Últimas noticias:

Francisco: colonizaciones ideológicas quitan la libertad

El Papa Francisco se reunió con los participantes en la Asamblea General de la Pontifica Academia para la Vida, este pasado 3 de marzo, en la Sala Clementina.


Papa Francisco; Academia para la Vida


El corazón tomó una parte muy importante en el mensaje del Papa, ya que explicó que en las Escrituras el corazón es el centro de los afectos, y la razón y la voluntad, sede de las decisiones. De esta manera, dijo que las intenciones no le vienen de fuera, sino que las intenciones, también las malas, brotan del corazón.

Comentó que actualmente algunas orientaciones culturales reducen la naturaleza humana sólo a la materia; sin embargo, nuestra humanidad es única y, por lo tanto, preciosa a los ojos de Dios. Dichas orientaciones no reconocen la sabiduría divina y subrayó que la virtud es la expresión más auténtica del bien que el hombre con la ayuda de Dios es capaz de realizar, no un mero hábito o sólo un proceso bioquímico. Es la expresión más elevada de la libertad humana.

No obstante, si el corazón se aleja de la verdad que se encuentra en la Palabra de Dios, “queda sin orientación y corre el riesgo de llamar al bien mal y mal al bien, entra con mayor facilidad el pecado y luego el vicio… queda oprimido por una creciente angustia existencial”.

El Santo Padre mencionó que cuanto más se está inclinado al egoísmo y al mal, es más difícil que cambie, cambio que no ocurre a base de teorías o reformas políticas, sólo la obra del Espíritu Santo puede lograrlo si colaboramos, y ya Dios ha prometido su gracia a quienes lo buscan y se convierten de “todo corazón”.

Los participantes en la Asamblea de la Vida reflexionan el tema “las virtudes en la ética de la vida: mensaje importante para la cultura contemporánea”. De esta manera, señaló que al hablar de virtud significa afirmar que al elegir el bien se compromete a toda la persona, de erradicar del corazón los deseos deshonestos y buscar el bien con sinceridad.

Señaló que aunque en el ámbito ético son necesarias las normas que sancionen el respeto a la persona, éstas no bastan, son las virtudes que operan en la promoción de la vida las que garantizan que el bien será realmente respetado.

En este sentido, comentó que el bien no es la correcta aplicación del saber ético, sino el verdadero interés por la persona frágil, y subrayó que: “¡falta tantas veces la humanidad!” Por lo que llamó a conjugar ciencia, técnica y humanidad, incluso que esto fuese previsto por las propias universidades para ser integrado a sus programas de formación y a los responsables de las instituciones de salud que contemplen el trato humano a “su cualificado servicio”.

Su Santidad hizo hincapié en que quienes se dedican a la promociòn y defensa de la vida deberán en primer lugar mostrar su belleza, ya que al igual como “la Igleisa no crece por proselitismo sino por `atracción´”. Señaló que “viviendo una genuina compasión y las demás virtudes serán testimonios privilegiados de la misericordia del Padre de la vida.”

Sin embargo, no omitió decir que algunas incertidumbres morales permiten que “bajo el nombre de virtudes se enmascaren `esplendidos vicios´”, por lo que debe de radicarse en Dios, “fuente de todas las virtudes” y alertó sobre las colonizaciones ideológicas que entran en el pensamiento humano y también cristiano, en forma de virtudes, de modernidad, pero que son colonizaciones que quitan la libertad y tienen miedo de ver la realidad tal como Dios la ha creado.

@yoinfluyo

jlopez@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar