Últimas noticias:

Un “Regalo”, para el Día del Padre

Hace unos meses, un desconocido realizador oriental, Daniel Yum, sorprendió al mundo cinematográfico con su pequeño filme “Gift” (Regalo), que ganó el primer Premio en el Festival de Cortometrajes de Singapur.



Es una historia conmovedora, que nos habla de muchas cosas: de nuestro juicio equivocado sobre los demás, del amor escondido de un padre hacia su hijo (que éste es incapaz de ver), del afecto desinteresado hacia los demás (el mejor “regalo” para los otros y para sí mismo), de la solidaridad, de la ternura, de la bondad, del mundo de los niños que están enfermos y del cariño que por encima de cualquier medicina necesitan. Pero, sobre todo, de lo que podemos inspirar a otros, de lo que es verdaderamente el legado de nuestra vida.

Cuando hayamos concluido nuestra existencia, podríamos preguntarnos: ¿Quién fui yo, en realidad? ¿Qué logros conseguí en mi vida? Fui (podremos decirnos con total sinceridad) aquello que sembré en los demás: fui alegría, esperanza, ilusión, amor; o fui resentimiento, amargura, desesperanza y envidia. Esa será nuestra herencia, y también el recuerdo que dejaremos.

La historia de este filme comienza con un chico que regresa (no se sabe a dónde ni por qué) y empieza a recordar lo dura que fue la vida con su padre. Su memoria manifiesta tristeza y amargura, mientras la voz en off se ahoga en el resentimiento: “No me gustaba mi padre. Nunca lo amé. Odiaba aquella vida pobre y deslucida”. En algún momento es capaz de reconocer algo bueno: “Mi padre trabajaba más que los padres de mis amigos”, pero sólo es para llegar a una triste conclusión: “Pero nunca lo consideré inteligente”. Y, lo que es aún más terrible: “Nunca lo vi como una inspiración para mí”.

Cuando, pasados los años, consigue el triunfo y regresa a su casa, descubrirá “quién fue” su padre, y cuál fue su legado en esta vida: para los demás; y, en primer término, para él. Comprendió que la vida de su padre había sido un gran don. Un regalo. El mayor regalo.

Los animo a que vean el filme hasta el final. Y, si los subtítulos en castellano les molestan, pueden ver la cinta original en inglés. Que todos descubramos ese regalo.

@yoinfluyo


Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar