y, tras conseguir un permiso temporal en territorio italiano, cruzó a Francia, donde se reunió con su hermano.

 

Gassama caminaba por una calle de París cuando se dio cuenta que un niño de apenas cuatro años de edad colgaba de un balcón, en el cuarto piso de un edificio. Inmediatamente escaló la fachada hasta llegar al pequeño para ponerlo a salvo. El hecho fue grabado por varios testigos y, en pocas horas, los videos subidos a redes sociales contaban ya con millones de vistas.

 

Mamoudou dejó de ser entonces un simple indocumentado y se convirtió en héroe nacional. Este lunes fue recibido por el presidente francés, Emmanuel Macron, en el Palacio del Elíseo, a quien aseguró que no se detuvo a pensar en los peligros de su decisión.

 

"Simplemente subí y le agradezco a Dios, Dios me ayudó. Cuanto más subía, más tuve el valor de escalar más alto, eso es todo".

 

Su hazaña le ha valido el reconocimiento nacional e internacional, pero no solo eso. Macron ha prometido regularizar su estancia en Francia e, incluso, darle la nacionalidad. Ese minuto heroico dio un giro a su vida. Mali no es un país en conflicto, por lo que Gassama no era candidato a recibir asilo en ningún país de la Unión Europea.

 

"No podemos darle documentos de estancia legal a todos los que vienen de Malí o de Burkina Faso. Cuando están en peligro se les da asilo, pero no por razones económicas, pero usted hizo algo excepcional. Aunque no lo haya pensado, es un acto de coraje y de fuerza que merece la admiración de todos” le dijo Macron.

 

Y no solo eso. Anne Hidalgo, alcaldesa de París, también se comprometió a apoyar a Gassama para que se establezca legalmente en la ciudad.

 

"Él me ha explicado que había llegado de Malí hace unos meses, soñando con construir su vida aquí. Le contesté que su gesto heroico es un ejemplo para todos los ciudadanos y que la ciudad de París se compromete, evidentemente, a apoyarle en sus esfuerzos por establecerse en Francia" aseguró.

 

En Europa la llegada masiva de extranjeros procedentes de países africanos, principalmente, ha provocado un sentimiento antiinmigrante que ha fortalecido los liderazgos de ultraderecha, que promueven los nacionalismos exacerbados y la xenofobia.

 

En Francia, Marine Le Pen estuvo a punto de llegar al poder el año pasado, luego de que su partido, el Frente Nacional, fuera el más votado en la primera vuelta. Sin embargo, Emmanuel Macron se llevó finalmente la presidencia con una victoria holgada.

 

El propio Macron ha impulsado, desde su llegada al poder, un endurecimiento en las leyes migratorias, sobre todo aquellos que, como Gassama, tienen motivos económicos.

 

Ahora, este joven condenado a una vida sin seguridad social ni empleos fijos, ha logrado el reconocimiento unánime de su país de acogida. Y no solo eso, pues ha sido invitado como voluntario en el Cuerpo de Bomberos de París, lo que, en el futuro, podría convertirse en un nuevo empleo.

 

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.