Últimas noticias:

Muere Andrea tres días después de retirarle alimentación

Fallece la niña española Andrea a los 12 años, quien padecía una enfermedad neurodegenerativa irreversible, desde los 8 meses de edad, tres días después de serle retirada la alimentación artificial. Sus padres Estela Ordoñez y Antonio Lago solicitaron que se le retirara dicha alimentación. Andrea ingresó en el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago el 9 de junio.


México; caso de niña Andrea


En el mes de junio el Parlamento de Galicia aprobó una ley para regular el proceso de la muerte en enfermos terminales en hospitales, sus progenitores basaron su petición en dicha legislación. Ya desde el 14 de septiembre el Comité de Ética de Asistencia de Santiago de Compostela emitió un informe en que se recomendaba el retiro de la alimentación de la niña.

Dicha recomendación del Comité de ética antes mencionado no la llevó a cabo el Complejo Hospitalario, amparado en el hecho de que el informe no tenía carácter vinculante. Los pediatras que atendían a Andrea no consideraron que la condición de ésta fuese tal como para optar por esta directriz, en virtud de una decisión clínica, sujeta a principios éticos.

Ordoñez y Lago continuaron en su postura ante las autoridades hospitalarias para que a su hija se le retirara la alimentación y se le sedara, yéndose lentamente, lo que rechazó el equipo médico, nuevamente. La Ley recién aprobada que invocan los padres establece que cuando el enfermo terminal sea menor de edad serán los padres los que tomen las decisiones sobre él. Ante las negativas del Hospital, los padres dieron múltiples declaraciones a los medios de comunicación, noticia que se propagó a nivel internacional, amagando con acudir a los tribunales para lograr su petición.

Días después se solicitó la intervención del Juzgado Sexto de Primera Instancia, decidiendo el Magistrado Roberto Soto, solicitar el expediente de la menor y un reconocimiento forense. El 5 de octubre el Hospital decidió acceder a la solicitud de los Ordoñez-Lago y retirar la alimentación artificial a la niña Andrea, sedarla y mantener una hidratación mínima para que surta efecto la sedación. El equipo médico arguye que la situación de la niña se había agravado y por lo tanto modificó su postura al respecto.

Tres días después de tomar la medida, Andrea fallece. Sus padre afirman que se fue en paz y “como ella hubiera querido”, no obstante la menor por su propia enfermedad no podía externar su voluntad de forma cierta, ya que como mencionó el abogado de la familia, Sergio Campos, “nunca habló, nunca caminó, nunca se pudo relacionar con normalidad”. El caso fue ampliamente seguido por medios españoles como El Mundo, Última hora, 20 minutos entre otros, y hay quien considera que éste podría ser un precedente para asuntos similares futuros.

@yoinfluyo

jlopez@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar