Últimas noticias:

El preservativo no es la solución

Una de las plagas que han asolado a la humanidad durante las últimas décadas es la del SIDA, la cual, más que una epidemia, es ya una pandemia, por la sencilla razón de que no se limita a un país o región, sino que sus víctimas están en todo el orbe.


Mercadotecnia al servicio de la liberación


Una enfermedad que aumenta en progresión geométrica y que, hasta el momento, no ha podido ser controlada.

Ante el riesgo de contagio, muchas personas piensan que la solución se encuentra en el preservativo, motivo por el cual no tienen temor en emprender las más descabelladas aventuras sexuales.

Desgraciadamente, el preservativo no es la solución.

El profesor Aquilino Polaino, catedrático de Psicopatología de la Universidad Complutense de Madrid, dijo en una entrevista que concedió hace más de veinte años al Diario de Cádiz: “Yo he tratado a muchos pacientes de SIDA que habían usado preservativos. Probablemente si no los hubieran utilizado, no habrían tenido esas relaciones sexuales y ahora no tendrían SIDA”.

Recientes estudios que sobre el tema se han realizado demuestran que si se desea evitar el contagio el preservativo falla en más del  treinta por ciento de los casos.

¿Viajarían nuestros amigos lectores en una compañía aérea cuyos aviones se estrellan en el treinta por ciento de sus vuelos?

Quien usa el preservativo para evitar el SIDA se juega la vida como el que juega a la ruleta rusa.

Considerando que todo tiene una explicación lógica avalada por la Ciencia, este caso no podía ser la excepción.

Según estudios realizados mediante microscopía electrónica, se ha visto que en la goma del condón existen poros que permiten el paso del virus del SIDA, debido a que éste es mucho más pequeño que los poros de la goma del preservativo. Algo así como una pelota de tenis entrando por el arco del tablero del basquetbol.

Una pregunta a quienes recomiendan el preservativo como medio para evitar el contagio: ¿Se atreverían, usando el preservativo, a mantener relaciones sexuales con una persona enferma de SIDA?

Entonces… ¿Cuál podría ser la solución?

Aunque parezca increíble, ha sido un país del atrasado Tercer Mundo el que parece haber encontrado la respuesta.

Hace más de diez años que en Uganda se logró que la epidemia bajase del 15 por ciento a menos del 5 por ciento, o sea, que se redujo más de la mitad.

Ante el éxito obtenido, la Organización Mundial de la Salud calificó el resultado de la campaña como de “éxito admirable”.

¿Vacunas? ¿Tratamientos? ¿Qué fue lo que hicieron? Un método que no costó un solo centavo.

Todo tuvo su origen en la campaña emprendida por grupos juveniles organizados por religiosos, sacerdotes y seglares que se dedicaron a difundir la abstinencia sexual hasta el matrimonio y la fidelidad entre los cónyuges.

Parece una utopía, pero el caso es que los resultados confirman que es el método adecuado, con una eficacia del ciento por ciento.

Un método que se resume en lo que siempre ha dicho la Iglesia: “Juventud casta hasta el matrimonio y matrimonio fiel hasta la muerte”.

Desde luego que campaña tan eficaz y económica es vista con muy malos ojos por las poderosas empresas que se dedican a la fabricación, difusión y venta de preservativos.

Todos ellos saben muy bien que, en el momento en que la gente abra los ojos y vea, tanto los riesgos que ocasiona el preservativo, como el verdadero remedio, en ese momento el negocio se les viene abajo.

Por eso es que insisten en vender su mercancía, aunque con ello envíen a la tumba a millones de ingenuos.

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar