Últimas noticias:

Niña chilena con fibrosis quística reabre debate sobre eutanasia

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, está en posibilidad de aprovechar la coyuntura que a través de las redes sociales abrió una adolescente de su país, para poner en la mesa de debates el tema de la muerte asistida.


Eutanasia a debate


El asunto ha cobrado interés social y mediático, luego de que Valentina Maureira, una chica de 14 años de edad, subió a su página de Facebook un video en el que solicita a la presidenta chilena su intervención para que le sea permitida la eutanasia, debido a que ya está cansada de luchar contra la fibrosis quística que padece desde los 2 años de edad.

Debido al conmovedor testimonio, el video rápidamente se volvió viral y llegó a los principales medios del mundo, que han contado la historia de Valentina. “Solicito hablar urgente con la presidenta porque estoy cansada de vivir con esta enfermedad y ella me puede autorizar la inyección para quedarme dormida para siempre”, expuso la chica en el video que subió a su cuenta de Facebook la noche del domingo.

El video trasciende fronteras

La BBC se comunicó con ella y la joven les comentó que: “Han sido 14 años de lucha, de día a día, y para mi familia ha sido más. Estoy cansada de seguir luchando, porque veo el mismo resultado siempre”.

En la misma nota, el medio inglés recoge los comentarios de la familia de Valentina Maureira, quienes relatan la sorpresa que les causó el video que grabó la joven, el cual fue subido sin conocimiento de los padres.

Medios de México, Perú y Argentina también han destacado el llamado de la joven a la presidenta Bachelet, quien aún no se ha pronunciado públicamente al respecto, aunque se prevé que lo haga en breve, a fin de que el Senado retome la iniciativa pro eutanasia que se presentó en septiembre pasado y que generó reacciones encontradas entre los legisladores.

Freddy Maureira, padre de Valentina, ha asegurado que no le queda más que apoyar a su hija. “Si ella está así, tengo que apoyarla. Yo no estoy en su cuerpo. Ella sabe mejor que los doctores. Es duro que una hija diga eso, pero tengo que apoyarla. Ella me hizo abrir los ojos. La forma en que me está diciendo que hay niños terminales y por qué la gente piensa que por ser niños terminales no se les puede dar la última atención. A mi señora le costó mucho subirle el ánimo con la muerte de Michael (hermano de Valentina que murió por fibrosis quística). Ella no asume la enfermedad, ella cree que es un resfriado. Yo lo tengo claro, la Vale también. Es duro, porque ella ya maduró. Mi señor cree que va a sanarse, pero la realidad es que es complicado”, argumentó.

Valentina tiene 14 años y pesa 35 kilos. Tiene fibrosis quística, una enfermedad hereditaria y degenerativa que afecta sus pulmones, hígado y páncreas. Su hermano mayor murió a los 6 años de edad de la misma enfermedad y hace menos de un mes un amigo y compañero de salas hospitalarias también falleció.

Qué es la fibrosis quística

La Fibrosis Quística (FQ) es la enfermedad hereditaria letal más frecuente en la raza caucásica. Provoca la acumulación de moco espeso y pegajoso en los pulmones, el tubo digestivo y otras áreas del cuerpo, el cual, a su vez, provoca infecciones muchas veces mortales.

La enfermedad es producida por la mutación de un gen y se transmite de manera autosómica recesiva, es decir, una pareja de padres portadores del gen mutado tiene una probabilidad de 25 por ciento de que cada uno de sus hijos desarrolle la enfermedad.

La lucha de la familia Maureira Riquelme contra la fibrosis quística tiene más de dos décadas. Michael, el primogénito, murió en 1996. Ingresó al hospital a los 2 años y pesaba apenas 3 kilos. Su segunda hija es portadora sana y Valentina, la menor, fue diagnosticada con la enfermedad a los seis meses de nacida.

Contexto

En septiembre pasado, en el Senado de Chile, se presentó un amplio debate cuando se reactivó la pertinencia de legislar para permitir la eutanasia en esa nación sudamericana. En esa línea, el integrante de la Comisión de Salud, el senador Fulvio Rossi, presentó –en conjunto con el senador Alfonso De Urresti– un proyecto para modificar el Código Sanitario para regular el procedimiento.

La propuesta apunta a que se respete la voluntad de los pacientes que sufren de una enfermedad terminal o incurable.

Rossi, que es médico de profesión, comentó que “nos enseñan no sólo a curar enfermedades, sino también a respetar la dignidad de los pacientes y evitar su sufrimiento, por lo que no deja de llamar la atención que cada vez que planteamos este tema aparecen las voces censoras que, afortunadamente, son cada vez menos en este país”.

Por su parte, el senador Pedro Araya calificó la presentación de la propuesta como “bastante inoportuna, porque ya tenemos varios conflictos a razón de la reforma educacional, que es uno de los ejes de las reformas de la Presidenta Bachelet”.

Advirtió que plantear temas que van generar división en la Nueva Mayoría son inconducentes, “teniendo presente que tenemos miradas muy distintas en el tema de la eutanasia.

En la misma línea, el también integrante de la Comisión de Salud, Francisco Chahuán, rechazó la propuesta, sosteniendo que los temas que tienen que ver con la muerte digna “ya fueron zanjados en la normativa que estableció los Derechos y Deberes de los Pacientes”.

La eutanasia es un homicidio

En tanto, la senadora Jacqueline Van Rysselberghe –quien es psiquiatra y participa del citado grupo parlamentario–, lamentó el proyecto al aseverar que “como médico, creo que nosotros tenemos una formación para poder asistir, mejorar, ayudar a las personas a que pasen de mejor manera su enfermedad y no estamos y no nos formamos en nuestra carrera para poder asesinar personas, independientemente de la condición que éstas tengan”.

Y puntualizó: “Me parece que la eutanasia es un homicidio. Cuando uno mata a una persona, independiente de las condiciones en que quiera rodear este hecho, es un homicidio. Me parece que los médicos estamos llamados a que la gente muera dignamente, sin dolor, acompañados, pero de manera natural, no por la mano de un tercero”.

La parlamentaria recordó que el Código Sanitario plantea el derecho de los pacientes a rehusar voluntariamente el tratamiento para una enfermedad terminal, lo cual forma parte de las libertades individuales de cada persona. “Pero algo muy distinto es que un tercero pueda hacer acciones para matar a una persona. Me parece que los médicos tienen los conocimientos para hacerlo, pero es algo que éticamente no corresponde”, sentenció.

@agtz3003

@yoinfluyo

agutierrez@yoinfluyo.com


 

 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar