Últimas noticias:

“EU debe bombardear a México”

Hace unos días me reuní con un buen amigo, ambos tenemos en común que vivimos actualmente entre Washington D.C. y la Ciudad de México.


Un conflicto que es mundial


Dentro de los diferentes temas que abordamos hablamos de las desafortunadas declaraciones de la “escritora” Ann Coulter, quien hace un par de semanas, durante su intervención en el programa de debates de Sean Hannity en Fox News, la polémica señora expresó sentirse “invadida” por los migrantes y le pidió al Gobierno de Estados Unidos bombardee la frontera mexicana, al igual que lo hace Israel en la Franja de Gaza, para contener la migración ilegal.

Sin entrar en detalle en el conflicto palestino-israelí, del cual hablaré en otra columna, las declaraciones denotan el simplismo convencional de nuestros tiempos, la falta de conocimiento de una crisis humanitaria y la falta de empatía.

Sin embargo, lo que más me llamó la atención es la falta de seriedad con la que se está tomando este tipo de discurso por los líderes de opinión y la sociedad en su conjunto. Entre las frases más comunes que escuché entre hispanos en Estados Unidos, fueron: “la señora está loca y no hay que hacerle caso”, o “bueno, este es un país libre, ella puede decir lo que sea”, lo que refleja nuestra indiferencia frente a estos temas tan delicados.

El problema radica en que este tipo de discurso racista y segregacionista está alimentando a un sector de la población en Estados Unidos y en el mundo.

La tensión que se está generando por motivos migratorios, religiosos o nacionalistas se está convirtiendo en una bomba de tiempo, y la mejor prueba de esto es lo que está pasando entre Ucrania y Rusia, palestinos e israelíes o la matanza de cristianos en Bagdad, Irak, por grupos extremistas.

La paradoja de nuestros tiempos reside en que creemos entender cada vez mejor al otro; sin embargo, está pasando lo opuesto: cada vez entendemos menos como sociedad lo que está bien y lo que está mal, y lo que significa vivir en una comunidad global.

Es esta falta de límites lo que nos está llevando a perder la brújula como sociedad; es por ello que tenemos que replantearnos urgentemente la forma en la que debemos convivir en este mundo cada vez más interconectado y complejo, sin importar el país o región en donde se viva, sea cual sea nuestra religión o creencia.

Los desacuerdos son partes de la vida diaria, el problema es que las posibles soluciones a los mismos se están llevando a los extremos. Es ahí donde creo que tenemos una asignatura pendiente.

El no comprender la tristeza que produce el ver padecer a alguien y que te impulsa a aliviar su dolor o sufrimiento y la falta de solidaridad entre personas y sociedades con distintas tradiciones, es lo que nos está arrebatando un futuro promisorio como humanidad.

La solidaridad y la caridad son valores universales que deben ser no sólo entendidos, sino puestos en práctica.

Definir la forma en la que combatimos los problemas de la humanidad depende no sólo de los gobiernos, sino de nuestro actuar en sociedad, porque la diferencia no la haremos nunca con indiferencia.

@JLGARZAT 

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar