285 muertos por la represión gubernamental en Nicaragua

El titular de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos, Álvaro Leiva, precisó en rueda de prensa que al menos 285 personas han sido asesinadas, incluidos 20 menores de 18 años, desde el 9 de abril pasado hasta el 25 de junio.



La represión y ataques armados de grupos ilegales han dejado 285 muertos desde que comenzó la crisis en Nicaragua hace más de dos meses, a pesar de los esfuerzos en curso para frenar la violencia contra la población y alcanzar una solución negociada, informaron activistas humanitarios.

 

El balance de asesinatos fue dado a conocer por la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) este martes, cuando el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes y el obispo Rolando Álvarez se preparan para viajar hacia el Vaticano para exponer al Papa Francisco la delicada situación en el país.

El organismo defensor de los derechos humanos denunció que desde que comenzaron las protestas se ha hecho un uso desmedido de armas de fuego tanto por parte de las fuerzas nicaragüenses como por grupos paramilitares afines al gobierno del presidente Daniel Ortega.

Se llevan a cabo operativos armados fuera de la ley, que incluyen francotiradores que apuntan a manifestantes civiles, capturas ilegales, torturas, ejecuciones selectivas y allanamientos de morada, además que los grupos de choque del gobierno han impuesto un estado de sitio no declarado en el país, indicó.

 

El titular de la ANPDH, Álvaro Leiva, precisó en rueda de prensa que al menos 285 personas han sido asesinadas, incluidos 20 menores de 18 años, desde el 9 de abril pasado hasta el 25 de junio.

 

Destacó que la inseguridad se ha incrementado en general en Managua y en otros departamentos, ya que hombres encapuchados se movilizan en camionetas y motocicletas, desde las cuales disparan a matar, por lo cual las personas evitan salir a las calles por las noches.

 

Leiva aseveró que en Nicaragua existe un abuso por parte de gente que tiene armas de fuego ya que disparan de manera indiscriminada, y dijo que la ANPDH ha confirmado que un número indeterminado de personas han sido capturadas de forma ilegal y presentan signos de maltrato.

 

El defensor de los derechos humanos llamó a un urgente cese de hostilidades en Nicaragua, ya que la cifra de muertos estimada representa un promedio de 130 asesinatos por mes.

 

El informe de la ANPDH recopila las muertes reportadas en los medios de comunicación nacional e internacional, documentales y testimonios, pues hasta el momento el gobierno nicaragüense no ha ofrecido un balance oficial de víctimas.

 

El Papa Francisco recibirá esta semana un informe detallado de la situación que vive el pueblo en el país y del apoyo de los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) al Diálogo Nacional, que busca alcanzar acuerdos con el gobierno para una solución pacífica a la crisis.

 

El cardenal Leopoldo Brenes Solórzano, arzobispo de Managua, y monseñor Rolando Álvarez, obispo de Matagalpa, son los encargados de exponer al pontífice los acontecimientos en Nicaragua, por lo que ambos religiosos saldrán del país mañana miércoles rumbo a El Vaticano, informó el CEN.

 

Los dos religiosos tendrán una audiencia privada con Francisco y participarán en el Consistorio Cardenalicio, señaló un comunicado del CEN, el cual aseguró que el jerarca de la Iglesia Católica está preocupado por la situación en el país.

 

Por el momento, el Diálogo Nacional, en el que los obispos son mediadores y testigos entre los representantes de la sociedad civil y los representantes del gobierno, se encuentra suspendido este martes.

 

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que agrupa a campesinos, estudiantes, grupos cívicos y al sector empresarial, denunció incumplimientos por parte del gobierno en cuanto a invitar a organismos internacionales de derechos humanos a participar en la investigación de crímenes durante las protestas.

 

Además, denunció que los representantes gubernamentales se rehúsan a abordar el asunto de la democratización, que abarca la salida de Ortega del poder y la celebración de elecciones.

 

Sin embargo, las mesas de trabajo retomaron su dinámica la víspera en el Seminario de Nuestra Señora de Fátima y prosiguieron sus esfuerzos este martes.

 

Los obispos de la CEN se reunieron con la misión técnica de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y abordaron el proceso para que se integren al Diálogo Nacional, conforme los acuerdos entre la sociedad civil y el gobierno.

 

Los miembros de la Alianza Cívica informaron que ante la negativa de Ortega de abrirse al tema de la democratización, esta semana retomarán protestas y marchas pacíficas para presionar al presidente que gobierna el país desde 2007.

 

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.