Últimas noticias:

Ideología de Género permea a instituciones gubernamentales

La ideología de género se caracteriza por el uso constante y sistemático de la manipulación del lenguaje; está ligada a las corrientes intelectuales, emotivistas, inmanentistas, subjetivas y en estrecha conexión con las estrategias de poder desplegadas por diversas organizaciones visibles y ocultas, que se infiltran en un medio cultural y académico ineficiente, politizado y apoyado por los medios de comunicación generalmente intervenidos por el Estado.


Ataques a la familia


Como cualquier ideología, tiene una visión reductiva de la realidad; relativiza o niega todos los fundamentos del orden existencial, y está dirigida específicamente a la “deconstrucción” (en realidad destrucción) radical y sistemática de los principios mismos de las culturas, empezando por la Cultura Occidental.

Está en contraposición con las ciencias biomédicas y experimentales y las filosófico-humanistas (ética, antropología). Todo orden moral genuinamente constituido es combatido, trivializado, obstaculizado y paulatinamente destruido.

La ideología de género, en una evidente manipulación del lenguaje. Utiliza el concepto de “género” para introducir el elemento cultural en la denominación del sexo. El género, en este sentido, es un sistema de papeles, “roles” socialmente construidos; estos papeles son “intercambiables”, de tal manera que un hombre puede “construir” el género que más le guste o prefiera: homosexual, lésbico, transgénero, y todo lo que se le pueda ocurrir.

Según ésta distorsión lingüística, la identidad sexual es una variable subjetiva de cada ser humano, es decir, cada persona puede ser hombre o mujer no por naturaleza, sino por elección personal; es como si cada uno pudiera “reinventarse”. Tal afirmación (que conlleva negar la concordancia entre el sexo biológico y su expresión en lo psicológico afectivo), más que una liberación, es una “aberración” que puede llevar a un estado psicopatológico.

La ideología de género está íntimamente ligada al feminismo radical y al poder gay, ambos movimientos se dedican a “demonizar” a la religión, el matrimonio, la familia; y en su vocabulario no entra el concepto de padre, madre, maternidad. Generalmente habla de “pareja” dentro de un sistema de relaciones binarias de poder. El caso de la homosexualidad es por demás paradójico, puesto que se explica como una preferencia “construida culturalmente” y niega violentamente la correspondencia con todo lo biológico; no obstante, busca obsesivamente encontrar una alteración genética, un “gen gay” que justifique preferencia sexual.

La ideología de género se vale del marxismo para interpretar la realidad mediante la contraposición dialéctica de la lucha de clases, al considerar las diferencias entre hombre y mujer como sinónimo de opresión o discriminación: hombre-opresor, mujer-oprimida, estereotipos repetidos constante y obsesivamente; y ante la incapacidad para sustentar sus argumentos, elimina lo que no le conviene definir. El objetivo no es terminar con el privilegio masculino, sino entablar una lucha de sexos, una enemistad irreconciliable y eterna, que paradójicamente genera mayor violencia y una encarnizada competencia.

En Europa, el feminismo marxista comparte muchos puntos en común con el feminismo radical americano y propone: la absoluta revolución sexual de clases, eliminando la distinción misma de sexo, el absoluto control de la reproducción por parte de la mujer, incluyendo el aborto a petición, y la total liberación sexual que exalta “el sexo como diversión” y devalúa al “sexo procreativo” que supone sumisión, opresión.

El fenómeno de la sexualización incluye la negación de las normas tradicionales, desenfreno llevado voluntariamente hasta el extremo, máximo placer sin compromiso personal, técnicas para optimizar el goce sexual que deben ser puestas al alcance de todos desde la escuela. Esta es la forma como las feministas radicales hacen alarde de su papel de salvadoras de la mujer esclavizada.

Todo esto tiene implicaciones jurídicas, que tienden a suprimir la censura desde el Estado en prensa, medios audiovisuales, negocio de la pornografía, etc.

En nuestro país, la ideología de género ha sido aceptada acrítica y dócilmente por toda la clase política, y ha sido difundida obligatoriamente en todas las instituciones: en la Presidencia, Cámara de Diputados y Senadores, la Suprema Corte de Justicia, así como en las escuelas y universidades. Los pilares y los logros espectaculares de esta ideología se deben a la ignorancia oficialmente establecida, la corrupción, la explotación de la pobreza, la dependencia económica, y son: la salud reproductiva (aborto) y la diversidad sexual.

En este sentido, el 7 de mayo de este año fue publicado en el periódico Excélsior un comunicado de prensa de la ONU-Derechos Humanos que felicita la iniciativa de ley propuesta por el gobernador de Guerrero para despenalizar el aborto en su estado, la cual dice textualmente: La ONU-DH saluda la iniciativa de ley en Guerrero para garantizar los derechos sexuales y reproductivos que atiende las recomendaciones internacionales.

Alude también a la “respuesta positiva dada por México en marzo de 2014 a las recomendaciones 148.153 y 148.154 planteadas durante el examen periódico universal del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas”.

En este documento también se pide “armonizar las leyes federales y estatales relativas al aborto (…) de manera que se amplíe el acceso al aborto legal teniendo en cuenta la Reforma Constitucional en materia de derechos humanos y la recomendación general Núm. 24 (1999) del Comité. De igual forma, la iniciativa es consecuente con los criterios Constitucionales de la Suprema Corte de Justicia de la Nación adoptados en la materia”.

En la misma, el representante de la oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, Javier Hernández Valencia, dijo: “La iniciativa del gobernador apunta en la dirección correcta y merece ser respaldada por los actores políticos y sociales de Guerrero, al mismo tiempo que debería ser imitada en otras entidades”.

Al respecto, la respuesta de México a las Recomendaciones del Examen Periódico Universal del Consejo de Derechos Humanos (hchr.org.mx) dice en la página 3:

DERECHO A LA VIDA.- El Estado Mexicano reafirma su respeto y protección del derecho a la vida de conformidad con el artículo 4 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y la declaración interpretativa que formuló dicho instrumento y que refiere el tema al ámbito de la Legislación Nacional.

No obstante, en la página 7 de dicho documento dice:

DERECHO A LA SALUD.- Servicios de Salud Sexual y Reproductiva. Se acepta la Recomendación 148.153 y 148.154. Se han estado llevando a cabo acciones para mejorar el acceso universal de salud sexual y reproductiva como los “servicios amigables para los adolescentes”.

Es obvio que “los servicios amigables para los adolescentes es un eufemismo que encubre el “derecho” de los adolescentes a matar al no nacido sin autorización de los padres.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar