Últimas noticias:

Cárceles europeas, ¿incubadoras de terroristas?

Las cárceles europeas se han convertido en una cuna para el reclutamiento de las redes terroristas que se centran en buscar perfiles de personas con historial criminal y la necesidad de redención, donde a través del miedo se instituya un Estado donde la violencia no sea sólo una actividad sagrada, sino una forma de vida.



Esto se consideró en un informe del Centro de Estudios de la Radicalización y la Violencia Política (ICSR, por sus siglas en inglés) del King´s College, de Londres, que analiza el problema del terrorismo impulsado en las cárceles relacionado con el aumento del número de condenas por terrorismo.

En el estudio se señala que las prisiones ofrecen a los grupos radicales una cantera de jóvenes airados que están listos para la acción, ilusionados con la idea de que al unirse a ellos salvarían sus almas y se les redimirá de sus delitos.

Este proceso de radicalización se observa cada vez más rápido al encontrarse personas que fueron encarceladas por delitos violentos, lo que facilita el paso al extremismo alimentado con el hecho de que algunos criminales están familiarizados con armas y círculos de financiamiento ilegal.

El director de ICSR, Peter Neumann, coautor del informe, precisó que de las personas estudiadas el 57 por ciento pasaron tiempo en la cárcel antes de su conversión al yihadismo y tenían ya un historial criminal relacionado con la violencia.

Asimismo, en este informe se señala que los grupos, sobre todo extremistas musulmanes, desviaron su interés de reclutamiento de las escuelas religiosas a los barrios habitados por personas que viven aisladas y marginadas por motivos raciales o culturales, donde pueden encontrar candidatos aguerridos con un pasado criminal.

El académico explica que una de las razones por las que las escuelas ya no son blanco de reclutamiento se explica porque la ideología de algunos de estos grupos, sobre todo del Estado Islámico, pone menos énfasis en el conocimiento teológico y más en la obediencia absoluta a su propia interpretación.

Ante estos datos, se podría pensar que las personas que se unen a estos grupos son de clase baja con problemas de violencia; sin embargo, en 1980, Saad Eddin Ibrahim, sociólogo egipcio, descubrió que un alto porcentaje de islamistas egipcios encarcelados eran ingenieros y médicos de familias de clase alta.

Si bien la relación entre criminales y terrorismo se podría pensar como una tendencia invariable, esto todavía es una suposición. Por ello, Peter Neumann descarta la idea de que el terrorismo se correlacione con factores sociales, económicos o demográficos. Esto torna complicado a las agencias de inteligencia de los países el desarrollar un perfil para la prevención de futuros terroristas.

Es necesario combatir el problema desde lo que se conoce. Para que las cárceles no se conviertan en incubadoras de radicales, el ICSR dice que es vital que las prisiones eviten el hacinamiento, se reformen las cárceles de toda Europa para que cuentan con personal capacitado para detectar los primeros signos de radicalización, además de poder compartir con eficacia advertencias con los servicios de seguridad, y hacer que sea más difícil para las redes de extremistas.

Italia es unos de los países que ya puso un foco de atención en este fenómeno y busca una reforma a sus cáceles. Construirá varios centros de detención especial para inmigrantes con el objetivo de deportar a todas aquellas personas que no tengan derecho a permanecer en el país. Esto luego de que se diera a conocer que Anis Amri, sospechoso del atentado en Berlín, no era un desconocido para las autoridades italianas. El joven tunecino de 24 años estuvo encarcelado cuatro años en la isla de Sicilia, donde según su hermano, el joven emprendió su camino hacia la radicalización política y el extremismo islámico.

Si en los últimos 15 años Italia ha sido el único gran país europeo libre de atentados y otros incidentes de calado, esto se debe a que ha aplicado la extensa experiencia obtenida en su lucha contra el terrorismo local de la extrema derecha e izquierda, en los años setenta, y las normas contra las mafias.

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


 

Lo más visto

Síguenos en nuestras redes sociales

Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo Yoinfluyo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar