Últimas noticias:

Liberaliza China política de “hijo único”; ahora podrán ser dos

Este jueves 29 de octubre se anunció que ha terminado la política del “hijo único” en la República Popular de China. En un cambio en la política de control natal en el país asiático, el Partido Popular de China decidió que todas las parejas podrán tener dos hijos. Si bien no hay plena libertad sobre el derecho humano de decidir sobre el número de hijos a tener, el cambio es muy importante.


China; política de hijo único


La normatividad del hijo único data de 1979, cuando el gobierno aplicó una férrea política restrictiva para evitar el crecimiento poblacional fuera de los estándares permitidos, las parejas que llegan a tener más hijos se sometían a diversas penas, como altas multas, pérdida del empleo, se forzaba al aborto o a la esterilización. En las áreas rurales se permitía que las familias tuvieran dos hijos si el primero era mujer.

Con este control existe una desproporción entre hombres y mujeres en China, además es notorio el problema de envejecimiento de la población y la baja tasa de natalidad. Ya en 2013, se había relajado la política, ya que permitía a las parejas poder tener un segundo hijo si alguno de los padres era a su vez hijo único. No obstante la relajación de la política no generó un crecimiento poblacional significativo, ya que ahora las parejas jóvenes, con influencia de visiones reduccionistas, consideran “desgastante”, criar, educar y cubrir los gastos de más de un hijo.

Bajo estas condiciones y el menosprecio a la mujer, se llevaron a cabo innumerables casos de aborto o de infanticidios cuando la concebida era mujer. La desproporción antes señalada entre hombres y mujeres, es de 116 varones por cada 100 mujeres.

Problemas económicos ya se pueden vislumbrar de forma inminente, ya que de siete trabajadores que “sostenían” a cada adulto mayor en 1975, según previsiones de la Organización Mundial de la Salud, para 2050 la proporción será de uno a uno.

Lo ocurrido durante 35 años en China y las consecuencias de dicha política, es sólo la comprobación de lo dicho por el Beato Paulo VI, en su Encíclica Humanae Vitae, dedicada a la regulación de la natalidad, en la que se rechaza los medios artificiales para impedir los nacimientos. “Reflexiónese también sobre el arma peligrosa que de este modo se llegaría a poner en las manos de autoridades públicas despreocupadas de las exigencias morales… ¿Quién impediría a los gobernantes favorecer y hasta imponer a sus pueblos, si lo consideran necesario, el método anticonceptivo mas eficaz? En tal modo los hombres, queriendo evitar dificultades individuales, familiares o sociales que se encuentran en cumplimiento de la ley divina, llegaría a dejar a merced de la intervención de las autoridades públicas el sector más personal y reservado de la intimidad conyugal”.

@yoinfluyo

jlopez@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar