Últimas noticias:

Escándalo de Planned Parenthood cimbra la política de EU

El escándalo por el negocio de tráfico de órganos llevado a cabo en las clínicas Planned Parenthood, el mayor proveedor de abortos de los Estados Unidos, fue reprobado por el Congreso, luego de que el pasado viernes, 18 de septiembre, 241 congresistas votaron a favor del proyecto de ley que establece el retiro de financiamiento público a la multinacional abortista, acusada de vender los órganos de los fetos abortados a empresas de investigación científica y otras entidades.


EU; Planned Parenthood, debate


De esta manera, la Cámara de Representantes asestó un duro golpe al negocio del aborto en el vecino país del norte, pues podría quedarse sin alrededor de 540 millones de dólares que actualmente recibe de las arcas públicas.

El proyecto de ley Defund Planned Parenthood, que fue aprobado por la Cámara de Representantes, establece que la multinacional abortista no podrá recibir financiamiento público por al menos un año, es decir, mientras dure la investigación que pretende averiguar si en las clínicas de Planned Parenthood se trafica con órganos humanos, tal y como fue evidenciado en una serie de videos.

Esta decisión tiene su origen en la difusión de 10 videos que con cámara oculta realizó la asociación Centro para el Progreso Médico, los cuales muestran a directivos de Planned Parenthood vendiendo órganos de los fetos abortados y traficando con indiferencia con las partes de los bebés no nacidos.

Obama vetaría el proyecto contra Planned Parenthood

Tras la aprobación de la Cámara de Representantes, el proyecto de ley tendrá que ser votado en el Senado y aprobado por el presidente Barack Obama, quien ya ha amenazado con vetar el proyecto.

De hecho, fueron el propio Obama y otros miembros del Partido Demócrata los que bloquearon el pasado mes de julio una propuesta del Partido Republicano en el Senado que pedía el retiro de fondos públicos a Planned Parenthood, mientras el gigante del aborto estuviera bajo sospecha de traficar con órganos humanos.

Durante la votación del pasado viernes en la Cámara de Representantes, diversos congresistas republicanos  fueron los encargados de defender la aprobación del proyecto de ley Defund Planned Parenthood, entre ellos Kevin McCarthy, quien interpeló a los presentes con el siguiente cuestionamiento: “¿Hay que obligar a los contribuyentes a financiar una organización cuyas prácticas bárbaras, como se muestra claramente en los vídeos, dañan a las vidas humanas más inocentes?”.

Pero Defund Planned Parenthood no fue el único proyecto de ley que fue aprobado por la Cámara de Representantes en el último pleno. Los congresistas también dieron luz verde a la “Ley de protección a los sobrevivientes de abortos nacidos vivos”, un proyecto que pretende que se apliquen sanciones penales contra el personal médico que no brinde asistencia a un bebé nacido a pesar de un intento de aborto.

Testimonios desgarradores

Durante una de las sesiones de la comisión de investigación que examina las actividades de Planned Parenthood testificaron Melissa Ohden y Gianna Jessen, dos mujeres supervivientes de abortos. “¿Cuántos Lamborghinis se han comprado con sangre inocente?”, preguntó Gianna Jessen, haciendo referencia a la macabra broma de una de las directivas que aparece en una de las grabaciones y que entre risas asegura que necesitaría vender muchos órganos para comprarse un Lamborghini.

Esta mujer sobrevivió a un aborto y nació, a pesar de la voluntad de su madre, gracias a que una enfermera la llevó a un hospital donde pudieron salvar su vida, aunque no pudo librarse de una parálisis cerebral que la ha acompañado toda la vida. Durante su intervención, hizo la siguiente reflexión: “Le pregunto a Planned Parenthood: si el aborto tiene que ver con los derechos de las mujeres, ¿entonces dónde estaban los míos?”.

Melissa Ohden, otra superviviente de un intento de aborto, aseguró ante el comité de investigación que “Planned Parenthood me habría matado si hubiera podido”. Ohden habló en el Congreso como representante de los casi 44 mil casos de supervivientes de abortos conocidos hasta ahora.

Su historia es sin duda estremecedora. En 1977, cuando su madre estaba embarazada de siete meses, se sometió a un aborto por envenenamiento salino. El aborto salió mal y Melissa acabó viva en un cubo de basura. Y allí hubiera muerto si sus pulmones no se hubieran abierto, con lo que rompió a llorar y fue rescatada por los mismos médicos que habían tratado de quitarle la vida. Tras este suceso, Melissa fue adoptada, y no supo hasta los 14 años cómo había empezado su vida.

James Bopp, abogado de la organización National Right to Life, declaró que los vídeos publicados por el Centro para el Progreso Médico demuestran sin lugar a dudas que Planned Parenthood está violando leyes federales en el caso de la obtención de tejido humano mediante la práctica ilegal de abortos, en especial los llamados de “nacimiento parcial”. “Los comentarios realizados por los empleados de Planned Parenthood respecto a la obtención de tejido plantean preocupaciones creíbles de que los bebés nacen vivos después de un aborto inducido en Planned Parenthood”.

El escándalo llegó a los aspirantes republicanos

El escabroso caso de Planned Parenthood ha sido de tal magnitud, que Carly Fiorina, aspirante presidencial por el Partido Republicano, aprovechó el debate del 16 de septiembre para exponer uno de los discurso provida más importantes, según lo calificaron analistas norteamericanos, al grado que la llevó a escalar al segundo lugar de las preferencias preelectorales.

En una emotiva a intervención, Fiorina  alzó la voz contra la internacional abortista Planned Parenthood y emplazó a los votantes a obligar al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a cortar el grifo del financiamiento a la multinacional abortista.

“Cualquiera que haya visto estos vídeos (se refirió a las imágenes grabadas con cámara oculta que muestran cómo Planned Parenthood lucra con la venta de órganos de niños abortados), y reto a Hillary Clinton y Barack Obama a que los vean, cualquier que haya visto a un feto perfectamente formado, encima de una mesa, su corazón latiendo y sus piernas moviéndose mientras una voz dice ‘hay que mantenerlo vivo para extraer el cerebro’… Esto tiene que ver con el carácter de nuestra nación y, si no nos unimos para que Barack Obama vete el dinero a esta organización, ¡avergoncémonos de nosotros!”.

La audiencia, que seguía el debate en absoluto silencio, rompió en aplausos ante la contundencia de la republicana, visiblemente emocionada al referirse a las imágenes que han revolucionado a la sociedad estadounidense, al igual que de otros países, y que han llevado al Congreso a iniciar una comisión de investigación sobre las actividades de Planned Parenthood.

Pese a que la Cámara de Representantes votó con 241 votos a favor y 187 en contra el proyecto de ley que busca retirar los fondos federales a la organización, los senadores demócratas han amenazado con detener el avance de la legislación e incluso, de no hacerlo, el presidente Obama ha dicho que vetaría la medida.

Planned Parenthood recibe anualmente unos 500 millones de dólares, lo que representa cerca de una tercera parte del presupuesto total de la organización, que asciende a mil 300 millones de dólares, de acuerdo con la Oficina de Presupuesto Independiente del Congreso.

Visita del Papa Francisco agota los tiempos del Congreso

Es importante destacar que ante la visita del Papa Francisco a Washington esta semana, está la posibilidad de que el gobierno de Estados Unidos cierre por falta de fondos si el Congreso no aprueba un presupuesto antes de que termine septiembre.

Cerca de 80 legisladores republicanos pidieron el pasado jueves al presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, mantener una sesión abierta hasta que se aprueba un presupuesto provisional para que el gobierno federal no se quede sin fondos.

La Cámara no sesionará durante la mayor parte de esta semana y el jueves solo recibirá la visita del Papa Francisco, quien pronunciará un discurso en una sesión conjunta de la Cámara y el Senado. Esto deja solo tres sesiones hasta el 30 de septiembre.

Los republicanos, que piensan condicionar la aprobación del presupuesto a la eliminación de los fondos federales para la organización abortista Planned Parenthood, parecen no tener un plan listo para evitar el cierre.

@agtz3003

@yoinfluyo

agutierrez@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar