Últimas noticias:

Madres biológicas y adoptivas aman igual a hijos

Toronto, 9 May (Notimex).- Mujeres latinas que son madres biológicas y adoptivas en Canadá aseguran que no existe ninguna diferencia en el amor que sienten hacia sus hijos, por lo que los tratan con el mismo cariño y dedicación.


Día de la Madre; biológica y adoptiva


“Tú vienes de mi vientre y tú de mi corazón, los quiero igual”, le dice la mexicana Laura Aguilar a sus hijos, uno adoptado y otro biológico, de 11 y nueve años, en forma respectiva.

La colombiana Marcela Aray y su esposo mexicano tuvieron su primer hijo, que ahora tiene cinco años, pero siempre estuvieron abiertos a la idea de la adopción. Hace tres años, adoptaron en Toronto a una recién nacida y mantienen “puertas abiertas” con la madre biológica.

“La madre es la que está ahí en las mañanas, cuando te caes o te enfermas y eso es para los hijos, sean adoptados o biológicos”, agregó.

En Canadá existen sistemas de adopción públicos y privados, laicos o católicos, nacionales o internacionales. Los padres que desean adoptar atraviesan por intensos estudios socieconómicos, psicológicos y por una preparación de varias sesiones sobre qué esperar y cómo incorporar a un niño a su hogar.

Durante 10 años, Laura y su esposo se sometieron a costosos tratamientos para tener familia, pero al no lograrlo comenzaron el proceso de adopción.

“Quisimos adoptar a un niño mexicano, pero en el DIF (Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia) de México dijeron que por vivir en Canadá nos correspondía adoptar sólo a niños mayores de ocho años”, explicó Laura.

Entonces acudieron a una agencia canadiense que alberga a jóvenes embarazadas para que tengan a sus bebés e incluso les muestran el catálogo de familias aprobadas y la madre puede escoger a qué familia entregar a su bebé.

Los niños que están en espera de ser adoptados no están en orfanatos sino en casas de familias que los cuidan como si fueran suyos, mientras se encuentra una familia permanente. Este modelo se conoce como “foster parent”.

“En Canadá, los padres adoptivos no escogen a los niños sino al revés, la agencia escoge a la mejor familia según el perfil del niño”, agregó la madre mexicana, quien junto con su esposo adoptaron a Eric cuando tenía un año y después de hacer cursos, entrevistas y estudios.

“Cuando recién nos habían entregado a Eric y estábamos en el proceso de adaptación me enteré que estaba embarazada, fue una gran sorpresa”, dijo Laura, quien meses después dio a luz a su hijo Diego.

Recuerda que desde pequeños les leía a sus hijos libros de diferentes tipos de familia, con hijos adoptados. “Cuando se han llegado a enojar, uno le ha dicho al otro que es adoptado, pero en ese momento les he dicho que en esta casa no importa de dónde hayan venido, que los dos son mis hijos y que ellos son hermanos”.

Los especialistas en procesos de adopción recomiendan que los niños siempre sepan la verdad, que tienen una madre biológica y una adoptiva.

A sus 11 años, Eric sabe su historia, no ha vuelto a preguntar por su madre adoptiva y sabe que a los 18 años tiene derecho a solicitar a la asociación más información de ella.

En tanto, Marcela Aray, quien llegó de Bogotá hace 10 años y está casada con un mexicano, cuenta que a pesar de que su embarazo no fue complicado no le quedaron ganas de “regresar a esos nueve meses”, por lo que buscaron la adopción para hacer crecer la familia.

Sus primeras opciones fueron Colombia y México, pero en el primer país estaban cerradas las adopciones internacionales, mientras que en el segundo el proceso es “largo y difícil”, pasando por autorizaciones estatales y federales y “mucha burocracia”.

Así que comenzaron el proceso en una agencia en Haití, en coordinación con una agencia canadiense. Estas instancias se encargan de capacitar a los padres y encontrar a las familias que se ajusten a las necesidades del niño.

“La trabajadora social nos dijo que había una agencia en Hamilton, Ontario, que tenía una bebé y que estaban buscando papás latinos, y nos puso en contacto. Como ya estábamos aprobados, todo se dio rápido y la adoptamos (a la bebé) con un mes de nacida”, narró Marcela.

Añadió que el hecho de haber sido madre le ayudó a poderse hacer cargo de una bebé tan pequeña.

En este caso, la adopción ha sido tan abierta que siguen en contacto con la madre biológica, también latina.

“No veo como un riesgo de que la madre biológica la siga viendo, somos una familia”, dijo Marcela, quien lo asemejó a cuando una pareja se casa y se crea una familia con dos grupos familiares que no tiene conexión sanguínea.

“Lo vemos como una gran oportunidad de poder interactuar con su familia biológica. De esta forma, cuando crezca la niña podrá hacer las preguntas que quiera a su madre biológica, si así lo desea”, aclaró la madre adoptiva de la pequeña, que ahora tiene tres años.

Las entrevistadas coinciden en señalar que es triste que en los países latinoamericanos no sea tan accesible la adopción internacional.

“En México nos dijeron que aunque éramos mexicanos, al vivir en Canadá nos debían tratar como extranjeros, eso es triste porque hay niños en los orfanatos esperando ser adoptados, pero son muchos trámites”, añadió Laura.

Otra madre mexicana, que prefirió identificarse como Irene, comentó que también quería adoptar un niño mexicano para que su hijo tuviera un hermano, pero el ser madre sola fue una traba.

“Yo le hubiera podido cambiar el futuro a un niño mexicano, dándole una buena vida en Canadá, pero para el sistema de adopción mexicano ser madre sola es una traba. En Canadá no lo es. ¿Cuántas mujeres solas podemos sacar adelante a nuestros hijos?”.

Laura lleva cuatro años de divorciada, trabaja tiempo completo y recibe el apoyo de su familia. Eric les reclamó: “¿si se iban a divorciar por qué me adoptaron?”, mientras el padre se ha ido desatendiendo de las responsabilidades, según explicó Laura.

“De nada me arrepiento, este Día de las Madres lo festejo doble sin importar como hayan llegado mis hijos”, agregó esta madre mexicana.

“Estamos felices, tenemos mucho qué celebrar este Día de las Madres”, dijo por su parte la madre colombiana.

Refirieron que en Canadá hay mucho apoyo para la adopción, incluso si hay que pagar una comisión en las agencias privadas el gobierno da la posibilidad de registrar ese gasto para reducir el pago de impuestos. También hay empresas que dan donativos a los padres adoptivos.

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar