Últimas noticias:

La eutanasia no puede ser lícita

El Santo Padre denunció que cada vez más los tratamientos médicos sofisticados son accesibles a un número más restringido de personas, incluso al interior de los países ricos, cuya disponibilidad pasa más por la capacidad económica de los pacientes que por sus necesidades reales, y además subrayó que la eutanasia siempre es ilícita, porque “se propone interrumpir la vida, dando la muerte.” 


Menseja del Papa a médicos


El Papa, hizo diferentes reflexiones, en un mensaje dirigido a Mons. Vicenzo Paglia, Presidente de la Academia Pontificia para la Vida con motivo del Encuentro Regional Europeo de la “World Medical Association”, sobre los temas del “final de la vida.” Señaló que las intervenciones médicas son cada vez más eficaces, hasta el punto que se pueden, incluso, reemplazar algunas funciones biológicas, lo cual “no equivale a promover la salud”. 

Recordó las palabra de Pío XII, quien dirigiéndose a personal médico afirmó “que no es obligatorio utilizar siempre todos los recursos potencialmente disponibles y que, en casos bien determinados es lícito abstenerse, en vista de la proporcionalidad de la cura, esta decisión es calificada como renuncia al ensañamiento terapéutico” y agregó que “con esto no se pretende provocar la muerte; se acepta no poder impedirla.” Además delineó muy claramente que “no activar o suspender el uso de medios desproporcionados, equivale a evitar el ensañamiento terapéutico, es decir llevar a cabo una acción que tiene un significado ético completamente distinto de la eutanasia, que sigue siendo siempre ilícita, ya que se propone, interrumpir la vida dando la muerte”.

Subrayó que las decisiones sobre el tratamiento deben ser tomadas por el paciente siempre que tenga “competencia y capacidad”, mediante el diálogo con los médicos para evaluar los procedimientos ofrecidos “y de juzgar su proporcionalidad efectiva en la situación concreta, y de renunciar necesariamente si dicha proporcionalidad faltase”.

Denunció que por otro lado va en aumento el hecho de que los tratamientos más caros y sofisticados están al acceso de grupos de personas cada vez más reducidos, tendencia muy fácil de identificar a nivel mundial, sobre todo comparando los distintos continentes, pero al interior de los países desarrollados “donde es probable que el acceso a las curas obedezcan más a la disponibilidad económica de las personas que las necesidades efectivas de las mismas”.

Su Santidad subrayó que es imperativo nunca abandonar a la persona enferma, y señaló “¡que cada uno de amor de la manera le corresponde: como padre o madre, hijo o hija, hermano o hermana, médico o enfermero! ¡pero que lo den!” Indicó que si bien es cierto que no siempre se puede garantizar la salud al enfermo, siempre se le puede cuidar, y en este ámbito se vislumbra la medicina paliativa, combatiendo lo que vuelve angustiosa la muerte, “el dolor y la soledad”.

Señaló también que en las sociedades democráticas estos temas deben de manejarse moderadamente tomando en cuenta las diferentes convicciones y afiliaciones religiosas en un ámbito de escucha. Además, destacó que el Estado debe proteger a todos los involucrados salvaguardando una “igualdad fundamental” y enfatizó que ha de prestarse una atención especial a los más débiles, que no pueden defenderse por sí mismos.

Finalmente, deseó que dicha reunión se desarrolle serena y constructivamente y que encuentren las mejores forma de tratar estos temas. “El Señor os bendiga y Nuestra Señora os proteja”, concluyó.

 

 

@yoinfluyo

jlopez@yoinfluyo.com

redaccion@yoinfluyo.com

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar